Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las placas de la deshonra

El Mundo El Mundo 10/06/2014 S. M.

El Ayuntamiento de Benlloch (Castellón) ha sido el primer municipio de la Comunidad Valenciana en ordenar la retirada de las placas conmemorativas en las que se menciona al ex presidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra y al ex conseller de siete departamentos de la Generalitat Valenciana Rafael Blasco tras ser condenados por fraude: el primero defraudó a la Hacienda Pública y el segundo a las ayudas a países en desarrollo.

El alcalde de Benlloch, el socialista Ángel Ribés, ha explicado que el equipo de gobierno solo ha trasladado a un decreto de alcaldía lo que la gente planteaba en la calle, la desazón de ver las placas conmemorativas de varias inauguraciones cuando los nombres tanto de Carlos Fabra Carreras como Rafael Blasco Castany les provoca desmerecimiento y deshonor. "No merecen ninguna distinción puesto que ya han sido condenado", expresa.

Además, el gobierno de Benlloch ha trasladado también a sus compañeros de Diputación la iniciativa, para que el Partido Socialista plantee la medida en el Ayuntamiento de Ayuntamientos, y que se debata en pleno de la institución provincial.

© Proporcionado por elmundo.es

En concreto, el municipio ha retirado cuatro placas: tres de la Diputación de Castellón cuando la presidía Fabra y una que se colocó "por orden de la Conselleria de Rafael Blasco para inaugurar la agencia Amics, que en su momento corrió a cargo del ex director general de Blasco, Josep María Felip, también condenado en el caso Cooperación", comenta el primer edil.

La agencia Amics, el Hogar del jubilado, el frontón municipal y el polideportivo dejan de tener cualquier referencia a la persona pública que se adjudicó la obra. "Los políticos que se erigen como los autores de obras entienden muy mal la función pública. Un político no hace, sino gestiona, y un político no paga nada, son los ciudadanos con sus impuestos. En estos dos casos, además, no podemos permitir honrar a unas personas que han defraudado con dinero de todos", reprocha.

Las placas conmemorativas se guardan en el almacén municipal, "como historia", junto a otras retiradas en años anteriores "que también honraban al caudillo", concluye Ribés.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon