Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las existencias de vino desbordan las bodegas pese a las exportaciones

EL PAÍS EL PAÍS 09/06/2014 Vidal Maté

Faltan pocos meses para que comience la vendimia y las existencias de vino todavía desbordan las bodegas. Este hecho se da, sobre todo, en Castilla-La Mancha, donde la última campaña ascendió al 60% de toda la producción española.

Este exceso de oferta ha provocado el hundimiento de los precios y la existencia de unas perspectivas negativas para la nueva cosecha. Ni siquiera el aumento de las exportaciones baratas ha sido suficiente para ajustar los mercados. El almacenamiento previsto para el inicio de la nueva campaña se estima en 33,9 millones de hectolitros, frente a los 27,9 millones de 2013.

La campaña pasada, con una cosecha récord de 53,4 millones de hectolitros, acabó con un importante crecimiento de las exportaciones, el 16,3% si se miden el volumen. Pero el salto es mucho menor cuando se cuantifican en dinero. Medidas así, las ventas al exterior apenas crecen un 1,7%. ¿Por qué? Los precios han caído una media del 15%.

A la vista de esto, el presidente de las cooperativas vitivinícolas y de la cooperativa Baco, Ángel Villafranca, estima que el sector se halla ante una situación excepcional por la gran cosecha de 2013. En su opinión, son necesarias igualmente medidas excepcionales para regular el mercado. Por su parte, el responsable del Observatorio Español de los Mercados del Vino, Rafael del Rey, cree que es indispensable producir para vender más en el exterior y, sobre todo, para lograr un mejor posicionamiento de todos los vinos en los segmentos de calidad. Del Rey también defiende una política comercial más agresiva en los mercados.

La venta a granel de vino, que en los últimos años ha supuesto una media del 47% de todo el producto comercializado en el exterior, ha pasado a suponer en esta campaña el 57%. En este segmento el precio ha caído 19 céntimos por litro: de 0,60 euros hasta 0,41.

Francia, Italia, Portugal y Alemania son los principales compradores de los graneles españoles en competencia con los precios de otros países como Chile, con una diferencia entre ellos: mientras Portugal y Alemania utilizan esos vinos para el consumo de su mercado interior, Italia y Francia lo que hacen es revender parte de los vinos españoles como si se tratara de producción propia.

A pesar del aumento en las exportaciones, el sector está desbordado por los excedentes y teme que la situación se agrave en los próximos meses ante la posibilidad de una nueva cosecha elevada por encima de los 40 millones de hectolitros. Para reducir las existencias, los productores plantean aplicar las medidas de destilación previstas en la actual regulación europea.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon