Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Unión Europea dejará de exigir visado a peruanos y colombianos

La Vanguardia La Vanguardia 07/05/2014 Beatriz Navarro | Bruselas

"Nunca necesité permiso para ir a la casa de mi madre", afirmó, airado, Gabriel García Márquez cuando supo que la Unión Europea, consentida por España, exigía visado a los ciudadanos de su país, Colombia, y de Perú.

El escritor amenazó con no volver a pisar Europa hasta que sus gobiernos no dieran marcha atrás. No le dio tiempo a verlo. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pidió a la UE en agosto del año pasado anular aquella medida -aprobada cuando él era ministro del Interior, en marzo del 2011- pero el proceso legal para darle la vuelta está resultando más laborioso de lo que fue incluir a estos dos países latinoamericanos en la lista negra europea y empezar a pedir visado a sus ciudadanos para estancias inferiores a 90 días.

Ayer los gobiernos europeos dieron un paso más en esta dirección al aprobar por unanimidad el reglamento que permitirá levantar la exigencia de visado de turista a los ciudadanos de Colombia y Perú, entre otros países. Pero a la decisión política debe seguir la firma de un nuevo acuerdo bilateral de reciprocidad, una negociación que los países interesados deberán entablar con la Comisión Europea. En la práctica, el proceso podría prolongarse uno o dos años más.

Decenas de intelectuales latinoamericanos y españoles arremetieron hace trece años contra la decisión de la UE. El origen de la decisión está en la armonización de política de visados iniciada a finales de los años noventa. Ni Alemania ni Italia ni un país con tantos lazos históricos bilaterales como España estaban entre los países europeos que sí pedían visados a los turistas de Perú y Colombia, pero nadie se opuso a la medida.

La voluntad europea de renunciar a los visados ha suscitado enormes expectativas en los países afectados, que vivieron como una afrenta la imposición. "Todos quisiéramos tener ya una fecha definitiva de aplicación para poder viajar sin visado de corta duración a Europa. Sin embargo faltan muchos pasos", avisó Maria Antonia Van Gool, embajadora de la UE en Colombia.

El primer trámite será obtener una evaluación positiva por parte de la Comisión Europea sobre el impacto económico de la medida y la situación de seguridad y control de fronteras en ambos países. Se trata de un nuevo requisito, no previsto en el reglamento original del 2001, al que se le suma otra cláusula especial para permitir la reintroducción temporal de los visados -"en circunstancias específicas" que el texto legal adoptado ayer no precisa- y para asegurarse de que si un país opta por pedir visado a los europeos la UE pueda responder de la misma forma.

Sólo después de obtener la aprobación de los técnicos europeos se pasará a una fase puramente política de negociación de un acuerdo bilateral, paso que ya se disponen a dar otros 16 países del área del Caribe y el Pacífico, además de los Emiratos Árabes Unidos, para conseguir que sus ciudadanos no precisen de visados a la hora de viajar a los 26 países europeos que forman parte de la zona Schengen como turistas.

Los otros países que esperan verse liberados de la exigencia de visado son Dominica, Granada, Kiribati, Islas Marshall, Micronesia, Nauru, Palau, Islas Salomón, Samoa, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Timor Oriental, Tonga, Trinidad y Tobago, Tuvalu y Vanuatu.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon