Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las prótesis, un accesorio de moda gracias a la impresión 3D

El Mundo El Mundo 09/06/2014 MARÍA CLIMENT

Por qué una prótesis debe ser lo más realista posible? ¿Por qué intentar ocultarla? ¿Por qué no hacer todo lo contrario? Estas preguntas rondaban por la cabeza del ingeniero sevillano Manuel Boza desde que sufrió una amputación por encima de la rodilla a los 16 años. Ahora acaba de lanzar la solución para todas aquellas personas que, en lugar de avergonzarse de su prótesis, quieren lucirla como un complemento de moda más. Con la ayuda de la impresión 3D, su empresa UNYQ es capaz de producir cualquier diseño, por muy «loco» que sea.

Cuando Boza fue amputado hace ya 20 años, tomó una decisión: trabajar para mejorar las prótesis del mercado. Se formó como ingeniero y se especializó en robótica. Trabajó en dos grandes empresas del sector donde fue absorbiendo las posibilidades de la tecnología para su misión. Fue cuando ocupaba el cargo de director de ventas de Össur (segunda compañía mundial de prótesis) para Europa Meridional donde descubrió las posibilidades de la impresión 3D. Era justo lo que necesitaba para dar forma a la idea que desde adolescente le rondaba por la cabeza. La oportunidad vino tras asociarse con Eythor Bender, su antiguo jefe de Össur. Juntos han lanzado UNYQ, una empresa de carácter global, con una sede en Sevilla y otra en San Francisco.

Boza no tardó en adaptarse a la movilidad de la prótesis, pero nunca le llegaron a gustar los acabados cosméticos de silicona y PVC que se ofrecían a los amputados. Todas las opciones intentaban simular la piel humana, pero acababan ofreciendo un aspecto «postizo». ¿Por qué seguir intentando engañar a la vista cuando el resultado final todavía estaba lejos de la realidad? El emprendedor decidió entonces poner patas arriba la oferta del mercado. Si las grandes empresas buscaban imitar la piel, él haría todo lo contrario: potenciaría su uso como elemento decorativo. «Hemos querido hacer lo mismo que con las carcasas de los móviles», afirma a INNOVADORES.

© Proporcionado por elmundo.es

UNYQ fabrica carcasas (o 'fairings') para prótesis, aportándoles «el volumen que les falta». La unión de los dos componentes es «muy sencilla», con cuatro tornillos, se pueden montar en un minuto y lo pueden hacer hasta los más pequeños de la casa. La empresa ha encontrado a su mejor aliado en la impresión 3D. «Nos permite hacer cualquier diseño, por loco o creativo que sea», indica. Con otras tecnologías resultaría «muy costoso» personalizar las prótesis.

Para empezar, la empresa ha lanzado 25 colecciones para hombre, mujer y niño. Pero puede hacer cualquier cosa. Para un cliente, por ejemplo, han creado una prótesis con una bandera y frases en vinilo. También reciben las propuestas de sus usuarios y las incluyen en su catálago. «Una persona nos pidió un 'fairing' con aspecto de coche de carreras: 'si nunca voy a tener uno, al menos que esté en mi pierna', nos dijo», comenta Boza.

La impresión 3D también es perfecta para sus prótesis porque funciona con materiales resistentes como los que se necesitan en estos casos. En concreto, la empresa utiliza como material la poliamida, un plástico técnico «muy resistente a golpes». De hecho, el producto está diseñado para caminar e incluso para practicar senderismo por cuestas, rampas y montañas, así como para deportes y ejercicio físico moderado. En el futuro, prevén trabajar con otros materiales como plata, acero, tejidos y hasta cuero.

Otras de las grandes diferencias de UNYQ respecto a la competencia, junto a la personalización, es la volumetría. Durante dos años, el equipo ha ideado un sistema que les permite crear prótesis «simétricas» con la pierna sana. De esta forma, los clientes sólo tienen que enviar fotos de frente, de perfil y traseras de su pierna y algunas medidas. A partir de ahí, la compañía es capaz de tomar esa información y transformarla en volumen.

UNYQ está creando una auténtica comunidad alrededor de su idea. Deportistas paraolímpicos, como Lacey Henderson, están prestando su imagen para animar a otras personas amputadas a lucir sus protésis como un complemento de moda más. «No nos importa si son olímpico o no, lo que queremos es a gente interesante que les guste enseñar el producto», señala Boza.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon