Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La víctima del guardia civil indultado no se opuso al perdón porque 'no quiso destrozarle la vida'

El Mundo El Mundo 16/06/2014 PATRICIA DEL GALLO

La víctima de la agresión en la que estuvo implicado , una mujer asturiana de unos 60 años, no se opuso a esta medida de gracia por considerar que con la pena impuesta ya se le había resarcido del daño. Según fuentes cercanas a ella, cuando se le planteó la posibilidad de negarse al indulto, consideró que la inhabilitación supondría para el agente la pérdida de su puesto de trabajo y eso le había parecido "excesivo". "No quiso destrozarle la vida", teniendo en cuenta además, que él no había sido el agresor. Las mismas fuentes señalan que eso no quiere decir ni que ella perdone el delito, ni que no lo haya perseguido, ya que lo denunció y además, "se enfrentó a un juicio muy duro", recuerdan.

Ni cuando sucedieron los hechos, ni cuando se le planteó el indulto, ella supo que se trataba de un familiar de un político. Además, el revuelo mediático que se ha levantado en torno a su caso, le está afectando mucho. "Parece que ahora ella es la culpable de que le indulten", denuncian las citadas fuentes.

Los hechos se remontan al 11 de junio de 2011 en la estación de Renfe de Gijón. A las nueve y media la mañana la víctima se subía al tren con destino a Oviedo. En el mismo vagón lo hacían también otros dos jóvenes, uno de ellos el agente. Éste se sentó frente la mujer mientras su amigo lo hacía junto a ella y comenzaba a lanzarle "con inequívoca intencionalidad sexual", según dice la sentencia que le condenó, comentarios del tipo: "Sabes tía, me das morbo, métotela por el culo y sácotela por la boca. No la viste más dura en tu vida. Aunque fueras mi abuela, te ponía mirando a Cuenca". Según reconoció la mujer durante el juicio , ante esa expresión el guardia civil le dijo: "Va, chaval ¿Tu güela?".

Pero de los comentarios pasó a la acción y en un momento dado metió la mano entre las piernas de la mujer tocándole el pubis. Mientras ésta mostraba resistencia e intentaba evitarlo el guardia civil se reía, según aseguró la víctima, sin intervenir en ningún momento, aunque sin dejar de grabar la escena con el móvil. Una grabación que fue prueba en el juicio como lo fue también la grabación de las cámaras de seguridad del tren.

En el mismo vagón también viajaba otro ciudadano que al contemplar la escena decidió actuar y fue agredido por el acosador hasta el punto de necesitar asistencia médica. Según la mujer el agente no hizo nada para evitar ninguna de las dos agresiones. Además según la sentencia, los dos jóvenes huyeron de los agentes cuando fueron a detenerles.

Por su parte, el padre del agente, José Manuel Arbesú, concejal del en Lena, ha dicho hoy que el indulto de su hijo nada ha tenido que ver su cargo político. Sostiene que se trata de un asunto personal del que el quiere sacar rédito político.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon