Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las ciudades, cada vez más cerca

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 29/09/2017
Con el Avant se han ahorrado cinco millones de desplazamientos en coche o autobús. © Renfe Con el Avant se han ahorrado cinco millones de desplazamientos en coche o autobús.

Las distancias entre las ciudades españolas próximas entre sí se ha encogido aún más en los últimos 25 años. Viajar de Lleida a Barcelona o de Madrid a Ciudad Real cuesta solo una hora de tiempo, gracias a los Avant, los trenes de alta velocidad para medias distancias de Renfe. Esos mismos trayectos por carretera duran el doble.

Y todo a precios asequibles, sobre todo si se compran en paquetes con descuento, algo que suelen hacer sus usuarios, en su mayoría viajeros frecuentes que los utilizan para ir al trabajo a diario. Avant cumple una función de servicio público, ayudando a descongestionar el tráfico alrededor de las grandes ciudades.

Solo el año pasado viajaron en trenes Avant 7,4 millones de pasajeros. Como si toda la población de Cataluña hubiese tomado ese tren. Los datos retratan el impacto de una nueva forma de entender el desplazamiento a 250 km/hora, que nacía en un año emblemático, 1992.

La primera lanzadera

El 18 de octubre de aquel año partía de Madrid la primera Lanzadera, como se llamaba entonces a los trenes diseñados para unir ciudades en distancias medias. Tenía como destino Puertollano, con parada en Ciudad Real.

Junto a sus hermanos mayores, los AVE y los Alvia, capaces de circular tanto por la red convencional como por la nueva de alta velocidad, el proyecto acabaría dando servicio a toda la península. De su mano, el ferrocarril ha superado al avión como medio de transporte colectivo. Pero sobre todo ha cambiado la percepción social del tren. Una capacidad tan alta de movilización de pasajeros por todo el mapa ha ayudado a dinamizar la industria, la red comercial y de negocios, el despegue turístico nacional y foráneo. En general ha contribuido a vertebrar el territorio y establecer relaciones más estrechas entre ciudades y personas.

Hasta el 60% de los usuarios lo utilizan en días laborables. Y el 54,7% de ellos viajan al menos una vez a la semana

A todos estos factores se suman otros de valor añadido, que sintonizan con algunas de las mayores preocupaciones sociales: la seguridad en los desplazamientos, fiabilidad y puntualidad cuando las agendas van apretadas… Y también contribuye a los modelos emergentes de movilidad y de una economía baja en carbono.

Mujer, asalariada y con estudios

¿Cómo es el perfil medio del cliente? Se trata de una mujer asalariada y con estudios universitarios, de más de 35 años. Es usuaria de un tipo de trayecto muy utilizado para trabajar en una gran ciudad y seguir viviendo en una de tamaño mediano. Por ejemplo de Lleida a Barcelona o de Málaga a Sevilla. De hecho hasta el 60% de los pasajeros lo utilizan en días laborables. Y el 54,7% entran en la categoría de “muy frecuentes”: al menos una vez por semana.

De no contar con el Avant, estas personas seguramente tendrían que recurrir al coche o el autobús. De ahí que la alta velocidad de media distancia haya ahorrado 294 millones de euros en costes externos durante estos 25 años. El tren supone un 69% menos de gasto. Y además ahorra un 50% en consumo energético.

El tipo de billete más utilizado es el de Ida/Vuelta: el 28,1 %. También son populares los abonos Tarjeta Plus, Tarjeta Plus 10 y Tarjeta Plus 10 Estudiante, que aportan descuentos a los clientes habituales que reservan desde 30 a 50 viajes en un mes.

Igualmente está disponible ‘+Renfe’, un programa de fidelización para acumular puntos y canjearlos por productos y servicios de Renfe y las empresas colaboradoras del programa, como billetes, alquiler de coches, hoteles o espectáculos.

El cliente opina

En total, más de 32 millones de viajeros han utilizado los Avant entre Puertollano y Madrid desde que quedaron conectados en 55 minutos. El año pasado, 1,08 millones de personas utilizaron esta vía. Otros trayectos de Avant unen Madrid con Toledo, Segovia y Valladolid; Barcelona con Girona y Figueres (783.000 viajeros en 2016), y Camp de Tarragona-Lleida (403.000 viajeros anuales); Málaga, Córdoba y Sevilla; A Coruña, Ourense y Santiago de Compostela; Calatayud y Zaragoza, y Requena, Utiel y Valencia.

Los propios pasajeros califican su experiencia: según la última encuesta de calidad (2015), el 90% de los usuarios se sentían bastante o muy satisfechos con el servicio. Apreciaban especialmente la puntualidad y el ahorro de tiempo en los trayectos. Hoy la valoración global de los servicios de media distancia roza los 8 puntos sobre 10.

El confort también tiene mucho que ver en ese notable alto. Las comodidades de los Avant se han diseñado específicamente para ese tiempo de trayecto medio. El Avant S-121 tiene 281 plazas; el S-104 cuenta con 237 asientos, igual que el S-114. Todos ellos disponen de una butaca para personas con discapacidad. Además, el S-114 tiene una zona de vending que sustituye a la cafetería, un espacio para el transporte de bicicletas, y toma de corriente en todos los asientos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon