Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La violación y asesinato de mujeres gana visibilidad en India

EL PAÍS EL PAÍS 12/06/2014 Ana Gabriela Rojas
Un grupo de mujeres protesta contra la violencia sexual en Calcuta. © PIYAL ADHIKARY (EFE) Un grupo de mujeres protesta contra la violencia sexual en Calcuta.

En el lapso de dos semanas cuatro mujeres han sido encontradas ahorcadas y colgando de árboles en el estado de Uttar Pradesh, en el norte de India, con 200 millones de habitantes. La última, una joven de 19 años este jueves, en una aldea del distrito de Moradabad. Sus padres han denunciado que, además, fue violada; aunque los informes del forense aún no se conocen. Ayer miércoles una mujer de 44 años fue hallada en las mismas circunstancias. La víctima había recibido amenazas de sus vecinos por vender alcohol. Su familia denuncia que también fue agredida sexualmente por cinco hombres.

India vive una nueva oleada de indignación sobre este tipo de delitos. Esta vez, encendida por la violación en grupo y el asesinato de dos primas adolescentes de casta baja en ese estado norteño –el más poblado del país—. Las dos menores, de 13 y 13 años, fueron encontradas colgando de un árbol de mango el 29 de mayo. El caso, que ha tenido una amplia cobertura internacional, ha puesto de nuevo sobre el foco público un problema que introdujo en el debate social la brutal agresión sexual a una estudiante en diciembre de 2012 en Nueva Delhi.

“La violencia contra las mujeres se está haciendo más visible gracias a los medios, pero este no es un fenómeno nuevo: la violación y el asesinato de mujeres son muy comunes en el estado de Uttar Pradesh, que es uno de los más poblados y con menos gobernabilidad”, explica el encargado de la ONG Action Aid en esa región, Khalid Chaudhary. Este experto asegura que cada mes se registran una veintena de casos de asesinato en ese estado, en su mayoría de mujeres de castas bajas.

más información
  • Dos adolescentes ahorcadas tras una violación en grupo en India
  • La ONU critica a India por no penar la violación dentro del matrimonio
  • Una mujer en India, víctima de violación por orden de los patriarcas de su pueblo

También en Uttar Pradesh una mujer denunció el miércoles que había sido violada por cuatro policías cuando acudió a la comisaría para pedir la liberación de su marido, que había sido detenido por poseer un arma. La mujer asegura que los agentes la agredieron cuando se negó a pagar un soborno. “El sub inspector me llevó a su oficina y me violó”, relató a la cadena de televisión CNN-IBN. La mujer aseguró también que los policías la amenazaron con detenerla si les denunciaba; aunque finalmente lo hizo.

Denunciar estos delitos no es sencillo, tal y como denuncian los expertos de las organizaciones sociales. En el caso de las dos adolescentes primas de Uttar Pradesh, las familias acusan a la policía de falta de diligencia. Aseguran que cuando acudieron a la comisaría a presentar una denuncia por la desaparición de las menores la policía se negó a registrarla y se burló de su casta inferior. También el gobernador de Uttar Pradesh, Akilesh Yadav, del local Partido Samajwadi, ha recibido duras críticas por su inacción. Yadav afirmó también que los medios habían exagerado lo sucedido. Sus declaraciones se unen a las de otros políticos indios, algunos de ellos líderes del partido nacionalista hindú, el mismo del primer ministro, que han tratado de restar importancia a las agresiones sexuales a mujeres.

El miércoles, dos semanas después de conocerse el caso de las dos primas y de la polémica suscitada por las templadas relaciones políticas el primer ministro Narendra Modi, se pronunció contra las violaciones. “Respetar y proteger a las mujeres debe ser la prioridad de los 1.200 millones de personas en este país”, dijo en su primer discurso en el parlamento desde su victoria electoral. También pidió que no se “politicen las violaciones”, para no jugar con la dignidad de las mujeres. “El gobierno tendrá que actuar. El país no va a esperar y la gente no va a olvidar”, dijo.

Los activistas de los derechos de las mujeres dicen que aún es pronto para analizar cómo podría cambiar la situación de la mujer con el nuevo Gobierno. Pero esperan que sea más efectivo en la puesta en marcha de las leyes contra la agresión sexual aprobadas tras la violación de una joven estudiante en 2012. Medidas legales que aumentaron la pena máxima por violación de siete a 20 años de cárcel (sigue contemplando la pena de muerte en caso de asesinato).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon