Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La reforma federal del PSOE quiere “articular mejor la unidad de España”

EL PAÍS EL PAÍS 09/07/2015

© El País El equipo de expertos que ha aceptado el encargo del PSOE de elaborar un proyecto de reforma de la Constitución de 1978 ha celebrado este miércoles su primera reunión con la premisa de que su trabajo trasciende a los partidos y con la aspiración de transformar el Estado autonómico en federal. Su coordinador, el catedrático de Derecho Constitucional Gregorio Cámara, da por sentado que “con el federalismo se conseguirá una mejor articulación de la unidad de España”. La inclusión de nuevos derechos formarán parte de la reforma que pretende ser un modelo de convivencia para los próximos 30 años.

Son 14 expertos, catedráticos y profesores constitucionalistas, junto a parlamentarios del PSOE especialistas y estudiosos de la Constitución. Este grupo ha sido elegido por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con el encargo de que su trabajo continúe después de que el programa electoral haya sido terminado, según explican fuentes socialistas. Por tanto, habrá una propuesta de reforma constitucional en la oferta electoral de Pedro Sánchez, pero el estudio de dicha reforma continuará.

Este miércoles ha sido el día de la presentación y de la primera reunión presidida por Sánchez. A su lado sentó al coordinador del equipo, Gregorio Cámara. Éste tiene mucho terreno caminado porque estuvo al frente de una obra sobre federalismo en 2012, de la Fundación Alfonso Perales, pero valora todo el trabajo impulsado por el anterior secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, que culminó en la Declaración de Granada, y el material de la conferencia política de 2013.

Hay mucho hecho, pero se puede hacer más. Este catedrático declaró a EL PAÍS que parte del federalismo como fórmula que une territorios, iguala a los ciudadanos y a las instituciones y se extiende sobre los derechos que deben estar reconocidos en la Ley Fundamental porque la realidad de 1978 no es la actual. Pero reconoce que “lo más difícil” estará en la reforma “que lleve a una estructura federal”, aunque sobre el resultado no tiene dudas: “El federalismo va a conseguir una mejor articulación de la unidad de España”.

Según este modelo de Estado, habrá “autogobierno y cogobierno” más depurado, de manera que cada comunidad se vea favorecida y aumentará también la colaboración entre el territorio y el Estado.

Según este modelo de Estado, habrá “autogobierno y cogobierno” más depurado

A las preguntas más precisas sobre cómo conseguir que Cataluña y el País Vasco vean reconocida su singularidad no hay respuesta todavía: “Aún no hemos empezado”. Sin embargo, es tajante al asegurar que “el reconocimiento de la diferencia no es desigualdad ni es privilegio sino que el Estado federal debe ser la síntesis fecunda de la unidad y la diversidad”.

No serán estos expertos quienes opinen sobre si Cataluña es una “realidad nacional” o si es una nación, aunque Meritxell Batet, diputada del PSC, coordinadora del programa electoral y responsable federal de Estudios y Programas, quiere diferenciar el trabajo del grupo de expertos, del que forma parte, de la “decisión política” de la redacción de la oferta política. “El Estado autonómico actual presenta grandes diferencias, bien porque así lo dice la Constitución o porque se ha conseguido con la asunción de nuevas competencias”, afirma.

Tanto Batet como Gregorio Carmona recalcan que la reforma “preservará la igualdad de todos los españoles”. Una reforma que parte de la voluntad de “consenso”, imprescindible para que pueda aprobarse. Y que sea “un modelo de convivencia para los próximos 30 años”, aspira el catedrático Gregorio Carmona.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon