Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'La venganza de los ex' se sirve en Marbella

Logotipo de El Mundo El Mundo 12/06/2014 FÁTIMA ELIDRISSI
© Proporcionado por elmundo.es

Si alguien creía que los reality shows protagonizados por jóvenes en edad de merecer a la búsqueda de una buena fiesta donde lucir palmito, pillar cacho y quién sabe si encontrar el amor había alcanzado su culmen se equivocan. Porque siguiendo la tradición de Jersey/Geordie/Gandía Shore MTV va un paso más allá con La venganza de los ex.

La premisa del programa, que se puede ver en España sólo dos días después de su emisión en Reino Unido y que en la noche de este jueves a las 22.00 horas emite su último capítulo, es sencilla: ocho solteros ingleses de entre 18 y 28 años viajan a una lujosa villa marbellí dispuestos a pasar las vacaciones de sus vidas con sus atractivos compañeros. Pero el paraíso se convertirá en un infierno cuando sus respectivos ex vayan entrando en escena con la firme intención de quedarse.

"Algunos de los ex quieren recuperar a sus parejas y otros quieren vengarse de sus ex mientras alguno sólo quiere divertirse y volverse loco. Algunos ex quieren volver con sus parejas pero otros no quieren verlos ni en pintura", explica Liam, uno de los musculados participantes del programa aficionado a llevar tanga, las tías buenas y el alcohol... aunque de acuerdo con el programa tiene problemas para mantener una erección.

La cosa se enreda cuando descubrimos que algunos de los ex han salido con otros ex o que uno de los participantes tiene tres ex. Pero por frívolo que suene este aquí te pillo aquí te mato playero Liam defiende que todos los concursantes de La venganza de los ex buscan el amor. Hasta que su pasado vuelve para saldar cuentas pendientes con ellos.

"Todos queremos vivir unas vacaciones románticas, el viaje de nuestras vidas y básicamente pasarlo bien. Entonces aparecen nuestros ex y piensas ¡mierda! Esto es serio", explica. De hecho en el primer capítulo Liam encuentra su alma gemela en Emily, una joven que según el narrador del programa disfruta haciendo pis en público y que después de beber una copa de vino tinto en su primera cita termina vomitando en una papelera. Del mismo modo que hacía él unas horas después, en su caso por toda la casa. Y estos son sólo dos de los participantes.

Les acompañan Marco, un autoproclamado "dios griego" portugués que sólo sale con rubias y que se vio obligado a dejar a su última novia porque no le dejaba tiempo para broncearse. Farah, una conejita Playboy, reina de la belleza y bailarina preocupada desde el instituto por encajar entre las chicas. Ashley, un depredador embutido en un bañador dorado y un surtido de cadenas de oro para el que un trío no es suficiente. La explosiva Chloe, "una chica mala" modelo de revistas como FHM o Maxim y doble de cuerpo de Cameron Diaz. Jack, el gracioso del grupo que huye de cualquier relación seria en busca de nuevas conquistas.

Y la celebrity del programa: Vicky Pattison, participante broncas de Geordie Shore reconvertida en el cuerpo del deseo después de perder 20 kilos y comercializar su dieta milagrosa en Reino Unido, que recibirá la visita de su ex del mismo programa, Ricci Guarnaccio.

No obstante, Liam cuenta su constante búsqueda de la felicidad y el amor se vio empañada por "las peleas y las discusiones, sobre todo al final del programa. Algunos de los participantes dejan el programa porque no pueden soportar la presión". Lo mejor, Marbella. "Lo pasábamos muy bien cuando salíamos fuera a beber", explica. Aunque por desgracia no pudo hacer amigas "locales". "Yo me moría por liarme con una española, pero no salimos de fiesta con ellos. Con los ex ya teníamos bastante", añade entre risas.

Pero no sólo de alcohol vive el hombre. También se depilaron las cejas y lucieron diminutos bañadores animal print con distintos resultados mientras disfrutan de la oferta turística de la costa malagueña: "hicimos muchas cosas. Montamos en burro taxi, cabalgamos, navegamos...".

En resumen, La venganza de los ex y su escandalosa final prometen una montaña rusa de pasión y emociones donde sus protagonistas revivirán viejas pasiones y alimentarán otras nuevas, todo bien sazonado con alcohol, sexo, peleas, algún que otro momento de vergüenza ajena y mucha fiesta.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon