Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las federaciones de PSC se mueven para situarse en la nueva comisión gestora

La Vanguardia La Vanguardia 11/06/2014 null

Barcelona. (EFE).- Las principales federaciones territoriales del PSC han iniciado los contactos tras la dimisión de Pere Navarro como líder del partido, para situarse en una nueva comisión gestora que suponga un "borrón y cuenta nueva", algo que deberá trasladarse también a la presidencia del grupo parlamentario. Según fuentes territoriales del PSC, ha sido la presión de las federaciones las que han decantado finalmente que el primer secretario haya decidido finalmente tirar la toalla tras menos de tres años al frente del PSC.

Las ramas locales de más peso en los socialistas catalanes le habían retirado la confianza, después de haberle exigido cambios profundos en la organización del partido, en la comunicación de la organización y el grupo parlamentario, impulsando así una dirección más colegiada y que fuera capaz de gestionar la diversidad interna.

Una "enmienda a la totalidad", según las fuentes consultadas, sin que ello significara trastocar las líneas básicas de la orientación política del partido. "Se le pidieron cambios en profundidad y que incluso fuera él quien los liderara, pero no se ha visto en disposición", dicen esas fuentes.

Un primer aviso de que Navarro no iba a generar esos cambios profundos, según coinciden fuentes de las federaciones, quedó en evidencia cuando propuso, como posible secretario de Organización, a Víctor Francos, su actual jefe de gabinete, que los líderes territoriales no vieron con buenos ojos, o a Esther Niubó, quien se quedó a las puertas del Parlamento Europeo, como portavoz.

Además, dirigentes hasta hace poco muy próximos al líder del PSC, como Xavier Sabaté (Tarragona) o Josep Mayoral (Vallès), cuestionaron su liderazgo y reclamaron públicamente un congreso extraordinario, mientras cada vez más miembros pedían solucionar la situación de marginación de los tres diputados díscolos en el Parlament.

Es por ello que, una vez caído Navarro, las federaciones han iniciado sus contactos para conformar la posible comisión gestora que tome las riendas del partido ante del congreso extraordinario, que muchas voces críticas reclaman que sea "fundacional".

Entre los nombres con mayor peso y que podrían tener apoyo de varios sectores del partido está el de la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), Núria Parlon, o el del primer secretario de la Federación del PSC de Barcelona, Ferran Pedret.

"Muchos estamos convencidos de que, para reencontrarnos con los que ahora se sienten alejados de nuestra propuesta debemos reencontrarnos nosotros primero. El gesto de Navarro nos da la oportunidad de hacerlo y de ponernos a trabajar juntos", ha explicado esta tarde el propio Pedret.

Además, tanto él como Parlon, en su condición de diputados, podrían ser quienes tomaran el timón del grupo parlamentario, ahora descabezado sin Navarro y mientras varios sectores piden que el portavoz en la Cámara, Maurici Lucena, deje también su cargo.

En todo caso, "deben ser personas con solidez, que representen una cosa nueva y sepan entender los cambios que necesita el partido. No tienen que ser chicos de veinte años, pero tampoco los de siempre, porque la gente no lo entendería", reconocen otras fuentes.

Suenan asimismo como otros candidatos posibles para la gestora el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros; el de Lleida, Àngel Ros, quien de momento guarda silencio hasta mañana; o el alcaldable por Barcelona, Jaume Collboni, quien pierde fuerza por su intención de centrarse en las municipales.

Otra opción, más de continuidad, pero con amplio conocimiento del partido, sería la del veterano Miquel Iceta.

Otro de los debates es el futuro de Navarro, sobre el que existe un consenso acerca de que permanezca como diputado. Fuentes de la cúpula socialista consideran que aunque la decisión dependerá de la nueva dirección, es "poco probable" que le obliguen a dejar su escaño. "Tiene medio millón de votos a sus espaldas", recuerdan.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon