Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las becas comedor no llegan a las familias de la nueva pobreza

La Vanguardia La Vanguardia 20/05/2014 Maite Gutiérrez
Las becas comedor no llegan a las familias de la nueva pobreza © LaVanguardia.com Las becas comedor no llegan a las familias de la nueva pobreza

"En más de una ocasión hemos tenido que salir a comprar desayuno para alumnos que se nos desmayan en clase porque no han comido desde el día anterior". Quien habla es un profesor de historia del instituto Miquel Tarradell de Barcelona. "En el colegio siempre tenemos una caja de galletas para los alumnos que no desayunan nada en casa; a veces nos vienen niños mareados porque no tienen qué comer", dice Maria Àngels Brescó, directora de la escuela Sant Pere Claver, del barrio del Poble Sec.

Los centros educativos constatan los efectos que la crisis y los recortes tienen sobre la alimentación de niños y adolescentes y cómo una parte importante de estos ha quedado fuera de las ayudas públicas. Se trata de los casos sobrevenidos o de la nueva pobreza", o de los que no cumplen los requisitos de renta por los pelos, familias en las que quizás uno de los padres trabaja, "pero con un sueldo tan bajo que no tienen para cubrir las necesidades básicas", señala Brescó. Las entidades sociales han tenido que cubrir cientos de estos casos. Sólo Cruz Roja paga la beca comedor de mil niños en Catalunya.

"Tenemos casos derivados de servicios sociales, de las escuelas o directos que detectamos nosotros", explica Carlota Bassols, una de las responsables de alimentación infantil de Cruz Roja. Esta entidad hace una valoración del caso y decide cómo actuar. Las becas de Ensenyament cubren, por lo general, la mitad del precio del comedor. Este curso, por primera vez, Ensenyament ha pagado el 100% de la comida a 3.000 niños. En total, se han becado a 67.000 alumnos con 40,8 millones de euros.

Las escuelas y la oenegé reconocen el esfuerzo hecho, pero coinciden en señalar que no es suficiente. "Muchas familias no pueden cofinanciar el servicio y nosotros pagamos el resto; también tenemos casos de pobreza sobrevenida que no están contemplados por la administración, porque las becas se otorgan en función de la renta del año anterior", sigue Bassols. Otro grupo de las familias que atienden no acuden a los servicios sociales por miedo: les desahuciaron y viven en pisos ocupados o son inmigrantes sin papeles y temen que les sancionen por ello. Para el año que viene Cruz Roja reforzará las becas en la ESO, una etapa que ha quedado desprotegida. El 80% de institutos hace jornada intensiva y no tiene comedor. Ensenyament ha ahorrado 9 millones de euros en becas con la aplicación de esta jornada. "También pediremos a nuestros usuarios que pidan beca comedor a Ensenyament para el curso que viene, que entren en el circuito normalizado", añade esta trabajadora de Cruz Roja.

"El problema es la nueva pobreza, la Administración es muy lenta y las ayudas no llegan; también las familias que están al límite de la pobreza", insiste Anna Mckay, directora de una escuela en el Guinardó. Este centro ha necesitado la ayuda de Fundesplai para cubrir el comedor de alumnos que no tenían beca comedor de Ensenyament y de la oenegé Educo. En la escuela Sant Pere Claver reciben beca comedor 40 niños, pero sólo 22 tienen la ayuda de Ensenyament. "Las otras las hemos tenido que ir a buscar a diferentes entidades sociales, como Educo o la Fundació La Caixa; son familias que sí necesitan ayuda pero que quedan fuera de los servicios sociales de la Administración", afirma la directora del centro.

Fundesplai no se dedica a dar becas comedor, pero este curso ha tenido que destinar 39.000 euros para ayudar a algunas familias en escuelas donde gestionan el servicio de comedor. Educo ha becado este año a miles de niños en toda España, y para el verano lanzará una campaña para dar 96.000 ayudas. Cruz Roja también ha lanzado una campaña alimentaria con el objetivo de recaudar un millón de euros y llegar a 100.000 personas. Esta entidad atiende a 57.000 familias al año, y un 70% de estas admite que no puede ofrecer una alimentación saludable a sus hijos. "Muchos niños y adolescentes se alimentan con la comida de los bancos de alimentos, con escasez de alimentos frescos; en el futuro veremos las consecuencias que tiene esta alimentación deficiente", señala Bassols.

La directora general de Atención a la comunidad educativa, Meritxell Ruiz, señala que todo los alumnos que han cumplido con los requisitos de renta "establecidos por Ensenyament han tenido beca". Para el curso que viene la conselleria ha unificado los criterios para otorgar ayudas en toda Catalunya y abrirá dos convocatorias para atender "estos casos sobrevenidos", dice Ruiz. La partida para becas comedor será abierta y se darán ayudas completas. Una familia de cuatro miembros no podrá tener unos ingresos superiores a 16.451 para recibir beca. Desde las escuelas consultadas opinan que los umbrales "son demasiado bajos".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon