Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La tensión se dispara en el PSOE por la fórmula para elegir al nuevo líder

La Vanguardia La Vanguardia 28/05/2014 Juan Carlos Merino

Si todo el PSOE volvió la mirada hacia Alfredo Pérez Rubalcaba la infausta noche electoral del 25-M, todo el partido, de nuevo en ebullición, mira ahora a Susana Díaz. El futuro liderazgo del partido está en juego y, ante la precipitación del congreso extraordinario en julio que altera todos los planes, los principales actores del drama socialista se afanan en resituarse. Rubalcaba activó el golpe de mano para pilotar su sucesión, la andaluza Díaz tiene la sartén por el mango, la catalana Carme Chacón se adelantó ayer para encabezar el clamor por las primarias abiertas, ante el vasco Eduardo Madina, que también demanda esta fórmula de relevo, y el otro vasco de la baraja, Patxi López, optó por emular a Rubalcaba, anunció que dejará el liderazgo del socialismo vasco en otro congreso extraordinario en septiembre y dejó abierto su futuro.

Pero, por lo pronto, la fórmula para elegir al futuro líder del PSOE ha disparado la tensión interna. El núcleo duro del partido -integrado por Rubalcaba y la cúpula de Ferraz, Susana Díaz y la mayoría de los líderes territoriales, así como Felipe González- ha blindado el proceso de sucesión ordenado con un congreso extraordinario en julio ante las protestas de cuadros y dirigentes críticos que exigen la inmediata convocatoria de primarias abiertas para elegir nuevo líder. Una vez que la ejecutiva del PSOE aprobó el pasado lunes la convocatoria del congreso, los críticos con esta decisión -que están seguros de que se busca abortar las primarias abiertas- fiaron sus esperanzas a un inminente comité federal, máximo órgano entre congresos, donde podrían expresar su disconformidad e intentar forzar la anulación del acuerdo de la ejecutiva. La dirección del PSOE, efectivamente, había planteado antes del 25-M convocar dicho comité federal para este sábado, 31 de mayo, o el siguiente, 7 de junio. Los críticos daban por hecho que los estatutos del partido obligaban a que fuera el comité federal el que convocara el congreso del 19 y 20 de julio. Pero la dirección del PSOE, según confirmó ayer a La Vanguardia, ha optado por no celebrar este comité federal. El argumento es que los estatutos facultan a la ejecutiva para convocar un congreso extraordinario, sin necesidad de que lo ratifique un comité federal. Y la justificación es, precisamente, que así se evitará "el ruido" que provocarían en este cónclave los críticos con la fórmula elegida. Lamentan que con sus quejas están deslegitimando todo el congreso extraordinario y, por tanto, al próximo secretario general del PSOE que habrá de emanar de él.

Chacón, un día después del anuncio del adiós de Rubalcaba, reapareció para colocarse a la cabeza de la manifestación contra el congreso y a favor de unas primarias abiertas al modo de los exitosos precedentes del PS francés y el PD italiano. "El PSOE está en uno de los peores momentos de su historia, si no el peor", aseguró. E insistió en que el cambio que la ciudadanía ha exigido al PSOE a través de las urnas el domingo debe empezar por abrir el partido y no cerrarlo aún más. "La respuesta no puede ser cerrarse, sino abrirse. La respuesta no es volver a los métodos tradicionales", demandó. La exministra criticó "la decisión de Rubalcaba" y lamentó que "siempre se busquen pretextos para no dar la voz a la gente". "El PSOE tiene un problema: no escuchamos. Pero el mensaje de la gente ha sido muy fuerte. Tenemos que abrirnos, sin miedo, y cambiar nuestros métodos", proclamó. Algunos de sus partidarios aprovecharon después para hacer oír sus quejas en la reunión del grupo parlamentario socialista. "¡Es una estafa!", clamaban los críticos con la fórmula del congreso. "Esto lo tiene que corregir el federal", porfiaban, sin conocer todavía que ya no habrá comité federal al que recurrir.

También Madina apuesta por las primarias abiertas. "Respeto la decisión del secretario general, el congreso se celebrará y estoy convencido de que convocará primarias y mi mirada está puesta en ese proceso", insistió al entrar en la reunión del grupo, donde diputados como Odón Elorza mostraron igualmente su malestar. "Menos barones y más valores. Primarias abiertas ya", demandó Germán Rodríguez, del PSC. La portavoz del grupo, Soraya Rodríguez, además de los exministros José Blanco y Manuel Chaves, defendió el plan de Rubalcaba.

Y todos en el PSOE elucubran sobre los planes de Susana Díaz. Algunos piensan que le están "calentando los cascos" para que asuma el liderazgo del PSOE. Otros piensan que es ella misma, sin que nadie la empuje, la que aspira a acaparar todo el poder. En su entorno, no obstante, niegan la mayor. Pero muchos piensan que si Díaz da ahora el paso, ni Chacón ni Madina se atreverán a plantarle cara. ¿Y Patxi López? Unos piensan que "ya no está en la carrera" y otros que dejando el cargo en Euskadi se libera para poder fijarse nuevas metas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon