Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las ciudades más groseras del mundo

por E.G.S.

París

Los parisinos están encasillados como los más maleducados, más rudos y más engreídos de todos los europeos. Y seamos sinceros, ¿por qué no habrían de serlo? Ellos viven en una de las ciudades más bellas, de las más poéticas del planeta, por lo que tienen derecho a adoptar un poco de esa actitud. Pero cuando su sentido de la superioridad se vuelve malicioso -al burlarse de cualquier cosa que no es 'francés oh-la-la'- las cosas pueden ser espeluznantes.Aquí hay algunos consejos sencillos para reducir al mínimo la burla despiadada de un parisino condescendiente: nunca pidas el bistec bien hecho -a los franceses les gusta la carne sangrienta y casi mugiendo. Nunca piden ketchup. Es, cómo decir, muy inoportuno. Y, por favor, recuerde siempre que debe medir la voz. Observe las señales de los parisinos, que generalmente son de voz suave. No hay nada más irritante para los franceses que un extranjero rebuznando. ¡Qué horror!
© PA
image beaconimage beaconimage beacon