Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La UE suspende la ayuda de 1,8 millones a una científica española por presunto fraude

El Confidencial El Confidencial 10/03/2016 Teknautas

La pasada semana, el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares despidió de forma fulminante a Susana González, bióloga molecular reconocida a nivel internacional por sus investigaciones sobre enfermedades y rejuvenecimiento cardiovascular, una noticia que contaba Manuel Ansede en 'El País'. Este jueves, como adelanta el mismo diario, el Consejo Europeo de Investigación (ERC) ha suspendido de forma temporal la ayuda de 1,86 millones de euros otorgada a González hasta que se evalúe el caso.

"La ayuda esta actualmente suspendida, ya que la beneficiaria ya no es empleada de la institución que acogía su investigación. La relación laboral entre la institución y el beneficiario es una de las condiciones para participar en las becas ERC Grant", ha confirmado a Teknautas un portavoz del ERC en Bruselas. 

En 2014 González recibió del ERC una de sus ayudas Consolidator Grant, destinadas a investigadores con cierta experiencia previa y una "trayectoria científica prometedora". González encajaba perfectamente en esa categoría. La investigadora ha publicado sus estudios en algunas de las revistas más prometedoras del mundo, como 'Cell Stem Cem' o 'Nature Communications'.

Cómo 'reparar' un corazón en un mes

Uno de ellos tuvo especial repercusión: en él describía cómo había logrado que el corazón de un ratón enfermo se recuperase en un mes cosiéndolo a su hermano sano, gracias a una molécula natural presente en la sangre compartida. El ratón sufría de cardiomiopatía dilatada, una patología que afecta a uno de cada 2.500 adultos.

© Proporcionado por El Confidencial

Los resultados resultaban impactantes y esperanzadores tanto para esos pacientes como para muchas otras líneas de investigación. Sin embargo, la pasada semana saltaba la noticia de su despido, notificado el 29 de febrero, provocado por una investigación interna del CNIC que apuntaba a supuestas irregularidades en esos resultados, aunque "no se estima elemento probatorio suficiente para fundamentar una acusación de fraude", según el informe del centro.

Un futuro aún por determinar

Unos comentarios aparecidos en la web PubPeer, en la que científicos comentan investigaciones de forma anónima señalaban que algunas imágenes incluidas en sus estudios habían sido sacadas de otros experimentos. González negaba esas acusaciones a 'El País' y aseguraba que el despido se debía a motivos puramente laborales, aunque no detallaba cuáles eran. 

La salida del CNIC no suponía automáticamente la pérdida de la ayuda concedida por el ERC, ya que se trata de una beca de carácter nominal (va al investigador y no al centro en que trabaja), pero hoy el Consejo ha confirmado que ha suspendido temporalmente esa beca, de la que ya habría transferido casi 400.000 euros. "Es demasiado pronto para especular sobre los futuros posibles acontecimientos (fin, reembolso o transferencia de la ayuda a otra institución), ya que el ERC está en proceso de evaluar detenidamente todos los elementos de esa beca de investigación". 

Fraude científico: escaso pero no inexistente

En lo que llevamos de 2016, España ya ha asistido a los casos de supuesto fraude científico de dos investigadoras: una del CNIC y otra del IDIBELL, ambas en el punto de mira por supuestas irregularidades. Estas prácticas podrían ser más habituales de lo esperado y muestran la necesidad de tomar las medidas necesarias para detectar e impedir nuevos casos.

"Los casos que se denuncian suponen una fracción muy pequeña, la punta del iceberg", explica a Teknautas el presidente del Comité de Ética del CSIC, Miguel García. El problema en España y en otros países es que, aunque los estudios sugieren que el fraude científico es anecdótico, tampoco hay mucha información al respecto.

"Hay pocos datos a nivel nacional, no creo que nadie se haya preocupado mucho de hacer un análisis sobre la frecuencia del fraude científico en España", comenta García. El referente es, en su opinión y sin lugar a dudas, EEUU. De ahí salen la mayoría de estudios que permiten analizar la situación y que suelen calcular entre un 1 y un 2% de defraudadores. En Europa, aunque se hayan tomado más medidas que en nuestro país, "tampoco existe mucha información".

El periodista científico Leonid Schneider ha denunciado varios casos de fraude a lo largo de su carrera, el último de ellos el del IDIBELL de Barcelona, y es mucho más pesimista sobre la frecuencia y el alcance del fraude científico, que considera "extendido y desarrollado". En su opinión, la comunidad académica tiende a "mirar hacia otro lado".

Susana González (Fuente: CNIC) © Externa Susana González (Fuente: CNIC)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon