Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las pintadas blasfemas que caldearon el asalto de Rita Maestre a la capilla

ABC ABC 23/02/2016 Tatiana G. Rivas

Pintadas en la fachada de la capilla

Pintadas en la fachada de la capilla
© Diario ABC

Rita Maestre centró su defensa frente al micrófono del Juzgado de lo Penal número 6 el pasado jueves en que el asalto a la capilla donde participó se trataba de una «protesta pacífica». También la calificó de «espontánea», sin estar programada y donde no se pretendía ofender los sentimientos religiosos de nadie.El objetivo de aquella acción del 10 de marzo de 2011, afirmó, era denunciar la permisión de estos lugares de culto en una universidad pública dentro de un Estado aconfesional. Las imágenes se corresponden con las pintadas que aparecieron dos días antes de la irrupción en el oratorio en la fachada de la capilla. Algunos de estos mensajes blasfemos fueron los que se corearon dentro y fuera del templo («arderéis como en el 36» y «sacar vuestros rosarios de nuestros ovarios»).

Ante esta estampa con la que amaneció la Universidad Complutense de Somosaguas aquel 8 de marzo de 2011, coincidiendo con el día e la mujer, algunos alumnos y profesores tomaron fotografías.El autor de estas instantáneas, un docente, se quedó sorprendido. «Nunca antes había ocurrido algo así», revela. Las pintadas en morado, como el color de Podemos, en rosa y negro apenas duraron dos horas en la pared. El rector, entonces José Carrillo, mandó limpiarlas rápidamente. «Junto a la entrada pusieron ‘cerdos pederastas’. La ofensa fue tachada», indica.

Después de escuchar las declaraciones de la vista oral, este profesor, que define su ideología como de izquierdas, no da crédito a que los acusados y algunos de los testigos dijeran que no estaba preparado. «Entonces había un ambiente de exaltación que continuó hasta que aquella hornada de estudiantes salió del campus. Ahora ya los tenemos en los gobiernos como concejales becarios», sostiene el educador, quien prefiere mantener su anonimato para evitar «represalias». Este hombre ha sacado a la luz las fotografías para que se compruebe que se trataba de un «acoso programado». «Este acto formaba parte de las peleas intestinas entre la izquierda de la universidad para ver quién era más de izquierdas. Querían forzar al rector a eliminar esta capilla, cosa que no consiguieron porque se trataba de un convenio firmado con el Arzobispado», narra el maestro.

Las pintadas fueron la antesala del asalto y se realizaron en la noche del 7 de marzo. La Policía local de Pozuelo de Alarcón interceptó a cuatro individuos y los identificó como presuntos autores de los grafitis. Pese a que salieron a la carrera cuando vieron a los agentes, no se pudo demostrar su implicación. Los funcionarios les dieron el alto a 150 metros de las pintadas. Uno de ellos portaba un espray. Algunos tenían las manos manchadas de pintura. Entro los filiados se encontraba el hermano de Íñigo Errejón, Guillermo, quien formaba parte de la asociación universitaria Contrapoder, la entidad que organizó la acción de la capilla, y a la que también pertenecía Rita Maestre. Uno de los fundadores de esta plataforma, en 2006, fue Pablo Iglesias. Guillermo Errejón declaró como testigo en el juicio de la portavoz municipal y de Héctor Meleiro, quien iba en la lista de Podemos a la Comunidad de Madrid. El hermano del número dos de la formación morada dijo que no participó en el acto y que no había convocante de la acción: ni persona ni organización. La juez del caso, Esther Arranz, emitirá su veredicto en los próximos días y se conocerá la versión a la que da crédito.

MÁS EN MSN

-El mar se elevó en el siglo XX más rápido que en los 3.000 años anteriores

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon