Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La renovación del PSOE

EL PAÍS EL PAÍS 01/06/2014 Cartas al Director

Estoy siguiendo, en las páginas de EL PAÍS, las declaraciones de unos y otros dirigentes del PSOE en relación a lo que ellos llaman la renovación de su partido, renovación que han visto imprescindible con motivo del reciente descalabro electoral que acaban de sufrir en las elecciones al Parlamento Europeo. Y lo que más me llama la atención es que, tanto los dirigentes, como los medios de comunicación, están hablado mucho más de personas que de ideas.

Algunos dirigentes, como Eduardo Madina, se inclinan por que, el candidato y secretario general, sea elegido no por los cuadros del partido, sino democráticamente, por todos los afiliados; ¿qué criterio van a utilizar los militantes, para decantarse por uno o por otro candidato, si ninguno de ellos explica sus ideas en relación a la situación del país y las posibles soluciones? ¿Qué opina Carme Chacon de los desahucios?, ¿qué opina Madina del papel de la troika?, ¿qué opina Susana Díaz de las privatizaciones o de las políticas de austeridad?, ¿qué opina Sánchez de la reforma laboral?

Si no se pronuncian acerca de las políticas, los militantes, a la hora de elegir, ¿preferirán al más guapo, al más alto, al que tenga mejor labia?, ¿lo elegirán por ser hombre, por ser mujer?

El problema de desafección del PSOE, como el del PP, se debe a sus políticas. Cambiando a las personas, si no son capaces de cambiar sus políticas, no van a conseguir que la ciudadanía vuelva a confiar en ellos y los votantes preferirán, como es lógico, a otras formaciones que les ofrezcan unas políticas que sean capaces de mejorar sus condiciones de vida. Al PSOE le han dejado de votar muchos ciudadanos, que se consideran de izquierdas, por las políticas neoliberales que aplicó a nuestra economía cuando gobernaba.

Si no cambian a una política socialista y sólo cambian a las personas, no conseguirán levantar cabeza y los votantes de izquierdas no les votarán a ellos y preferirán a partidos que hagan una política económica que ponga los intereses del ciudadano en primer lugar.— Pepa Martínez Nieto. Madrid.

Desde una pequeña ciudad, desde mi anonimato, solo quisiera decirles a los barones del PSOE: ¿De verdad todavía creen que sólo Rubalcaba ha perdido las elecciones? ¿Que sólo él huele a rancio? ¿Que sólo él debe irse? Deberían irse todos los barones; todos, o al menos casi todos. Eso significaría que han interpretado el sentir de sus “representados” en las dos o tres últimas elecciones, sobre todo en la última, y eso es prácticamente imposible.— Emilio Pastor Martínez. Orihuela, Alicante.

Soy militante socialista desde 1978. Ya es hora que se decida de una vez la elección del secretario/a general del partido por un voto directo y secreto de todos los militantes. Esto mismo ya lo propusimos desde mi agrupación, y desde otras, en el pasado congreso de 2012, pero no prosperó.

La ciudadanía, a día de hoy, no entiende cómo si para elegir a un alcalde o un presidente de Gobierno es válido “una persona, un voto”, en un partido político la norma no sea “un militante, un voto”. Es imprescindible que el PSOE empiece así su recuperación, además de con las primarias abiertas a simpatizantes y con las propuestas progresistas y de regeneración adecuadas que gran parte de la sociedad española está esperando.— Joaquín González León. Miguelturra, Ciudad Real.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon