Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La semana más complicada de Colau

La Vanguardia La Vanguardia 22/02/2016

Ada Colau y la regidora de movilidad Mercedes Vidal anunciaron que no habían podido frenar la huelga. © La Vanguardia Ada Colau y la regidora de movilidad Mercedes Vidal anunciaron que no habían podido frenar la huelga. Ada Colau está viviendo una de sus semanas más complicadas como alcaldesa de Barcelona debido a su primera gran huelga de metro, tren y autobuses. La propia Colau cogió las riendas de las negociaciones el pasado viernes, pero no ha podido evitar los parones en el transporte público en la semana del Mobile World Congress , donde se esperan más de 100.000 asistentes.

En poco menos de un año la activista Ada Colau ha pasado de alentar huelgas y apoyar boicots a tener que intentar evitarlas. No ha tenido éxito en su primera gran negociación con los sindicatos y ha definido la huelga como “ desproporcionada ”. “Es legítimo y derecho de los trabajadores recurrir a la huelga, pero personalmente me parece desproporcionado en un contexto en el que todos han puesto de su parte (…) Los sindicatos pidieron una máxima interlocución política y la tuvieron”, lamentó la propia alcaldesa este domingo.

Una de las abanderadas de la nueva política llegó a pedir a los trabajadores del Metro desconvocar la huelga antes de sentarse a dialogar. “Todo el mundo sabe que una huelga es incompatible con una mesa de negociación”, llegó a decir. Unas declaraciones que no gustaron nada a los sindicatos.

A la hora de explicar las fallidas negociaciones, Colau apuntó que el presupuesto “es limitado, por lo que sería una irresponsabilidad ceder”. Al mismo tiempo anunció que el salario anual bruto de los trabajadores de TMB ronda tiene una media de 33.000 euros, una cifra que ya han desmentido a La Vanguardia el Sindicato Unitario de Catalunya. Aunque no desveló lo que cobran los directivos de la empresa pública.

La intervención de la alcaldesa como mediadora le supuso hace unos días la recriminación de los trabajadores por aplicar políticas de la vieja escuela y la acusaron de ser la responsable de no haber forzado a los directivos a negociar.

Muy activa en huelgas anteriores

En marzo de 2014 ya empezó a criticar con dureza la gestión de TMB por ser “opaca” y subir las tarifas de los consumidores en lugar de rebajar el sueldo de los directivos. Con las negociaciones de esta semana tenía su gran oportunidad de hacer las mejoras de transparencia que exigía como activista en la empresa de transporte, pero lo único que ha aireado siendo alcaldesa es el sueldo de la plantilla.

Antes de ser alcaldesa de Barcelona, Ada Colau era una ferviente activista que se movilizaba por todas las causas sociales que podía. Famosas fueron sus participaciones en las huelgas de la FNAC, MoviStar o numerosos desalojos, donde se personó para dar su apoyo a los afectados.

Curiosamente, Colau apoyó a la Confederación General del Trabajo en sus protestas contra el FNAC del Triangle de Barcelona, el mismo sindicato que ahora se ha negado a hablar con ella por la huelga del metro. En aquella ocasión no tuvo reparo en pedir el boicot de los barceloneses a los productos de la empresa con motivo de Sant Jordi, el día que más libros se venden.

MÁS EN MSN

-El PP valenciano actuó como un grupo criminal, según la investigación

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon