Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La tecnología láser que puede evitar los accidentes mortales en los coches Tesla

El Confidencial El Confidencial 11/07/2016 Jaume Esteve

La semana pasada se supo que un Tesla en modo 'autopilot' había protagonizado la primera víctima mortal de esta tecnología. Unos días atrás, un nuevo accidente señaló a esta tecnología como la causante de un siniestro que no dejó víctimas mortales, aunque todavía no se ha confirmado la responsabilidad del vehículo en el accidente. En las últimas horas, se ha avistado un Tesla cerca del cuartel general del fabricante con un extraño objeto sobre el tejado: un radar Lidar, el mismo que utiliza Google para su coche autónomo. ¿Puede ser la solución a los problemas de seguridad que han planteado los recientes accidentes?

La tecnología que emplean Tesla y Google a la hora de reconocer el entorno en el que se mueven sus vehículos es completamente diferente. Los primeros se valen de un buen número de métodos diferentes que se resumen en cámaras, ultrasonidos y radares que les permiten conocer el entorno que tienen alrededor. Esa tecnología ha demostrado que puede fallar, y ha fallado, en casos muy concretos. En el accidente mortal, no detectó al camión que terminó con la vida del conductor del vehículo ya que el sol radiante de ese día unido al blanco del vehículo pesado provocó que los sensores no lo detectaran como tal.

La segunda, la tecnología Lidar (Light Detection and Ranging), de Google, intenta ir un paso más allá. Se trata de un láser, "como las luces de una sirena", explica Rubén Fidalgo, experto en automoción, que hace un barrido de todos los elementos alrededor del vehículo para elaborar un mapa en 3D con un alcance de hasta 60 metros en todas las direcciones. Elon Musk, CEO de Tesla, ha manifestado en alguna ocasión que no cree que el radar de Google sea mejor que el conjunto de herramientas de Tesla: "No lo necesitas para tener un coche autónomo. Puedes lograr lo mismo con un conjunto de cámaras y un radar en la parte delantera. 

Esto es lo que ve un coche de Google a través del Lidar. (Google) © Proporcionado por El Confidencial Esto es lo que ve un coche de Google a través del Lidar. (Google)

En una rueda de prensa ofrecida cuando el moto 'autopilot' de los Tesla se puso en funcionamiento, Musk puso el acento en la redundancia de los sistemas que controlaban al vehículo: "Necesitas cámaras en 360 grados, necesitas varias cámaras frontales, diversos ordenadores [...]. Para conseguir la autonomía completa necesitas un buen set de sensores y ordenadores que estén hechos a prueba de errores".

Pero otras veces se oponen a la visión de Musk: "Lidar es lo mejor de ambos sistemas. Está a medio camino de las cámaras y del radar y puede detectar objetos a distancia y reconocer sus formas", ha declarado Richard Wallace, director del grupo de análisis de sistemas de transporte del Centro de Investigación del Automóvil del Reino Unido en declaraciones que recoge The Guardian.

Así quedó el Tesla Model S siniestrado. (Reuters) © Proporcionado por El Confidencial Así quedó el Tesla Model S siniestrado. (Reuters)

Pero los expertos consultados por Teknautas también desconfían de esa tecnología. En lugar de poner una por delante de otra, llaman la atención sobre el factor que aumentará la seguridad en carretera: la adopción masiva de coches inteligentes que se comuniquen unos con otros.

""No creo que el sistema de Google sea más infalible que el de Tesla", opina Fidalgo. El experto apunta a otros aspectos que han permitido que Google se cuelgue la etiqueta de vehículo más seguro: "Sus coches tienen unas prestaciones muy limitadas. Es un utilitario como un Twizzy y aunque te puedes matar si tienes un golpe a 20 km/h, las consecuencias no son las mismas que si el golpe hubiera sido a 140. La limitación básica de un coche autónomo es la convivencia con coches que no son autónomos. Será plenamente fiable cuando los coches se comuniquen entre sí y adviertan de las maniobras que van a ejecutar".

Un accidente inevitable

Fidalgo asegura que, ya que el camión con el que impactó el Tesla no tenía ningún tipo de mecanismo de comunicación con otros vehículos, el coche de Google habría corrido una suerte similar. "Los accidentes son siempre casualidades. La ley de Murphy dice que el camión se va a atravesar justo cuando el radar está mirando hacia otro lado. Ese láser no es instantáneo sino que hace un barrido del entorno. Basta que mire a otro lado cuando el camión gira para que haya un accidente".

Pero el Lidar, a diferencia de los sistemas de Tesla, habría atenuado las circunstancias de la colisión: "La tecnología de hoy no parece suficiente para evitar el accidente. Pero es probable que, de verlo, el coche intentará frenar o minimizar el impacto y golpearse de lado en lugar de hacerlo de frente. Pero estoy casi seguro de que el accidente se habría producido".

Un conductor prueba la función de piloto automático en un Tesla Model S. (Reuters) © Proporcionado por El Confidencial Un conductor prueba la función de piloto automático en un Tesla Model S. (Reuters)

Fidalgo y otras fuentes del sector del automóvil consultadas por Teknautas coinciden en el mismo aspecto: ya sea el Lidar o el conjunto de cámaras y sensores de Tesla, la seguridad en la carretera aumentará a medida que más vehículos autónomos pueblen las carreteras. Y no sólo los vehículos: "El día que tengan contacto con las infraestructuras serán más fiables. La carretera debería ser capaz de poder comunicarse con un vehículo y aportar información: si el asfalto está mejor o peor, si hay un bache en el camino, si a un camión le han caído clavos y están en la carretera. Esa información, ahora mismo, no la puede conseguir ningún vehículo".

Fidalgo también señala en esa dirección, aunque prefiere centrar en la comunicación entre vehículos. El experto recuerda que los coches autónomos no se encuentran cómodos frente a los convencionales ya que no comparten información y no pueden predecir lo que van a hacer. "Si tu levantas el pie del acelerador y el coche lo comunica, puede saber que vas a hacer algo, como cambiar de carril. Todo eso lo envía a los coches que tiene a su alrededor. Pero si hay uno que no emite señales no importa lo inteligente que sea el coche. Tiene un problema".

El futuro del pilotaje automático estará regulado

Nada parece indicar que los coches autónomos vayan a ser una realidad en las próximas décadas, pero los recientes problemas de Tesla han llevado a la autoridad del tráfico estadounidense, la National Highway Transportation Safety Administration (NHTSA) ya ha anunciado que está preparando un informe, que espera presentar a lo largo del verano, en el que marcará unas primeras pautas para regular esta actividad.

"Es muy probable que les obliguen a limitar la funcionalidad del 'autopilot'", opina Fidalgo. ¿En que se centrarán esos límites? Es probable que los conductores de un Tesla tengan que mantener siempre el coche bajo su control, con las manos sobre el volante en todo momento. La primera víctima mortal parece haber acabado con la barra libre de la que gozaba el fabricante hasta la fecha. Y aunque a Elon Musk no le guste, puede que la tecnología de Google tenga la solución para evitar males mayores. Esa es, hoy en día, una de las vías que explora la compañía.

El coche autónomo de Google analiza el entorno con una tecnología diferente a la de Tesla. (Reuters) © Reuters El coche autónomo de Google analiza el entorno con una tecnología diferente a la de Tesla. (Reuters)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon