Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La realidad virtual obliga a inaugurar una nueva guerra de las consolas

ABC ABC 17/06/2016 J.M. Sánchez

Las filtraciones se cargaron la fiesta. Desde hace algún tiempo las novedades del sector del ocio electrónico y la tecnología de consumo pierden encanto al desvelarse antes de tiempo sus características. La última edición de la feria de videojuegos E3 celebrada en Los Ángeles (California) ha vuelto a inundarse con los próximos títulos a merced del nuevo horizonte que se expande en la industria. Más opciones, más variedad y el desafío de mejorar la calidad de imagen. Microsoft, en esta ocasión, se centró más en el hardware con el anuncio de dos nuevas consolas, Xbox One S y Scorpio. El primero, un modelo más delgado mientras que el segundo aumentará la potencia para ser capaz de mover videojuegos en calidad 4K, el nuevo estándar de imagen a perseguir. Mientras, su máximo rival en el sector, Sony, disparó sus cartuchos en forma de contenidos y la confirmación de su apuesta por la emergente realidad virtual.

Algunas sorpresas

Realmente, esta edición, algo descafeinada, no ha aportado un gran título verdaderamente espectacular. Ha quedado patente que Sony maneja bien los tiempos. Es capaz de excitar y seducir a sus seguidores en cada golpe que practica. En el evento se dieron detalles del ambicioso proyecto «The Last Guardian», que lleva en desarrollo unos diez años. Un título sorprendente y misterioso del diseñador de culto Fumito Ueda que finalmente llegará a final de octubre. Será una aventura de un niño pequeño acompañado de una extraña criatura mitológica cuyas mecánicas y sistema de juego será muy innovador.

Otras novedades de su catálogo serán «Days Gone», un título de supervivencia en tercera persona a caballo entre «The Last of Us» y la serie de televisión «Hijos de la Anarquía», o el universo plagado de dinosaurios y robots protagonizado por una mujer, «Horizon Zero Dawn». Menos sensacional a nivel técnico fue ver en movimiento «Detroit: Become Human», una aventura de robots con personalidad fabricada por los creadores de «Beyond: Dos Almas».

El gigante japonés aprovechó para darle minutos a su fichaje galáctico, Hideo Kojima, conocido por ser el «padre» de la serie Metal Gear, quien dio a conocer su nuevo proyecto: «Death Stranding». La propuesta, que contará con una fiel reproducción del actor Norman Reedus (Daryl Dixon en «The Walking Dead»), fue solo el aperitivo de lo que se encontrarán los jugadores dentro de tres años, aunque esa incertidumbre dejó una sensación agridulce a pesar que en líneas generales sus primeros segundos causaron sensación, al igual que la nueva entrega del «shooter» en tercera persona «Gears of War 4», exclusivo para Xbox One, que pese a ser continuista lucirá tremendamente espectacular sobre la pantalla. «Forza Horizon 3», que se podrá competir entre cuatro jugadores en cooperativo, el entrañable título multijugador de piratas «Sea of Thieves» o el frenético juego de acción «ReCore» fueron otras apuestas de Microsoft para esta temporada.

Segundas partes y recuperaciones

La recuperación de títulos importantes y la llegada de «remakes» ha marcado también la pauta de la industria. Así, la compañía Bethesda apeló a la ambientación «steampunk» que fusiona la época victoriana con la ciencia ficción en «Dishonored 2», al tiempo que adelantó la remasterización para las nuevas consolas de sobremesa del universo de fantasía de «The Elder Scrolls: Skyrim».

Electronic Arts, por su parte, avanzó su «Fifa 17», que esta temporada incluirá por primera vez un modo historia, y aprovechó para detallar el explosivo «Titanfall 2» mientras atrapaba las miradas con los encantos de la Primera Guerra Mundial que recreará el apasionante «Battlefield 1», nueva entrega del juego de disparos en primera persona que tomará un camino opuesto al de «Call of Duty: Infinite Warfare», que nuevamente mandará a sus jugadores a una guerra futurista.

«Watch Dogs 2», secuela del videojuego de mundo abierto y «hackers», y los enfrentamientos tácticos de «Ghosts Recon Wildlands» fueron algunos de los platos fuertes de Ubisoft. Pero el título que dio un campanazo fue el reinicio de la saga «God of War», que en esta segunda vida presentará a un Kratos (el personaje protagonista) con una estética más madura e interesante, pero siempre rodeado de esa mezcla de violencia visceral y frenéticos combates.

Nuevas plataformas

En ese camino hacia la realidad virtual los fabricantes tienen ante sí un importante desafío. Con las actuales plataformas la experiencia de juegos inmersivos corre el riesgo de caer en saco roto. La demanda aún no es generalizada para este este tipo de dispositivos. La esperanza para alcanzar ese nuevo e ignoto horizonte para por la renovación de las máquinas actuales. Se reclama más potencia y rendimiento técnico, por lo que los fabricantes han querido subirse al carro del futuro del ocio electrónico.

Aunque no se mostró, Sony anunció la llegada de la nueva PlayStation 4 Neo, que mejorará sus capacidades para ser capaz de mover videojuegos en calidad 4K. Microsoft no lo dudó y apostó fuerte con dos nuevas consolas. La Xbox One S, que costará unos 299 euros, será capaz de reproducir video en esta resolución, tendrá más capacidad (2 TB) y será hasta un 40% más fina que la actual. Pero la que puede cabalgar hacia su cambio de rumbo es una monstruosa máquina bautizada como Scorpio, «la consola más avanzada del mundo» en palabras de la propia compañía, y que estará preparada para reproducir videojuegos en 4K y soportará la realidad virtual.

Un empuje hacia la realidad virtual

Lograr el hito de «engañar» al cerebro humano puede atraer al espectador, pero incrementar la demanda de dispositivos de realidad virtual para que lo incorporen en sus hogares en los próximos años es una ardua tarea que hay que resolver. De ahí que los desarrolladores se hayan volcado en adaptar algunas superproducciones como «Fallout 4» y «Doom», que tendrán soporte a la incipiente realidad virtual (HTC Vive).

La empresa que más está apostando por esta tecnología es Sony, que lanzará el próximo 13 de octubre su visor PlayStation VR con más de cincuenta juegos, entre los que destacarán «Batman Arkham VR» y el juego de supervivencia zombie «Resident Evil 7: Biohazard», serie que cumple veinte años desde su creación, y que promete una experiencia terrorífica al igual que la aventura «Until Dawn: Rush of Blood». El título de acción «Farpoint», que requerirá de un controlador especial en forma de pistola, y «Final Fantasy XV», nueva y apasionante entrega de la célebre saga de rol, serán otras propuestas para adentrarse en este universo imaginario.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon