Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las joyas que lucirá Letizia como Reina Consorte

El Mundo El Mundo 07/06/2014 BEATRIZ MIRANDA

Una de las mayores compensaciones de Doña Letizia por ejercer de Reina Consorte es que el tamaño y la calidad de su joyero aumenta casi en la misma medida que sus responsabilidades. A partir del 19 de junio, la esposa de Felipe VI tendrá derecho dinástico al uso de los tesoros de la Familia Real española que luce Doña Sofía hasta la fecha que, aunque no son comparables a las de otras monarquías, tienen su importancia gracias a las piezas que adquirió y heredó Alfonso XIII y que utilizó su esposa Victoria Eugenia.

La Reina Ena fue quien indicó muy generosamente en su testamento que estas alhajas se transmitieran de Reina a Reina. Son las famosas joyas de pasar que ahora se pondrá Letizia, un grupo de piezas valiosísimas y representativas de la Historia de España al que se podrían incorporar otras joyas históricas que ha utilizado Doña Sofía durante su reinado y que podría cederle a su nuera.

Aunque es de suponer que la Reina haya apartado ya algunas de sus joyas para sus dos hijas, las Infantas Elena y Cristina. Por ejemplo: se cuenta que el espectacular collar de chatones de Ena, muy largo porque Alfonso XIIIincorporaba dos brillantes nuevos a la pieza en cada uno de sus cumpleaños (y llegó a cumplir 81), se ha transformado en tres collares pequeños para repartirlo entre las infantas y la princesa de Asturias.

A pesar de esta anécdota, a las joyas importantes sólo tendrá acceso Doña Letizia, por derecho dinástico pero también por una razón pragmática. Ella es quien tendrá más ocasión de ponérselas en calidad de Reina Consorte. Sus cuñadas, ahora fuera de la Familia Real, tendrán una representación mucho menor reservada a actos familiares.

Hagamos repaso al listado de joyas de pasar que la Reina Victoria Eugenia especificó en su testamento, firmado en Suiza en 1963, y que se recogen en el libro 'Las joyas de las Reinas de España' (Planeta), de Fernando Rayón y José Luis Sampedro, ya descatalogado.

En primer lugar, cabe recordar que a la muerte de Victoria Eugenia en 1969, estas joyas recayeron como depositario en Don Juan y fueron utilizadas por su esposa aunque nunca llegaron a reinar. Las alhajas, en el momento de la proclamación de Don Juan Carlos como Rey de España en 1975, pasaron a ser de su propiedad y de la de su esposa respetando la línea de sucesión. Si bien, Sofía, en un acto de prudencia en plena Transición, esperó a que se promulgara la Constitución de 1978 para empezar a lucirlas. Una actitud que sirve de ejemplo a Letizia. En la próxima Jura Real del Príncipe en las Cortes se estima que no habrá joyas, al igual que en el austero acto de investidura de su padre. Habrá uniformes y chaqués.

En cualquier caso, que los amantes del lujo y el poderío no desesperen, pues habrá muchas ocasiones en el futuro para ver a Letizia enjoyada en cuanto se pase la crisis y España recupere la confianza en la monarquía. Razones que discuten las voces monárquicas más conservadoras, que opinan que la dignidad Real pasa por lucir esos tesoros y además no cuesta dinero, así que la proclamación de Felipe VI como rey es para ellos la mejor oportunidad que tiene Letizia para ponerse las joyas. Sin embargo, para los impulsores de una renovación monárquica, la Reina Consorte no debe hacer ostentación en tiempos difíciles.

Letizia, desafortunadamente para los estetas, parece de la segunda opinión y no tiene pinta de que vaya a estrenar la tiara que le regaló Felipe por su quinto aniversario de boda.

© Proporcionado por elmundo.es

Pasemos, pues, al listado de las joyas que hereda Letizia y que cederá a Leonor cuando sea Reina.

  • Diadema con tres flores de lis. Es la pieza más representativa del joyero Real. Hecha en la casa Ansorena, Victoria Eugenia la llevó en su boda en 1906, los lises corresponden a las armas de los Borbón y está realizada en diamantes engastados en platino. Es tan especial que sólo deben llevarla las reinas.
  • El collar de chatones. Victoria Eugenia también lo lució en su enlace. Doña Sofía ha hecho de él tres collares más pequeños. Victoria Eugenia le daba vueltas a su vejez.
  • El collar de perlas rusas es la pieza más valiosa del lote según los historiadores, pero los joyeros no se están muy de acuerdo. Lo compró Alfonso XII en la Rusia Imperial para la Reina Mercedes en 1978. Luego lo llevó María Cristina, después Victoria Eugenia, Doña María, Doña Sofía y ahora podrá usarlo Letizia.
  • La llamada perla peregrina, que Doña María colgaba de un broche de brillantes en forma de lazo y Doña Sofía de un collar de perlas. Alfonso XIII la compró la perla para Ena. La auténtica perla peregrina fue propiedad de Liz Taylor y hoy se guarda en un museo dedicado a las perlas en el Golfo Pérsico.
  • Pendientes con brillante grueso y brillantes alrededor que van a juego con el collar de chatones.
  • Dos pulseras exactas de brillantes que provienen de una pequeña corona de Cartier que se deshizo en estas dos piezas por lo incómoda que era.
  • Cuatro hilos cortos de perlas grandes que solía ponerse muy a menudo la Reina Victoria Eugenia.
  • Broche de perla grande gris, rodeada de brillantes, del que suele pender la Peregrina.

A estas joyas de pasar podrían incluirse otras tres piezas atesoradas por Doña Sofía, cuyo joyero es de propiedad privada y no de Patrimonio Nacional.

La tiara Mellerio, que perteneció a la Infanta Isabel, la chata, hija de Isabel II, y que Alfonso XIIIregaló a Doña María de las Mercedes en su boda con el conde de Barcelona.

La diadema de perlas de Cartier que también se intercambiaban por zafiros, que fue comprada por Victoria Eugenia en 1920. Don Juan Carlos se la compró a su tía Cristina, que la había heredado de su madre.

La tiara de la Reina María Cristina, de estilo Kokoshnik, que llevaron Doña Pilar de Borbón y su hija, Simoneta, en sus bodas. Fue heredada por Don Juan Carlos.

En este lote no se incluirían dos piezas muy usadas por Letizia: la tiara floral que regaló Franco a la Reina en su boda y la tiara de Victoria Luisa de Prusia, la favorita de Doña Sofía porque se la regaló su madre al casarse. Letizia también se la puso en su enlace. Tampoco se encuentran los rubíes de Niarchos de Sofía que probablemente hereden sus hijas, junto a otras muchas alhajas que le han regalado en los países árabes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon