Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las malas expectativas de Lufthansa hunden su valor en Bolsa

EL PAÍS EL PAÍS 11/06/2014 Luis Doncel

En solo un mes, Lufthansa ha recortado sus expectativas de beneficio para este año en casi un 30%. La aerolínea alemana presentó el pasado mes de mayo unos resultados bastante positivos, y anunció que las ganancias del año 2014 oscilarían entre 1.300 y 1.500 millones de euros. Pero esos planes se han ido al traste muy pronto. La confirmación de que la compañía espera un beneficio operativo de tan solo 1.000 millones ha hundido su valor en Bolsa y ha arrastrado al índice Dax de Fráncfort, que a media mañana perdía poco menos de un 1%.

El anuncio hacía caer a mediodía el valor de las acciones de Lufthansa más del 14%, un desplome difícil de recordar en el sector. Otras compañías del sector dejaban notar el golpe: Air France-KLM ha llegado a perder más del 5% en la Bolsa de París; y en Madrid IAG lidera las pérdidas al dejarse más del 4%.

La fuerte competencia del sector, las huelgas emprendidas recientemente por sus pilotos y la pujanza de las aerolíneas de bajo coste han hecho mella en las cuentas de una empresa que ya había aprobado planes de ajuste para cumplir unos objetivos que ahora se vienen abajo. Lufthansa ya no confía en alcanzar en 2015 unos ingresos de 2.650 millones de euro; el objetivo ahora se queda en 2.000.

“Por desgracia, los riesgos que habíamos mencionado en la presentación de nuestros resultados trimestrales se han materializado”, resumió Simone Menne, la directora financiera de la mayor compañía aérea europea por volumen de negocio. La directiva ha mencionado el aumento de oferta de compañías rivales, entre otras en la zona de Oriente Próximo, y ha anunciado que la compañía se verá obligada a reducir su oferta “sensiblemente” durante el invierno.

La huelga de tres días que en abril paralizó los aeropuertos alemanes ha tenido un impacto de 60 millones de euros sobre el resultado. Otro de los golpes recibidos por Lufthansa fue la decisión del Gobierno de Venezuela de impedir a las compañías aéreas repatriar los beneficios de la venta de billetes.

Este anuncio llega un mes antes de la llegada a la compañía de un nuevo presidente. Carsten Spohr sustituirá a Christoph Franz, que dejará la aerolínea para dirigir la farmacéutica suiza Roche.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon