Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las mujeres que no tienen miedo a la faja

Logotipo de El Mundo El Mundo 07/06/2014 PATRICIA RIVERA

La ropa moldeadora vive una época dorada. La reinvención de la faja es un hecho y esta nueva generación tiene nombre propio, Sara Blakely. O lo que es lo mismo la creadora de Spanx.

Ella ha conseguido recuperar una prenda denostada como la faja, reinventándola en un imprescindible para sacar el mayor partido a cualquier 'look'. "Cada vez es más habitual el uso de este tipo de prendas entre nuestras clientas", afirman los responsables del 'showroom' . "Muchas veces sentimos complejos que nos limitan a la hora de elegir prendas que nos gustan y, gracias a la vuelta de la ropa moldeadora, nos permitimos vestir de una manera más desinhibida", aseguran.

Las primeras en caer rendidas a sus beneficios fueron las asiduas a la 'red carpet'. Beyoncé, Kim Kardashian o Jessica Chastain son algunas de las 'celebrities' que no pueden ocultar su uso. "Las famosas americanas han tenido un papel clave en el desarrollo de las prendas moldeadoras. Estrellas como Gwyneth Paltrow no han dudado en compartir con sus seguidores que usan Spanx porque tampoco ellas son perfectas", aseguran desde "Se han acercado a su público identificándose con él, y convirtiéndose en mujeres en lugar de ídolos inasequibles".

Pero si antes llevar faja era un tema tabú, ahora, gracias a las nuevas generaciones de ropa moldeadora, se ha convertido en un grito de guerra para muchas. Como la cantante Lily Allen, la última en hacer pública su pasión por esta prenda con un divertido vídeo en su perfil de Instagram ()

En nuestro país las famosas también han perdido el miedo a confesar que la ropa moldeadora es uno de sus secretos de belleza, como hace Patricia Conde en el nuevo 'spot' de Janira.

"Ha habido un cambio imprescindible en el mercado, en los consumidores. Se ha creado una nueva necesidad. Todas hemos tenido contacto directo o indirecto con el 'shapewear'. Esto hace 10 años no era así. Hoy sabemos que con un 'shaper' nos podemos poner cosas que a lo mejor no nos hubiéramos puesto y ante los pequeños complejos que podamos tener con nuestro físico, una prenda moldeadora nos ayuda dándonos seguridad", argumentan en Sandra's Living.

© Proporcionado por elmundo.es

Las tendencias actuales son los otros 'culpables' de la proliferación de colecciones de ropa interior moldeadora: faldas lápiz, minivestidos o los 'jeans' más ceñidos no dan tregua. Y además, esta nueva lencería inteligente ha llegado a la portada de muchas cabeceras de moda, convenciendo hasta a los más escépticos de que atrás quedan las 'braga fajas' y que la nueva generación ofrece confort y al mismo tiempo es bonita y sensual. "Cada vez vendemos más Spanx", aseguran desde Sandra's Living; "y en muchos casos, nuestra clienta se gasta más en su Spanx, que en su vestido."

Pero el 'low cost' también se ha hecho eco de esta corriente, y firmas como Women's Secret, Oysho o SuiteBlanco -que contó con Irina Shayk como imagen de su lanzamiento- venden sus propias líneas 'shape'.

Está claro que la lencería moldeadora -hay que abandonar el concepto faja- ha llegado para quedarse y estar al servicio de la mujer.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon