Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las ‘telecos’ siguen en la cuesta

EL PAÍS EL PAÍS 01/06/2014 Ramón Muñoz
Las grandes operadoras lastran al sector a la baja. © Proporcionado por ElPais Las grandes operadoras lastran al sector a la baja.

La recuperación económica es un hecho, dice el Gobierno. Y las empresas más relevantes lo respaldan. Aunque las grandes operadoras sigan sin sentir esa recuperación en su cuenta de resultados. La última en presentarlos ha sido Vodafone, que cierra su ejercicio fiscal el 31 de marzo. Con todos los datos sobre la mesa, el balance conjunto no es muy halagüeño. Confirmando los pronósticos que adelantó la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en abril, los ingresos conjuntos del sector han vuelto a caer por quinto año consecutivo. Las grandes operadoras, con Telefónica y Vodafone a la cabeza, arrastran al sector a la baja, con pérdida de clientes e ingresos, y solo el empuje de Jazztel y Yoigo salva un poco la cara de las telecos.

Los dos gigantes, cuyos ingresos han caído más de un 13% en 2013, se defienden y argumentan que están a punto de dar la vuelta a la tendencia, y ponen como ejemplo el menor ritmo de desaceleración que han registrado en el primer trimestre de este año. Su principal ariete para invertir ese registro negativo son los paquetes convergentes (fijo, móvil, Internet y televisión).
Y para ello no han dudado en realizar grandes inversiones. Telefónica, que ya cuenta con una base de clientes de su Movistar Fusión de 3,2 millones, quiere sacar ventaja de su despliegue temprano de fibra, el que ya tiene más de 700.000 clientes. Además, ha vuelto a apostar por contenidos mediante la compra de derechos de acontecimientos como la fórmula 1 o el campeonato mundial de motociclismo. Aunque el mayor refuerzo de su oferta audiovisual vendrá de la mano de la compra de Canal Plus, en caso de que se lo autorice Competencia.

ampliar foto

Fuente: Las compañías / C. AYUSO

Vodafone también quiere ofrecer los paquetes más competitivos de servicios, a los que ya se han apuntado 4,5 millones de clientes. En la fibra, no le bastaba el acuerdo que selló con Orange y decidió apostar fuerte con la compra de Ono por 7.200 millones de euros, pendiente también de Competencia. De paso, Ono le aporta la oferta televisiva, a la que renunció hace un año para no pagar el canon de RTVE.

Óscar Vilda, director de negocio de particulares de Vodafone, explica que el descenso de ingresos se debe tanto a la pérdida de clientes como a la caída de los precios, cerca del 50% en los últimos cinco años, pero apunta que “el mercado de telefonía móvil en España resulta artificial, pues se están imponiendo fuertes condiciones a los operadores de red que pueden poner en riesgo su capacidad de invertir”.

Las dos grandes operadoras aseguran que la tendencia a la baja se revertirá pronto

Para el futuro, Vilda recuerda que la operadora tiene un plan de transformación a tres años que se construye sobre tres pilares: la mejor conectividad, una experiencia de cliente diferencial y una oferta competitiva. “El primer año hemos logrado ya avances notables en aspectos estructurales de nuestro negocio; por ejemplo, la adquisición de Ono, el despliegue de la red de fibra y el liderazgo en 4G nos permitirán ofrecer los mejores servicios de banda ancha ultrarrápida en España”.
Orange fue a la que mejor le fue en 2013, consiguiendo que no cayeran los ingresos y aumentando notablemente la rentabilidad. Su boda con Jazztel se ha aplazado por ahora, por lo que su objetivo de ser el segundo operador tendrá que esperar. Federico Colom, director financiero de Orange España, considera que 2013 fue un año extraordinario para la compañía tanto desde el punto de vista financiero como comercial, y en el que no ha sufrido ninguna sangría de clientes, ya que consiguió aumentar su base tanto de móvil como de fijo. “Lo que nos ha permitido convertirnos en el segundo operador del mercado por número de clientes de banda ancha fija y el segundo operador del mercado por rentabilidad”, indica Colom.

Dejando a Ono al margen porque está en pleno proceso de fusión con Vodafone, los dos triunfadores del año han sido Jazztel y Yoigo, con crecimiento de los ingresos (15% y 14%, respectivamente) y de ebitda en ambos casos (7% y 11%). La primera está cumpliendo su plan de negocio arrebatando clientes a las operadoras de red y, sobre todo, convenciendo a los suyos de ADSL de que contraten también el móvil, como reconoce Luis del Pozo, su director de marketing: “Nuestro primer objetivo ha sido convencer a los clientes de ADSL para que eligiesen a Jazztel como su proveedor integral frente a su operador de móvil histórico. El éxito de esta iniciativa se ve reflejado en el hecho de que, al cierre del primer trimestre, un 67% de nuestros clientes ya nos habían contratado el móvil”.

Jazztel y Yoigo apuestan por el internet móvil para consolidar su crecimiento

En cuanto a crecimiento futuro, considera que existe un gran mercado potencial de servicios móviles en su base de clientes de banda ancha (alrededor de seis millones de líneas) y a su vez calcula que esta base crecerá hasta los dos millones en 2017 gracias a los nuevos productos de 200 Mbps simétricos disponibles para su contratación por tres millones de hogares a final de 2014.
Por su parte, Eduardo Taulet, consejero delegado de Yoigo, señala que, pese a que la oferta convergente gana peso frente al servicio fundamentalmente móvil de la operadora, “con nuestra estructura de costes podemos ser competitivos incluso con tarifas económicas”. Y recuerda que también ofrecen una tarifa convergente con banda ancha fija a través de Yoigo Fusión. “Creo que hemos demostrado que podemos mantenernos en solitario”, apunta.

Taulet no teme que a Yoigo se le considere como una filial de Telefónica, como critican Vodafone y Orange: “Con la complejidad del mercado, los modelos colaborativos son obligatorios. Nuestros competidores también tienen acuerdos comerciales y de compartición de infraestructuras. Estos acuerdos permiten optimizar costes y trasladarlo a los clientes. Se pueden tener modelos de colaboración sin dejar de ser competitivos y beneficiar a la vez al cliente. No podíamos competir en fijo y el acuerdo con Telefónica ofrecía la mejor cobertura. Yoigo de ninguna manera se siente un operador asociado a Telefónica”, asegura.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon