Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las Palmas, el ejército desarmado de España

Logotipo de El Mundo El Mundo 02/10/2017 CARLOS TORO
© Proporcionado por elmundo.es

En la perfecta mezcla de política y deporte, al fútbol se trasladó el pulso entre el independentismo y su negación. Entre la Generalitat y el Estado. A la Unión Deportiva Las Palmas le otorgó el destino el papel de ejército desarmado de España.

A mayor carga simbólica, tuvo que venir un equipo desde los confines más remotos del territorio nacional para reafirmar al país ante sí mismo y frente a los golpistas. Un territorio que desmentía su insularidad -o sea, su aislamiento en sentido etimológico- para arrogarse, con el consentimiento general, la representatividad común e indiscriminada. El contraste entre la lejanía geográfica y la proximidad sentimental, en sintonía con la legalidad imperante, concedió a la Unión Deportiva, ampliada a Patriótica, la legitimidad ciudadana y el respaldo institucional.

Ningún equipo tan autorizado como él para erigirse en defensor de las esencias democráticas. Canarias también tuvo su octubre independentista cuando, el 22 ese mes de 1964, un abogado tinerfeño, lagunero, llamado Antonio Cubillo, relegado a las escombreras de la Historia, fundó en Argelia el Movimiento Por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC). Una excrecencia del movimiento Canarias Libre, fundado en 1959, de inspiración castrista, simpatizante de una ETA que empezaba su siniestro recorrido y, entre otros encantos, amigo de decorar con pintadas las fachadas del Estadio Insular.

Desde 1976, el MPAIAC delegó la acción violenta del grupo en las Fuerzas Armadas Guanches (FAG) y en los Destacamentos Armados Canarios (DAC), que sembraron la alarma, con bombas caseras, en Las Palmas y Madrid. Hirieron de distinta gravedad a bastantes personas y causaron la muerte de un artificiero en la Universidad de La Laguna.

Cubillo (1930-2012) defendía la pertenencia geológica y étnica de Canarias a África. Gozó de la protección y subvención de varios regímenes del norte y noroeste del continente. Argelia y Marruecos, notoriamente, babeaban ante la posibilidad de anexionarse graciosamente Las Afortunadas.

El Movimiento independentista fracasó ante la indiferencia o la rechifla popular. Una cosa era el rechazo a la dictadura franquista como tanta y tanta gente, y otra el amor a las satrapías norteafricanas, que nadie abrigaba. Además, Marruecos y Mauritania, desalentados, acabaron, en 1978, retirando su apoyo a Cubillo, un izquierdista de opereta.

El partido, sin público, se jugó a medias

. Las gradas despobladas, ese esqueleto de multitudes, eran una metáfora del vacío separatista. Los goles no son votos. La derrota de Las Palmas fue su victoria moral. El Barça sólo tuvo el consuelo de los puntos. Si al menos hubiera marcado Piqué...

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon