Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las empresas apuestan por el teletrabajo para reducir sus gastos fijos

La Vanguardia La Vanguardia 05/06/2014 null

Barcelona. (Redacción).- El ultimo estudio de la Sociedad de Gestión de Recursos Humanos advierte que los empleados que pasan entre un 20% y un 50% de su horario laboral fuera de las oficinas de la compañía tienden a estar mal coordinados con su empresa. A pesar de este fenómeno, bautizado como “desconexión activa”, cada vez más empresasapuestan por el teletrabajo. “Con la crisis, las empresas buscan reducirgastos de donde sea, y una vía es eliminar la contratación de oficinas”, explica la coordinadora académica del Máster en Dirección de Recursos Humanos de la UPF Barcelona School of Management, Yolanda Portolés.

La experta relativiza el efecto de la “desconexión activa”, y recuerda que profesiones como los comerciales hace años que trabajan sin pisar las oficinas centrales de sus empresas. “La clave para que funcione una ‘home office’ es disponer de la tecnología necesaria y contar con empleados que dominen sus herramientas de trabajo y tengan la actitud necesarias para trabajar en un contexto no laboral”, apunta Portolés.

En el campo de la tecnología, existen herramientas que permiten controlar y actualizar al instante el número de visitas de un comercial o monitorizar el trabajo de cualquier otro profesional. Más aún, la instalación de los programas de gestión y trabajo propios de la empresa pueden liberar al trabajador de estar presente en una oficina. “Al margen, el empleado debe dominar los canales de comunicación que le permitan estar en constante comunicación con personas que están en otros puntos e, incluso, en diferentes husos horarios”.

Iniciativa y automotivación
Sin embargo, el dominio de las herramientas tecnológicas no garantiza el éxito en el teletrabajo. El mayor peligro para caer en la “desconexión activa” es la propia actitud del trabajador, que puede desvincularse poco a poco del proyecto por falta de un espacio físico de referencia. Para evitarlo, los departamentos de recursos humanos deben buscar personas con iniciativa, capacidad de resolución de problema y gran capacidad de automotivación, estimulada por una priorización de las labores.

Pero el trabajador no es el único que puede evitar la relajación. La empresa juega un papel determinante a la hora de atender a las necesidades del empleado a distancia y de valorar su trabajo como parte fundamental de la cadena que es la compañía. “Hay que dar sensación de transcendencia, ya que las personas tenemos tendencia a plantearnos el sentido de lo que hacemos si nos sentimos solos”, reflexiona Portolés. En este sentido, recomienda establecer las condiciones de trabajo desde la primera entrevista, aclarando las tareas a desarrollar y los objetivos, y substituyendo horarios laborales por el análisis de la calidad y el cumplimiento de plazos.

Encuentros sin pantalla
Las herramientas tecnológicas permiten canalizar todas comunicaciones vía internet. Sin embargo, la profesora recuerda que “la pantalla aún no ha conseguido reproducir el clima de proximidad que se dan en los encuentros personales, por lo que es bueno reunirse en persona siempre que se pueda”.

A pesar de todas estas herramientas y con el plus que supone para la conciliación familiar, el éxito del teletrabajo nunca está garantizado. Pero siempre existe un punto intermedio, que en este caso es el coworking, o compartir lugar de trabajo con otros profesionales que no necesariamente están vinculados a la misma empresa. Una opción muy utilizada por freelances, pero que también se puede aplicar a los contratados que trabajan desde casa. “Compartir un espacio con otros trabajadores permite estar en un entorno laboral, en contacto con otras personas que pueden aportar su visión a tu trabajo y, porqué no, puede generar sinergias interesantes”, concluye Portolés.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon