Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lady Duncan muere en la casa en que desapareció su marido

Logotipo de Cadena SER Cadena SER 27/09/2017 Begoña Arce
© Proporcionado por Cadena SER

Veronica Duncan, la viuda del aristócrata John Bingham, séptimo conde de Lucan, fue hallada muerta el martes en su domicilio londinense. Tenía 80 años y falleció sola, por causas naturales. A una amiga les extrañó no verla al cabo de tres días, dando su paseo habitual por Green Park y llamó a la policía. Los agentes forzaron la puerta de su casa en el barrio de Belgravia y encontraron el cadáver de Lady Luncan.

© Proporcionado por Cadena SER

Con su muerte se cierra uno de los sucesos más escandalosos y enigmáticos que recuerdan los ingleses. Hace cuarenta y tres años su marido, Lord Lucan, un juerguista y apostador profesional, desapareció sin dejar rastro después de que niñera de la familia apareciera asesinada a golpes en el domicilio conyugal. Su esposa fue una de las últimas personas que le vio antes de evaporarse el 7 de Noviembre de 1974. Según ella, su marido había golpeado a la niñera de 29 años, Sandra Rivertt, que cuidaba de los tres hijos del matrimonio, cuando la mujer fue a la cocina en el sótano a preparar una taza de té. Lady Lucan siempre creyó que su marido quería realmente matarla a ella, pero la confundió con la nanny.

Lady Luncan estaba viendo la televisión en su habitación en aquellos momentos, cuando su esposo la golpeó también, al percatarse del error, pero ella logró detenerle y escapar de la vivienda. El aristócrata desapareció. Su coche fue hallado horas más tarde manchado de sangre, pero nunca fue se le volvió a ver. La desaparición dio lugar a todo tipo de especulaciones, desde que comenzara una nueva vida en Australia, a que hubiera decidido vivir como un hippie en la isla de Goa. Incluso se llegó a decir que su cadáver habría servido para alimentar los tigres del zoo de un amigo. Su esposa siempre creyó que se había suicidado saltando de un ferry en el Canal de la Mancha. Hasta el 2015 el Tribunal Supremo no declaró oficialmente su fallecimiento. Sólo el pasado año, su hijo George pudo heredar el título de conde, aunque el nombre de Lord Duncan sigue cargado de estigma.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cadena SER

image beaconimage beaconimage beacon