Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La pelota no se mancha

EL PAÍS EL PAÍS 09/06/2014 Ramon Besa
El presidente de la FIFA Joseph Blatter. © Stuart Franklin El presidente de la FIFA Joseph Blatter.

La FIFA está sentada sobre un barril de pólvora en São Paulo. La presión ya no solo es mediática sino que ahora son los propios patrocinadores del organismo los que han solicitado que se clarifique hasta las últimas consecuencias el proceso de elección de la Copa del Mundo 2022, después de que hayan aumentado las denuncias de soborno contra el organizador: Qatar. No se trata de empresas cualquiera, sino de VISA, Adidas, Sony, que dieron el paso primero, Budweiser, Coca-Cola y Hyundai. Todas ellas exigen una investigación seria y profunda por el bien del fútbol en vigilias del inicio de la Copa del Mundo en Brasil. La respuesta de la FIFA dependerá de la investigación del presidente de la comisión de ética, Michael J. García (exprocurador federal en Nueva York), que se reserva 60 días para librar sus trabajos al organismo internacional.

“El debate público abierto no es bueno para la marca del fútbol ni para la institución ni para los patrocinadores”, señalaron fuentes de Adidas, empresa que en noviembre pasado renovó su contrato con la FIFA hasta 2030. “Hay que dar prioridad a la investigación”. También portavoces de VISA expresaron su confianza en que la FIFA se tomará “muy en serio” el trabajo iniciado para esclarecer las condiciones de la elección de las últimas sedes del Mundial. “Nuestro objetivo es que la fiesta del fútbol continúe en el mundo entero para nuestros fans y clientes”. Y desde Sony mostraron confianza en que la investigación “sea la apropiada”.

“El debate abierto no es bueno para el fútbol”, señalan en Adidas

Hay un denominador común en los patrocinadores: la salud del fútbol se defiende desde la ética y la transparencia con acciones apropiadas y rápidas por parte de la FIFA. No es una petición neutra sino inédita y calculada ante el inicio hoy del Congreso del organismo en São Paulo y la conclusión de las investigaciones del equipo de Michael J. García. Aunque subrayan que no participan de la administración del deporte, recuerdan la necesidad de actuar con seriedad ante cualquier sospecha sobre la elección de Qatar 2022 y también de Rusia 2018. “Los tres patrocinadores [en referencia a los primeros que dieron el paso] aseguran que confían al 100% en la investigación encargada”, respondió acto seguido Thierry Weil, director de marketing de la FIFA.

más información
  • La corrupción acecha a la FIFA
  • Por favor, aires nuevos
  • Inglaterra aspira aún al próximo Mundial
  • ESPECIAL Toda la información sobre el MUNDIAL 2014

Weil procuró minimizar el impacto producido por las peticiones de Adidas, Visa y Sony. “Estamos en permanente contacto con nuestros patrocinadores”, replicó Weil, “y no han exigido nada que no asuman las actuaciones del Comité de Ética independiente de la FIFA”. Las investigaciones no han logrado parar las nuevas acusaciones añadidas a la información original de The SundayTimes según la cual el qatarí Mohamed Bin Hamman, que formó parte del ejecutivo de la FIFA, habría pagado 3,7 millones de euros a 30 presidentes de fútbol africanos para conseguir el Mundial de 2022 para Qatar. A pesar de que la mayoría de los directivos no tenía derecho a voto, Hamman quería generar una oleada de apoyo a la candidatura para influir después de forma directa en los cuatro miembros africanos del comité de la FIFA que participaban en la elección, de acuerdo a las noticias del diario británico. El comité organizador de la Copa del Mundo Qatar 2022 reitera que Hamann “no desempeñó ningún papel oficial ni extraoficial” en el proceso de elección, circunstancia que deberá ser ratificada o desmentida por el informe que ayer cerró Michael J. García, después de entrevistar a varios testigos.

No se descarta que se repita el proceso de elección del Mundial 2022 ni, por extensión, ya que fue decidido por los mismos directivos, el de 2018 que ganó Rusia por delante de Inglaterra. El primer ministro británico David Cameron ya ha expresado la disponibilidad de los ingleses para organizar la próxima edición de la Copa del Mundo. La ocasión ha sido aprovechada por un futbolista enfrentado al máximo organismo oficial del fútbol como es Maradona: “Hay muchos sobornos en la FIFA desde hace años”, ha dicho el argentino al diario Al-Ittihad de Abu Dabi, "y hay que pedir cuentas a los responsables. El fútbol debe encontrar su vocación original, la de un deporte de placer, lejos de la corrupción que lo está manchando”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon