Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las protestas amenazan el Mundial

El Mundo El Mundo 12/06/2014 EFE

A un día del comienzo del Mundial, la atención de autoridades y aficionados está puesta tanto en los partidos, como en las protestas que pueden irrumpir durante el torneo y sobre todo en los pequeños grupos de manifestantes que en varias ocasiones han conseguido empañar las marchas pacíficas.

En los últimos meses, diferentes grupos han amenazado con salir a las calles durante el Mundial, que comienza el jueves en Sao Paulo, para expresar su rechazo contra la organización del torneo y los elevados gastos de su celebración.

Protestas similares han sido realizadas desde inicios de año, aunque no han alcanzado la dimensión multitudinaria de junio del año pasado, cuando millones de personas salieron a las calles de forma espontánea durante la para reclamar mejores servicios públicos, como transporte, sanidad y educación.

Tras sorprender al mundo, las protestas prosiguieron en los meses posteriores a la Copa Confederaciones y algunos grupos prometen que persistirán durante y después del Mundial.

Desigualdad

Además de las manifestaciones contra el Mundial, en los últimos meses sindicatos y movimientos sociales, como el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo, han aprovechado la expectativa mediática generada en torno a la competición para rescatar históricas reivindicaciones.

Profesores, policías, Sin Techo, indígenas, entre otros, han organizado manifestaciones en las últimas semanas para captar la atención de las autoridades y poder negociar sus reivindicaciones laborales o sociales.

"Hay un conflicto social que nunca fue solucionado. Se trata de un país muy desigual, con intereses múltiples y que muchas veces chocan entre sí", explica el sociólogo Emerson Ricardo Girardi, profesor de la universidad brasileña FAAP.

"En un momento como el actual, en el que las informaciones fluyen rápido, los conflictos son cada vez más evidentes. Las manifestaciones revelan ese contraste cada vez mas perceptible por la sociedad brasileña", añadió.

Dudas sobre la seguridad

A pesar de las reiteradas protestas, los brasileños y extranjeros que viven en el gigante latinoamericano han aprendido a convivir con ellas y consideran, en la mayoría de casos, que no suponen un problema de seguridad.

"Las manifestaciones no me preocupan porque suelen concentrarse en zonas específicas de la ciudad fácilmente evitables", aseguró el arquitecto español Jesús Díaz, quien vive en Sao Paulo desde hace más de dos años.

© Proporcionado por elmundo.es

Tras llegar a acuerdos con diferentes colectivos, el Gobierno espera menores manifestaciones, pero la gran preocupación ahora son las huelgas con las que diferentes sindicatos quieren aprovechar la inminencia del Mundial para fortalecer sus reivindicaciones.

Los transportes se paralizan

Los transportes públicos son la piedra angular de las protestas. Los trabajadores de estos servicios son conscientes de la importancia de su labor durante el mes de competición y todo apunta a que no dejarán pasar la oportunidad para hacer reclamar mejoras en sus condiciones laborales y salariales.

Apenas unas horas antes de la ceremonia de inauguración, varios colectivos han anunciado paros que afectarán al funcionamiento de los transportes en ciudades que albergarán partidos de la competición.

En Rio de Janeiro, han confirmado una huelga de 24 horas para este jueves. En concreto, se verán afectados el aeródromo internacional de Galeao, la terminal para vuelos nacionales Santos Dumont y el aeródromo de Jacarepaguá, según el Sindicato Municipal de los Trabajadores del Sector Aéreo de Río de Janeiro (Simarj).

Con su protesta, pretenden hacer presión para lograr aumentos salariales, elevar la ayuda para alimentación y un subsidio por el trabajo adicional durante el Mundial. La Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac) ha informado en un comunicado de que está atenta a la situación "y a los eventuales impactos en las operaciones".

Casi al mismo tiempo, los agentes de circulación de Fortaleza -una de las 12 sedes de la competición- han informado de que pararán su actividad laboral los días en los que haya partido en la ciudad. Según el Sindicato de los Servidores y Empleados Públicos Municipales Fortaleza (Sindifort), el 30 % del total de los 380 agentes de circulación de Fortaleza, capital de Ceará, prestarán servicio durante los días de paralización, que serán el 14, 17, 21, 24 y 29 de junio y el 4 de julio.

No obstante, la operación policial en el entorno del estado mundialista Arena Castelão, donde se disputarán seis partidos, estará asegurada, según el sindicato. Entre las principales demandas de los agentes está una mejora de las condiciones de trabajo, un reajuste salarial y una disminución de la jornada laboral.

En las últimas semanas también se registraron huelgas de conductores de autobuses públicos en las principales ciudades del país, en tanto que el estuvo paralizado por cinco días. En este caso, los sindicalistas han retirado la amenaza de huelga que estaban planeando para este jueves y han confirmado que el suburbano estará operativo para el comienzo del campeonato.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon