Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las mejores pulseras de 'fitness' para deshacerte de los kilos extra de Navidad

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 06/01/2017 Álvaro Hernández

Ha llegado la hora de ultimar los polvorones que aún quedan en la despensa e ir pensando en esos soleados días veraniegos en los que el michelín tratará de quitarte protagonismo. Una vez pasadas las fiestas navideñas, es hora de empezar con la operación bikini o, simplemente, de cumplir de una vez por todas con esos típicos propósitos de Año Nuevo que siempre terminan cayendo en saco roto. Si uno de ellos es hacer más deporte o, al menos, abandonar la habitual vida sedentaria, una pulsera de actividad puede ser la compañera de aventuras perfecta.

Mientras llega el momento en el que nos paguen por caminar (y dar nuestros datos a las empresas), y asumiendo que algunos estudios señalan que este tipo de ‘wearables’ son poco útiles en la difícil empresa de perder peso, toca repasar qué ofrece el mercado. Si no para lograr tener un cuerpo escultural, al menos sí para contar con algo en la muñeca que nos motive en lo de hacer ejercicio.

En primer lugar, es necesario tener claro qué esperamos de una ‘fitband’. Si solo pretendemos que haga uso de su acelerómetro para contar nuestros pasos y la distancia diaria que recorremos, a la par que monitoriza la calidad de nuestras horas de sueño, es probable que con uno de los modelos más económicos sea más que suficiente. Además, otras funciones básicas son el control del peso y los avisos de inactividad: cada cierto tiempo sin moverte, tu pulsera puede darte un toque de atención para que levantes el culo de la silla y abandones la vida sedentaria.

Sin embargo, aún con todo ello, puede que pronto tu pulsera de actividad se te quede corta y quieras más prestaciones, como poder sincronizarla con las de tus conocidos o, simplemente, contar con notificaciones en el móvil, ver tu proceso en la pantalla o tener a mano programas específicos de ejercicio.

Aun así, este no es el único factor a tener en cuenta a la hora de elegir una ‘fitband’. Más allá del precio, aspectos como la estética o la comodidad también tienen su peso en este tipo de ‘wearables’, y ahí serán tus gustos los que deban imponerse (siempre con el permiso de tu cartera). Además, puede que te interese buscar una que también sea resistente al agua para no tener que despegarte de ella ni para entrar en la ducha. Ni un paso sin contabilizar.

Las básicas (por menos de 50 euros)

Todas esas funciones elementales de una ‘fitband’ están disponibles en el mercado por poco dinero. De hecho, es posible tener una de ellas por menos de 20 euros: sucede con la primera y popular versión de la Xiaomi MiBand, capaz de registrar pasos, calorías consumidas, calidad del sueño y, además, recibir notificaciones del móvil o hacer las veces de despertador (gracias a su vibración).

Al igual que esta primigenia versión, la Xiaomi MiBand 2 puede ir con sus propietarios a la ducha (e incluso sumergirse hasta media hora a un metro de profundidad). Sin embargo, este segundo modelo duplica su precio para ofrecer a los compradores una pantalla OLED. Algo más de 40 euros por poder ver la hora, las calorías consumidas, los pasos dados, el ritmo cardiaco o la batería del propio dispositivo. En ambos casos, el diseño es sencillo, de plástico y, eso sí, la goma de la correa de la MiBand2 hace que sea más cómoda y flexible.

En esa misma horquilla de precio se encuentran las Up Move de Jawbone y la Misfit Flash, que ofrecen mucho más que las anteriores. Si bien no cuentan con pantalla, los sensores de ambas se pueden extraer para colgarlos en la ropa o en las zapatillas (no sólo de pulseras viven los seguidores de actividad) y, especialmente en el caso de la Misfit Flash, que ahora está en oferta y cuesta solo 12 euros, el diseño es más cuidado. Por su parte, el modelo más básico de Jawbone ofrece consejos de entrenamiento a través de su aplicación. Su precio, en torno a los 40 euros, también la convierte en una de las mejores opciones para los presupuestos más ajustados.

Alrededor de los 100 euros

Por su parte, aquellos que busquen algo más que un aparato que cuente sus pasos (o que quieran hacerlo con un dispositivo discreto que parezca de todo menos una ‘fitband’) tienen también muchas opciones, aunque deberán rascarse algo más el bolsillo. Muestra de ello es el Garmin vívomove, una pulsera de actividad con apariencia de un reloj clásico que cuesta unos 170 euros y se puede sumergir hasta los 50 metros de profundidad.

Este reloj a medio camino entre la ‘fitband’ y el ‘smartwatch’ (en su esfera se da solo la hora y, en una barra, se marca aproximadamente la actividad diaria) encuentra su punto fuerte en su autonomía y en la aplicación asociada a él: todo un año de batería para enviar a la ‘app’ completos datos sobre nuestro progreso físico.

(Garmin) © Proporcionado por El Confidencial (Garmin)

Sin embargo, el elegante y personalizable modelo de Garmin tiene a un duro competidor: más económico, más cómodo, con una aplicación aún más completa y creado por la compañía que, tras la compra de Pebble, parece estar dispuesta a liderar el sector. La Fitbit Alta, disponible en 6 colores distintos, con correas intercambiables y pantalla táctil te ofrece una semana de autonomía por algo menos de 140 euros.

No obstante, esta no es la opción más barata para aquellos que esperan algo más de una ‘fitband’. De hecho, por poco menos de 90 euros es posible hacerse con la española GeeksMe GME1, que no solo mide nuestro sueño o la actividad física, sino que también hace lo propio respecto al rendimiento sexual e incluso tienen un modo ecológico que permite medir el impacto de nuestro día a día en el medioambiente.

Lo quiero todo

Para los más exigentes, el mercado ofrece algunas ‘fitbands’ que superan los 200 euros. La propia Fitbit es muestra de ello: su Blaze aporta un toque más de elegancia, una pantalla táctil a color y, lo que es más importante a la hora de poner los músculos a tono, propone ejercicios en la propia pantalla. Su precio en la web oficial es de 230 euros, y, además, permite controlar la música que escuchamos a lo largo del día.

La Microsoft Band 2 no se puede adquirir en España. © Proporcionado por El Confidencial La Microsoft Band 2 no se puede adquirir en España.

Por su parte, Microsoft ofrece una verdadera joya tecnológica que, eso sí, por ahora no se distribuye directamente en España. Se trata de la Microsoft Band 2, disponible en Amazon por 224 dólares (unos 215 euros al cambio actual) y que trae consigo innumerables sensores: barómetro, detector de radiación ultravioleta y otras herramientas con las que hacer deporte se puede convertir en una verdadera ciencia.

Ahora, solo queda analizar si quieres una ‘fitband’ para que te recuerde que debes levantarte a por un vaso de agua para estirar las piernas o si pretendes llegar con una capacidad física envidiable a los Juegos Olímpicos de 2020. Opciones no faltan, así que todo depende de tu fuerza de voluntad (y del grosor de tu cartera).

(Fitbit) © Externa (Fitbit)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon