Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La 'startup' que quiere salvar al mundo de un apocalipsis de ordenadores cuánticos

El Confidencial El Confidencial 02/10/2016 Ana Martínez Aguilar

La física cuántica, que gobierna el mundo microscópico, nos ha enseñado que una partícula puede estar en dos sitios a la vez. Esta ciencia, no apta para incrédulos, atrae a científicos e ingenieros que comparten el sueño de construir el primer ordenador cuántico, capaz de lograr avances imposibles para las computadoras actuales. Entre ellos, una velocidad de procesamiento nunca vista.

La ciencia aún no cuenta con la tecnología necesaria para fabricar una máquina así. Aunque no existe todavía un ordenador realmente basado en la tecnología cuántica, ya hay una empresa que está trabajando para protegernos de sus peligros. Post-Quantum (PQ) es una compañía inglesa que lleva siete años preparándose para el día en que vivamos en un mundo poscuántico.

"Cuando lleguen los ordenadores cuánticos será el fin del mundo", le dijo Martin Tomlinson, profesor de criptografía en la Universidad de Plymouth, a Andersen Cheng para convencerle de que existe un problema. Poco después, los dos compañeros crearían, junto a CJ Tjhai, experto en codificación, un sistema de seguridad que cuenta con protección a nivel cuántico y un algoritmo seguro contra ataques diseñados con esta tecnología.

Imagen de la máquina basada en tecnología cuántica creada por el físico Aaron O’Connell. (Fuente: Erik Lucero) © Proporcionado por El Confidencial Imagen de la máquina basada en tecnología cuántica creada por el físico Aaron O’Connell. (Fuente: Erik Lucero)

Cheng, el CEO de la empresa, está totalmente convencido de que los ordenadores cuánticos pueden destruir el mundo. En teoría, estas máquinas tendrán la capacidad de romper la criptografía actual, presente en la mayoría de las actividades que realizamos a través de internet. Mientras un ordenador normal opera en bits mediante ceros y unos, uno cuántico introduce los qubits, que pueden ser uno, cero o las dos cosas a la vez. Al romper la codificación actual, los datos digitales quedarían al descubierto, las claves se podrían descifrar, el sistema que protege las cuentas bancarias online quedaría desfasado, al igual que el de las compras que hacemos en internet. En consecuencia, se rompería la confianza que tenemos en la red.

"Nos dijimos: ¿por qué no tratamos de salvar el mundo? Y empezamos a hacerlo", explica el CEO a Teknautas sobre el origen de Post-Quantum.

¿Quién está dispuesto a pagar para protegerse de un peligro que aún no existe? Muy poco tiempo atrás, casi nadie. "Hace unos meses, la gente se estaba riendo de nosotros porque pensaba que lo que estábamos haciendo estaba totalmente fuera de lugar, que no éramos necesarios", admite Cheng. "Muchos creían que esto no pasaría porque se trataba de ciencia ficción o nos decían que se preocuparían por ello cuando llegase el momento".

Andersen Cheng, CEO de Post-Quantum. (Fuente: Andersen Cheng) © Proporcionado por El Confidencial Andersen Cheng, CEO de Post-Quantum. (Fuente: Andersen Cheng)

Sin embargo, su suerte ha cambiado. La empresa acaba de recibir 8 millones de libras (12,7 millones de euros) del grupo de inversión VMS, con sede en Hong Kong. Conseguir una inversión de este tipo es todo un logro, y más aún lograrlo tras siete años de existencia sin apenas financiación. Este mismo mes, los tres fundadores anunciaron otra buena noticia para el porvenir de Post-Quantum. La compañía ha firmado un acuerdo con IPC, uno de los gigantes que proporcionan los sistemas de comunicaciones a los mercados financieros. Esta gran compañía ha apostado por ellos para cifrar sus sistemas, lo que afecta a 200.000 usuarios de más de 700 ciudades.

"La gente ahora se ha quedado en silencio", afirma Cheng. "La amenaza ya no es pequeña, es algo que que se tiene que reconocer".

A big day for us as we announce our successful funding round! https://t.co/pKxF2H0nMu

— Post-Quantum (@post_quantum)

7 de julio de 2016

Parece que parte de la industria empieza a tomarse en serio un futuro cuántico, en especial el sector bancario, donde se encuentran sus principales clientes, como el banco londinense Barclays. "El sector financiero ha sufrido la mayoría de ataques y por eso se han gastado más dinero", explica.

Un español en el equipo

Los ingenieros de Post-Quantum diseñan sistemas de seguridad alternativos. Por ejemplo, han creado una ‘app’ de mensajería muy similar a WhatsApp con medidas que garantizarían la seguridad en caso de ataque cuántico. Sus programas cuentan con procesos de autentificación biométrica, como puede ser el reconocimiento facial, y utilizan un sistema de cifrado basado en un tipo de criptografía desarrollada por primera vez por el investigador Robert McEliece en 1978. “Hemos ido más lejos de lo que nadie ha ido antes”, nos cuenta Cheng.

En el equipo informático de esta empresa trabaja un español, el valenciano Jorge Pastor. Está especializado en Android y actualmente investiga sistemas de reconocimiento facial. El año pasado se fue a Londres en busca de trabajo y consiguió una entrevista en Post-Quantum. "Hablé primero con Andersen, tuvimos una gran conversación, vio que parecía una persona en la que podía confiar", nos cuenta el español desde la capital inglesa.

La empresa D-Wave ha creado un dispositivo basado en tecnología cuántica y debe mantenerse a muy baja temperatura y alejado de interferencias electromagnéticas. (Jurvetson) © Proporcionado por El Confidencial La empresa D-Wave ha creado un dispositivo basado en tecnología cuántica y debe mantenerse a muy baja temperatura y alejado de interferencias electromagnéticas. (Jurvetson)

"La gente trabaja duro, pero siempre hay tiempo para risas y bromas. Hay muy buen ambiente", describe Pastor. Se ve que el tono apocalíptico no impregna el día a día de la ‘startup’.

Aunque Post-Quantum echó a andar solo con sus tres fundadores, ahora hay muchas personas involucradas. "El camino ha sido extremadamente difícil. Algunas veces pensamos en abandonar", recuerda Cheng.

Primeros resultados

La tecnología cuántica está dando sus primeros pasos. La compañía D-wave vende un dispositivo que utiliza computación cuántica, según afirma la empresa, aunque su invento ha sido cuestionado. Los investigadores de IBM han diseñado un un ordenador que afirman que es cuántico, pero el hecho es que su capacidad es inferior a la de los supercomputadores actuales. Otras grandes compañías como Google también están trabajando en ello.

La NSA, la agencia de seguridad estadounidense, no se toma a broma el avance en las investigaciones y este año advirtió al Gobierno y a las empresas de la vulnerabilidad de los sistemas de cifrado convencionales. "Cada vez hay más estudios en el área de la computación cuántica y se está logrando el progreso suficiente para que la NSA deba actuar ya", dijeron desde la agencia.

Por eso, Post-Quantum pasa ahora en su mejor momento. La empresa no se plantea abandonar su línea y tiene un objetivo muy claro: "Nuestra misión es proteger la información del mundo, mientras que la de Google es organizarla". Lo cierto es que su compañía ya no es la única preocupada por un mundo poscuántico. Quibtekk, una startup californiana, trabaja también en desarrollar productos preparados para este hipotético futuro.

La visión apocalíptica de la firma británica concuerda con el modo de pensar de su CEO. "Veo el futuro hecho un desastre. Las redes sociales van a destruir el mundo entero. WhatsApp, Facebook… La gente no se da cuenta de la cantidad de datos que están dando a estas organizaciones", sentencia. Esperemos que el futuro no sea tan negro.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon