Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las fotos “sacrílegas” de Ube

EL PAÍS EL PAÍS 10/06/2014 Eva Larrauri

El artista José Ángel Uberuaga, Ube, realizó hace más de un año una serie de fotografías en el interior de la iglesia de Munitibar. Todas tienen como protagonista a una mujer con el rostro cubierto por una capucha negra; en alguna aparece desnuda, en otras con una camisola blanca. Las fotos, realizadas sin autorización del párroco, estuvieron colgadas en su página de Internet. Hasta que el programa Espejo público, de Antena 3, difundió su existencia. La reacción del Obispado de Bilbao fue inmediata: califica las imágenes de "sacrílegas".

"Presentan a la mujer de modo humillante, hieren profundamente la conciencia creyente y causan escándalo", señala el Obispado en la nota difundida este martes. Y no descartan "posibles acciones legales". Ube ya ha pedido disculpas. "He retirado las fotografías como muestra de buena voluntad. Pido perdón a quien haya podido ofender y quiero hablar con el Obispado para hacerlo directamente. He tomado las fotos en un recinto cerrado, sagrado y sin pedir permiso. Puedo entender el malestar", explica el artista."La indignación del Obispado es lógica".

Sin embargo, no considera que merezcan el calificativo de sacrílegas.  "Ni me considero sacrílego, ni me ofende que me lo digan", asegura. "Reconozco que no he tenido tacto y actúe ingenuamente".

La serie de fotografías era la primera parte de un proyecto en el que Ube quería abordar la situación de la mujer. "Eran como un boceto, una primera aproximación para ir dando forma a las ideas, para ver que camino podía tomar", indica. Ube trabaja en el estudio de su caserío de Munitibar y eligió la iglesia del pueblo como escenario para tomar las imágenes. No tuvo problema para entrar porque las llaves del templo están en poder de su madre.

El contacto con la iglesia de pueblo, cuenta, es frecuente. "Voy a resguardarme, a pensar, o a sentirme de otra manera. La iglesia me da eso. Es un lugar con el que tengo una relación muy personal: allí me bautizaron, hice la Primera Comunión y bauticé a mi hija", prosigue. Ni pidió permiso ni comentó con el párroco su proyecto. "Sinceramente, no me paré a pensar, quizá porque es un sitio que considero muy cercano", reconoce. "En una segunda fase iba a hacer más fotos y un vídeo, que iba a dirigir un amigo. Queríamos hablar con el cura, pero todo ha saltado por los aires con el lío que se ha montado".

La noticia no ha sido bien recibida en Munitibar. En el programa de televisión, algunos vecinos mostraban su malestar, con comentarios parecidos a los que ha provocado en el Obispado. "Son fotografías de lo más simple. Con todo respeto, las reacciones en el pueblo dependen de la mentalidad", asegura.  Defiende que no ha habido intención de humillar a las mujeres ni herir a los creyentes. "Me gusta entrar en temas candentes. El cuerpo de la mujer, la capucha, el altar de la iglesia o el confesionario son elementos que el receptor de la obra tiene que descifrar".

La nota difundida por el Obispado informa de que el obispo Mario Iceta tiene la intención de visitar en breve la comunidad de Munitibar. Ube insiste en que le gustaría explicar a Iceta sus intenciones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon