Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La trampa del entusiasmo digital

Logotipo de El Mundo El Mundo 28/09/2017 MATÍAS NÉSPOLO

"Eres tan maravillosa que resulta difícil no abusar de ti", le soltó un día el directivo de un proyecto de investigación sobre las redes y el entorno digital a su colaboradora ad honorem como una suerte de halago, porque ella era todo motivación y entusiasmo. Pero la novata investigadora, que por entonces se cansaba de participar voluntariamente en iniciativas y proyectos sin remuneración alguna "para engordar el currículum", se quedó con aquella música que tenía algo de perverso y también de síntoma de los tiempos, además evidenciar una tara de su generación, la de los nacidos a finales del siglo XX.

De aquella música nació El entusiasmo. Precariedad y trabajo creativo en la era digital, el manuscrito de la escritora y profesora universitaria cordobesa Remedios Zafra ganador del 45 Premio Anagrama de Ensayo. Se trata de una investigación sobre "las zonas oscuras" del trabajo creativo y cultural en la era de las pantallas, en la que con la democratización de la red produce el falso espejismo de libre creación y circulación de los bienes culturales. Y ese cortocircuito entre la superficie de las pantallas y las verdaderas condiciones de producción del trabajo intelectual y creativo se manifiesta en la paradoja del entusiasmo que refiere el título. "Encarna la paradoja de que el entusiasmo por hacer cosas es al mismo tiempo una suerte de sumisión y precariedad", explica el crítico y catedrático Jordi Gracia, miembro del nuevo jurado del premio.

"Fue un intento por tratar de entender qué le está pasando a mi generación en el marco de la crisis económica, sobre dos realidades: la precariedad laboral y la desilusión", señala la investigadora. Zafra centró su investigación en "dos puntos de tensión": el entorno digital y las condiciones neoliberales de producción de saberes y cultura en el nuevo milenio. Y el resultado es una obra que "también es un libro de denuncia", como señala Daniel Rico, otro de los nuevos miembros del jurado del Premio Anagrama.

© Proporcionado por elmundo.es

La tesis del trabajo de Zafra, para decirlo en pocas palabras, "trata de cómo la vocación y el entusiasmo son instrumentalizados por el sistema neoliberal", explica, generando no sólo "una ansiedad productiva", sino también una postergación de las reivindicaciones del creador o trabajador de la cultura y una mejora de sus condiciones, con "la excusa de la temporalidad". El entusiasmo en la era de las pantallas tiene algo de trampa perversa, según el análisis de Zafra, porque con motivación y ganas el "sujeto precario" (concepto o noción que aglutina a pasantes, becarios, autónomos, freelancer y un largo etcétera de la cultura en los tiempos de internet) no hace más que alimentar su propia frustración y sostener el mismo sistema que garantiza su explotación.

Lo cierto es que la investigadora cordobesa bucea en esas zonas oscuras de cultura digital a través de una forma híbrida que combina el ensayo propositivo con la narración, "entrelazando la descripción etnográfica con la literaria", explica. De este modo da voz distintos personajes de ficción, "que funcionan como figuraciones políticas", aclara, como el de la investigadora precaria Sibila, que tiene mucho de autobiográfico. Y de paso, la deidad griega que encarnaba la profecía y el furor creativo le sirve a la ensayista para diferenciar dos tipos de entusiasmo reñidos en nuestro tiempo: "el de la verdadera exaltación de la pasión creadora y el entusiasmo fingido mucho más contemporáneo que alimenta la maquinaria productiva como una coraza motivadora". Y como en la red prima la velocidad y el exceso y sólo cuenta lo meramente cuantitativo (número de visitas o likes) los riesgos de amputar por el camino al verdadera creatividad y producción intelectual son muy altos, alerta la autora. Contra eso, para Zafra, sólo hay "estrategia sencilla: romper la inercia de la velocidad y abrir un tiempo de desconexión para el pensamiento, el arte, la literatura y la filosofía".

Escritora y profesora en la Universidad de Sevilla, Remedios Zafra (Zuheros, Córdoba, 1973) es autora de números trabajos traducidos al inglés y al italiano sobre la cultura contemporánea en la era de las pantallas, la identidad y el género. Zafra ha publicado: (h)adas. Mujeres que crean, programan, 'prosumen', teclean; Un cuarto propio conectado. (Ciber)Espacio y (auto)gestión del yo; #Despacio; Lo mejor (no) es que te vayas y Netianas. N(h)hacer mujer en internet. Entre premios y reconocimientos, Zafra ha merecido el Meridiana de la cultura 2014, el de las Letras El Público 2013, Málaga de Ensayo 2013, Comunicación de la Associación de Dones Periodistas de Catalunya 2010, el premio de Ensayo Caja Madrid 2004, el de Investigación de la Cátedra Leonor de Guzmán 2001 y el de Ensayo de Burgos 2000.

A diferencia de pasadas ediciones, el 45º Premio Anagrama de Ensayo viene sin finalista o escudero. Pero no es la única novedad de 2017, porque además prestigioso galardón estrena jurado en una nueva época liderada por Silvia Sesé como nueva directora literaria de Anagrama, tras el retiro de su fundador Jorge Herralde de la primera línea de fuego. El nuevo tribunal, compuesto por Jordi Gracia, Chus Martínes, Joan Riambau, Daniel Rico y la editora Silvia Sesé escogió el trabajo de Remedios Zafra (presentada a concurso bajo el seudónimo de Regina Reina de la Escalera) entre 104 originales a concurso, procedentes de tres países.

Zafra se hace acreedora de los 8.000 euros de dotación del premio y su ensayo El entusiasmo. Precariedad y trabajo creativo en la era digital llegará a las librerías en noviembre próximo.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon