Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las grandes marcas de motor atacan a Tesla en su punto débil: los 'supercargadores'

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 11/01/2017 Rubén Rodríguez

Tesla es, por méritos propios, el rey del coche eléctrico. La compañía de Elon Musk ha conseguido aunar la tecnología limpia, con diseños atractivos e, incluso, con un determinado caché, que es el que otorga tener un coche de su marca en tu garaje. Pero el éxito de este vehículo viene apoyado por algo fundamental: los puntos de recarga con los que cuenta. Ahora, los grandes fabricantes de vehículos han decidido intentar acabar con el poder de Tesla.

A día de hoy, Tesla cuenta con 790 estaciones en todo el mundo, en las que cuenta con 5.043 supercargadores -aunque en España tan sólo existen ocho puntos-. Y su tecnología es mucho más veloz, potente y preparada que la que existe para el resto de vehículos tradicionales que han decidido lanzarse al diseño de modelos eléctricos. Esta situación ha provocado que el usuario que económicamente pueda permitírselo, se decante por Tesla sin dudarlo.

Y es que mientras la carga de un vehículo en la red eléctrica es realmente lenta, Tesla ha conseguido minimizar los tiempos de espera: un coche eléctrico cualquiera, enchufado a la red doméstica, consigue una autonomía de 27 kilómetros en media hora de carga; en un cargador público, se consigue en el mismo tiempo una autonomía cercana a los 136 km; y, en un Supercagador, se logran hasta 270 kilómetros... pero, eso sí, sólo son válidos para vehículos Tesla.

© Proporcionado por El Confidencial

Es por ello que las grandes compañías del mundo de la automoción han decidido poner en marcha un plan que les permita acabar con el dominio de Tesla en el mercado de los eléctricos. Son conscientes de que acabar con la supremacía de la compañía de Silicon Valley es complicado, por lo que han decidido que su primer campo de batalla sea en Europa: así, han decidido crear una empresa conjunta que diseñe una red de estaciones de carga ultra rápida con más de 400 puntos.

Será en el viejo continente donde marcas como el Grupo Volkswagen (Volkswagen, Audi, Seat, Skoda, Bentley, Bugatti, Lamborghini o Porsche, entre otras), BMW, Ford o Daimler (Mercedes Benz y Smart) fijarán sus nuevas estaciones de carga eléctica, objetivo para el que ya han comenzado las conversaciones con proveedores expertos en la tecnología eléctrica: E.On, Siemens y Efacec son las principales compañías con las que han contactado.

© Proporcionado por El Confidencial

¿Una autonomía cercana a los 400 km?

Los nuevos cargadores eléctricos de las grandes compañías de automoción contarán con 350 kilovatios de potencia. O, lo que es lo mismo, serán hasta tres veces más potentes que los que tiene Tesla a día de hoy, por lo que en esa misma media hora que antes tomamos como ejemplo, se podría llegar al 95 por ciento de la carga total, alcanzado una autonomía cercana a los 400 kilómetros. Sin duda, un importante aliciente para los usuarios que busquen otros coches que no sean Tesla.

Es importante tener en cuenta varios factores relacionados con la carga de un vehículo eléctrico. Por ejemplo, la velocidad de la misma depende de elementos tan diferentes como la temperatura ambiental o las posibilidades que ofrece la red eléctrica. Sea como fuere, las grandes compañías tradicionales de automoción han decidido acabar con el poder de Tesla. Saben que EEUU es una guerra casi perdida y, por ello, Europa se ha convertido en el nuevo campo de batalla.

Un Tesla Model S, cargando en una estación de California (Reuters). © Externa Un Tesla Model S, cargando en una estación de California (Reuters).
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon