Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las extrañas alianzas con las que Santos pretende ganar a Zuluaga

El Mundo El Mundo 11/06/2014 SALUD HDEZ. MORA

La política hace extraños compañeros de cama y en las elecciones presidenciales Juan Manuel Santos lo está demostrando. Las alianzas que ha establecido de cara a los comicios del próximo domingo abarcan todo el arco ideológico e incluyen algunos de sus más enconados opositores.

Proclaman que le apoyan porque es la alternativa de la paz, la que puede poner fin al conflicto armado, pero la unión contra natura tiene un fuerte componente de repudio a Álvaro Uribe. El senador John Sudarski, del Partido Verde, es uno de los que considera imprescindible cerrarle el paso. "Es el voto del miedo a que vuelva", dice, y agrega que sufragar por Oscar Iván Zuluaga es retroceder a los tiempos oscuros en los que el gobierno, del que Santos era ministro de Defensa, espiaba a críticos y reprimía protestas.

Hasta la fecha, el presidente ha conseguido el apoyo de parte de la izquierda, desde la moderada a la más extrema; de un sector del Partido Conservador y del Partido Verde, de barones regionales con fama de corruptos, de personajes vinculados a la parapolítica. Y también, y es una de las paradojas, de prestigiosas personalidades que ganaron su espacio político luchando contra estos últimos.

Entre los apoyos más llamativos cabe citar a tres. Antanas Mockus, el candidato presidencial del 2010, del Partido Verde, enfrentó a Santos agitando la bandera de la transparencia y la batalla frontal contra la corrupción. Defiende que continuar el proceso de paz de La Habana justifica su giro.

Clara López, presidenta del socialista Polo Democrático, obtuvo dos millones de votos en la primera vuelta y no solo está con Santos por la misma razón, sino que aparece en una campaña de televisión proclamando que con el actual presidente conquistarán los sueños sociales de la izquierda. Su actitud causó rechazo entre otros integrantes de la ejecutiva del Polo, que había decidido por mayoría no apoyar a ningún aspirante puesto que ambos representan intereses contrapuestos a los de la izquierda.

En los círculos santistas restan importancia a las peleas internas, confían que la popularidad de López aporte una parte importante de su caudal electoral.

Igual que el socialdemócrata Gustavo Petro, alcalde de Bogotá, líder de los Progresistas y ex guerrillero del M-19. Pese sus constantes choques con el presidente y las abismales diferencias programáticas, ordenó dimitir a tres altos cargos del Ayuntamiento y los mandó a trabajar en la campaña de Santos. Él mismo recorre provincias para conquistar votos.

© Proporcionado por elmundo.es

"Estamos en un momento en que enfrentar al Presidente que está ad portas de lograr una solución al conflicto armado interno, sería una gran irresponsabilidad con el país", le dice a este diario Jorge Rojas, ex Secretario de Gobierno de la capital. "Petro tomó una decisión de generosidad en términos políticos y de proyección histórica. Sin titubeos, desde el primer momento, propuso que había que votar por Santos solo por la paz".

Estima que "la coalición inédita que se ha logrado formar alrededor de la paz" puede ser la antesala de una concertación al estilo de la que formó Bachelet en Chile. Petro sería una de las opciones para encabezarla.

La alianza de la izquierda con Santos solo será hasta el domingo. Volverán a la oposición al día siguiente de las elecciones.

Para Patricia Muñoz, directora de opinión pública y marketing político de la Universidad Javeriana, las adhesiones "le suman más a Santos de lo que restan. Muchos electores de izquierda, aún no sintiéndose identificados con Santos, le votarán por disciplina o por identidad temática".

En el lado contrario, Oscar Iván Zuluaga solo agregó las bases del Partido Conservador, una parte de su bancada parlamentaria y a su candidata Martha Lucía Ramírez, una de las sorpresas de la primera vuelta, en la que quedó tercera.

Como los dos bandos auguran un resultado ajustado, necesitan sumar grupos que le impulsen en las urnas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon