Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La renuncia de Susana Díaz apunta a un duelo entre Madina y Pedro Sánchez

La Vanguardia La Vanguardia 10/06/2014 Juan Carlos Merino

Después de que la mayoría de los líderes territoriales del PSOE y de sus dirigentes de referencia le hubieran abierto las puertas de par en par, desplegando una enorme alfombra roja desde el sevillano palacio de San Telmo, donde tiene su sede la Junta de Andalucía, hasta el cuartel general socialista en la madrileña calle de Ferraz, la renuncia de Susana Díaz a optar al liderazgo absoluto del socialismo español ha convulsionado a todo el partido.

“Yo voy a hacer lo que tengo que hacer, que es cumplir mi palabra”, ha anunciado Susana Díaz a primera hora de la mañana, a través de la cadena Ser, para justificar que no concurrirá a la pugna por la secretaría general del PSOE. Su sorpresiva decisión, que de momento ha dejado descolocados a los numerosos líderes territoriales socialistas que ya habían apostado públicamente por ella sin esperar a conocer las preferencias que los cerca de 200.000 militantes podrán expresar en las urnas el próximo 13 de julio –lo que después refrendará el congreso extraordinario convocado para los días 26 y 27 del mismo mes-, obliga a una urgente recolocación de todas las piezas en el nuevo escenario abierto. Y es que este mismo viernes arranca el plazo para recoger los avales –unos 10.000, como mínimo- que permitirán a los posibles candidatos a presentarse para optar al futuro liderazgo del PSOE.

La decisión de Díaz, según fuentes socialistas, prefigura un duelo entre dos aspirantes, paradójicamente, de similares características y de la misma generación, aunque duramente enfrentados entre sí a las primeras de cambio: el vasco Eduardo Madina y el madrileño Pedro Sánchez. No obstante, hasta el momento, el único que ha anunciado públicamente su decisión de optar al liderazgo del PSOE es el veterano profesor granadino y exdiputado José Antonio Pérez Tapias, de la minoritaria corriente interna Izquierda Socialista.

Una vez anunciada la decisión de Díaz, a las ocho de esta mañana, arrancaron las conjeturas en un PSOE en plena ebullición. Hay así quien asegura que la presidenta andaluza ha renunciado de momento a sus aspiraciones debido a que se han cruzado en su camino algunas inconveniencias para poder acudir a una “proclamación por aclamación”, que es lo que muchos pensaban que buscaba Susana Díaz. En especial, la figura de Madina, que forzó además a abrir el congreso extraordinario al voto directo de los militantes. Además, y pese a que la mayoría de los líderes territoriales socialistas se decantaron por ella públicamente, no consiguió la unanimidad absoluta. Por ejemplo, el extremeño Guillermo Fernández Vara –quien mejores resultados electorales obtuvo el pasado 25 de mayo en las europeas- ha mantenido su apuesta por Madina. El asturiano Javier Fernández –otro de los que el 25-M venció al PP- tampoco se sumó a hacerle la ola a Díaz. Y el primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha reafirmado su neutralidad en este proceso. No hay que olvidar que sobre todo Madina, pero también Pedro Sánchez, tienen respaldos en algunos sectores del socialismo catalán. Susana Díaz, según esta interpretación, no habría querido dejarse ningún jirón por el camino, y de ahí su decisión.

Díaz, en todo caso, no será una invitada de piedra en este proceso. Muy al contrario. En sus declaraciones en la Ser ha subrayado en repetidas ocasiones que el socialismo andaluz sigue teniendo la sartén por el mango: “Somos la columna vertebral del PSOE”, ha destacado. Y, desde luego, todos piensan que hará valer esa posición. Algunos piensan, de momento, que Madina se ha buscado una poderosa enemiga interna. Y que Díaz podría ahora apoyar a Pedro Sánchez. No hay que pasar por alto que, pese a que el joven diputado madrileño aún no había confirmado que se presentará a la batalla, la presidenta andaluza ya lo ha dado por hecho.

Aunque el sorprendente movimiento de Susana Díaz, según fuentes socialistas, también abre la puerta a que aparezca un nuevo candidato de última hora, que aún no habría desvelado sus cartas y que lo podría hacer en los próximos días.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon