Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La RAE, una biografía de tres siglos

EL PAÍS EL PAÍS 12/06/2014 Angel Luis Sucasas Fernández
Víctor García de la Concha en la RAE esta mañana. © Paco Campos Víctor García de la Concha en la RAE esta mañana.

Había prometido 250. Pero en cuanto se metió en harina, la historia "lo atrapó". Al final han sido 480 páginas las que ocupa La Real Academia Española, vida e historia de la silla c (desde 1991) y director durante 12 años de la institución (1998-2010) Víctor García de la Concha. El libro ha sido presentado esta mañana entre las paredes salmón y bajo el florido artesonado de la sala Rufino José Cuervo con la presencia de José Manuel Blecua, actual director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva, secretario de la institución, y la directora general de Espasa Ana Rosa Semprún.

más información
  • Un sillón para el Siglo de Oro
  • Puerto Rico será la sede del VII Congreso Internacional de la Lengua Española, en 2016Puerto Rico será la sede del VII Congreso Internacional de la Lengua Española, en 2016
  • Un experto critica a la Real Academia por su definición del vino
  • República Alfabética Española (RAE)

Casi llegó a la hora de charla García de la Concha, apasionado en todo momento por este trabajo de "intrahistoria", de "narración" que en ningún caso ha de entenderse como una enmienda a la Historia de la RAE (Espasa, 1999) "excepcional" de Alfonso Zamora. Sino un relato de carácter más "ameno" y abierto al público general en el que se recorren tanto la evolución cronológica de las obras de la Academia como todas los comadreos, o "secretos de cónclave" como los tilda el autor, que los ha habido en abundancia, en torno a los sillones mayúsculos y minúsculos.

Por ejemplo, en lo tocante a la escasez de mujeres en la Academia, con los fracasos de Gertrudis Gómez de Avellaneda y Emilia Pardo Bazán. El segundo caso de "La Pardo Bazán" da para la anécdota simpática: "Ella no pedía, sino que exigía su ingreso en la Academia. Lo hacía además como una instancia. Y la RAE respondía en el mismo tono. Claro, es que la Pardo Bazán era mucha mujer". Repasa también esta historia los intentos frustrados de Azorín, que tuvo que esperar más de tres lustros, de 1908 a 1924, para poder sentarse entre los académicos o el rechazo de Ortega y Gasset a incorporarse a la institución.

Portada del libro 'La Real Academia Española, vida e historia', de Víctor García de la Concha.

Una de las claves que subraya García de la Concha es entender la institución como un actor partícipe de los tiempos. "Lo puedo decir aquí, la Academia fue la voz principal, el interlocutor con América durante el período de revolución encabezado por Bolívar". No fue el único guiño a América. El autor recordó que el libro termina con una "crónica personal" titulada La construcción de una política panhispánica. Un relato con la clara intención de que la colaboración entre los dos lados de la institución, el español y el americano, siga el mismo lema: "Una academia, una familia". El autor lo resume así: "Quería hacer un homenaje a la verdad. Que el gran trabajo de las Academias Americanas tiene nombres y apellidos. Por eso la crónica empieza desde el 'yo' y acaba en el 'nosotros".

Hubo también guiño monárquico. Tanto al rey que se despide como al rey que se presenta. Para Juan Carlos de Borbón, un elogio incondicional: "No solo lo he recordado yo, sino también el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en su última visita. Él afirmó que el rey había entendido perfectamente el papel esencial de la lengua para hacer la mejor política". Del aún príncipe Felipe, las mismas expectativas para que siga el mismo camino de su padre y defienda lo que ha sido el leitmotiv de la RAE desde su fundación: "La lengua como base de todo. La lengua como unión de los pueblos".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon