Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las perlas del Mundial 2014: Jóvenes sobradamente preparados

El Mundo El Mundo 12/06/2014 ANDRÉS ARAGÓN

No existe mayor escenario que un Mundial de fútbol. Cada cuatro años esta cita sirve como plataforma de lanzamiento para jóvenes llamados a ocupar en el futuro la nobleza del fútbol. Unos llegan a punto de entrar en ebullición, tocando con las yemas el estrellato al que están condenados. Otros recorren todavía los primeros metros, pero Brasil 2014 podría ser también para ellos un carril de aceleración.

Neymar. Brasil. 22 años

Durante el próximo mes no existirá un jugador más vigilado en el planeta fútbol que Neymar. Ésa es el peso que trae consigo ser la gran referencia y esperanza de la selección anfitriona, condición que adquiere un significado especial en Brasil. En una selección construida desde la solidez atrás y la intensidad en la presión, Neymar es la capacidad para lo diferente. Le sobran argumentos en la botas. Suma imaginación y desborde en la banda izquierda, ya sea para zarandear el ataque o amenazar con gol, cualidad especialmente relevante para una pentacampeona sin un gran 'nueve' al que dirigirse. Superó con nota el examen de la Confederaciones, pero el Mundial es un animal distinto. La gran presión, el gran trampolín.

Eden Hazard. Bélgica. 23 años

Explotó en el Lille, no para de crecer en el Chelsea y afronta el Mundial como su oportunidad para consolidarse entre las grandes estrellas. Tiene una facilidad asombrosa para sembrar el pánico en ataque, ya sea arrancando de cara con una magnífica conducción en carrera o recibiendo de espaldas, donde explota otras dos de sus mejores cualidades: su carácter imprevisible y su habilidad para salir por cualquiera de los dos lados. Tiene carácter, descaro, imaginación y gol. Encarna como nadie el fútbol 'sinvergüenza', aunque puede enamorarse en exceso de la pelota. El emblema de la generación de oro belga.

Thibaut Courtois. Bélgica. 22 años

En una Bélgica con expectativas desatadas quizá en exceso, Thibaut Courtois es junto a Eden Hazard el más capacitado para responder a ellas. Ha crecido en la portería del Atlético de Madrid hasta convertirse en uno de los mejores guardametas del mundo, nombre seguro en cualquier podio que quiera dibujarse entre los tres palos. Excelente por alto, sobrado de reflejos y muy curtido aunque mantenga la cara de niño. Quien supere la exigente línea de cuatro que prepara Marc Wilmots, se encontrará con un muro todavía más inabordable. Sostén de las ilusiones del Atlético y billete de Bélgica para responder a las expectativas.

Paul Pogba. Francia. 21 años

El ascenso meteórico de Paul Pogba puede medirse vestido de azul: en sólo un año habrá pasado de ganar el Mundial Sub20 como mejor jugador del torneo a ser uno de los sostenes de la poderosa medular que presentará Francia en Brasil 2014 junto a Yohan Cabaye y Blaise Matuidi. Es un centrocampista de dos direcciones, poderoso en el corte, rápido en el despliegue y con llegada al área. La inmensa capacidad física le permite cubrir grandes espacios y alternar la recuperación de balón con sumas decisivas al ataque, más importantes si cabe para que la medular francesa entre en contacto con la delantera. Deschamps le vigila en corto y exige del último Golden Boy continuidad en el juego, más calma y rigor táctico.

Raphaël Varane. Francia. 21 años

Raphaël Varane encarna junto a Paul Pogba el renacimiento de la selección francesa. La final de Champions tuvo doble valor para el central del Real Madrid: demostró estar recuperado de sus problemas en la rodilla y sobre todo respondió otra vez con nota a un escenario de la mayor exigencia. Por eso no pesarán los galones si es el elegido por Didier Deschamps como soporte del centro de la defensa gala. Atesora inteligencia, rapidez en el cruce y buena colocación, además de sumar una torre más al poderío aéreo francés.

James Rodríguez. Colombia. 22 años

La ausencia de Radamel Falcao vuelca todavía más peso en el ataque de Colombia sobre las espaldas de James Rodríguez -situación que ya ha vivido en el Mónaco-. Es la cara más reconocible de una selección cafetera con aroma a sorpresa. Su deliciosa zurda combina golpeo, visión de juego y asociación, cualidades que agradecerá cualquier combinación de 'nueves' que elija José Pékerman para suplir la ausencia del 'Tigre'. Puede desempeñar sus funciones partiendo desde la banda izquierda o vistiéndose de mediapunta, moviendo con su bota izquierda los hilos del ataque. Cualquier acción a balón parado llevará su nombre.

Marco Verratti. Italia. 21 años

Durante un tiempo la objeción de Cesare Prandelli a Marco Verratti fue el exceso de juventud, nada que no se curara con el tiempo. Lo grave era el siguiente 'obstáculo', pues en la mente del técnico italiano se llamaba Andrea Pirlo. Tanto se ha señalado al centrocampista del PSG como heredero del bárbaro jugador juventino que el seleccionador tardó en ver que los dos pueden tener sitio sobre el campo. Le tocó demostrarlo a Verratti, que tiró de versatilidad en los últimos amistosos para aceptar un papel secundario en la organización a cambio de moverse por todo el centro del campo y aportar dinamismo sin escatimar la garra de gran competidor.

William Carvalho. Portugal. 22 años

La irrupción de William Carvalho en el último año puede obligar a que Paulo Bento busque un sitio para él en su once. Es un centrocampista defensivo con un físico imponente, una bestia al choque que suple la aparente falta de velocidad con un buen sentido de la colocación. Es poderoso y una ayuda inestimable para los centrales. Su mayor limitación está en la pelota, con la que guarda un trato que no pasa de lo cordial: recupera y toca en corto para que sean otros los que la lleven arriba. Nada que impida que los grandes del fútbol europeo ya tengan la mirada puesta en este jugador de origen angoleño.

Ross Barkley (20 años) / Raheem Sterling (19 años). Inglaterra

Después de firmar una gran temporada en la Premier, los minutos de Ross Barkley y Raheeem Sterling con Inglaterra dependerán de la valentía de Roy Hodgson. Los dos padecen un deseo irreprimible de lanzarse al frente, cualidad muy necesaria para los 'pross'. Confrontación en el caso del primero, vértigo en el caso del segundo. El del Everton se mueve gracias a un motor potentísimo, mientras que el del Liverpool puede agradecerle a Brendan Rodgers que en los últimos meses le colocara detrás del delantero, como punta de una formación en diamante, pues ayudó a descubrir que no sólo sabía explotar su punta de velocidad pegado a la banda.

Serge Aurier. Costa de Marfil. 21 años

El Mundial de Brasil ha sido marcado como la fecha límite para el asombro de la generación de Didier Drogba, pero también verá asomar la cabeza de la nueva hornada de 'elefantes'. Entre ellos destaca Serge Aurier, lateral derecho del Toulouse que destaca por su incontenible despliegue físico por el costado. Se incorpora continuamente al ataque y no sólo para apoyar a los delanteros, sino que también tiene peligro de gol. Puede jugar también como central, aunque el puesto donde será más necesario para Sabri Lamouchi es el costado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon