Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las protestas de Brasil ensombrecen el Mundial

La Vanguardia La Vanguardia 13/06/2014 Tatiane Aquim

Cinco de las 12 ciudades sede del Mundial de Brasil 2014 han concentrado manifestaciones este jueves, fecha de apertura del evento futbolístico del año. En Sao Paulo hubo tres protestas, dos de ellas junto al estadio Arena Corinthians, donde se jugaba el Brasil-Croacia. Río de Janeiro, Belo Horizonte, Fortaleza y Porto Alegre también se han despertado con el sonido de las proclamas "Fifa Go Home", "¿Copa para quién?" y "Nuestra Copa está en la calle". Las protestas se han concentrado en los centros urbanos con el objetivo de complicar el tráfico.

El actual movimiento organizado en las calles está marcado por un doblete entre movimientos sociales y sindicatos, y tiene directrices más específicas, aunque tenga la participación de grupos de tendencia anarquista, como el grupo #NãoVaiTerCopa.

En las manifestaciones que tuvieron lugar el lunes, los miembros del sindicato de metro de Sao Paulo, ganaron el apoyo de muchos movimientos sociales. La intención de los activistas era usar la demanda de mejores salarios como excusa para conseguir una protesta generalizada, como ocurrió en la Copa Confederaciones en 2013.

Por su parte, la FIFA dice no estar preocupada por las protestas y sigue afirmando que todo saldrá según lo previsto. "No están protestando por la Copa del Mundo, la están utilizando para protestar por lo que es muy necesario, como educación y salud", dijo el presidente del Comité Organizador del Mundial, Ricardo Trade.

La ola de protestas en Brasil se remonta a junio de 2013, cuando los gobiernos de las principales capitales del país decidieron aumentar el precio del billete sencillo de transporte de 0,20 a 3,20 reales brasileños (1 real brasileño equivale a 0,33 euros). La población pronto se articuló y salieron a las calles para protestar contra el aumento del valor del transporte y otros servicios públicos que no tienen relación con la FIFA.

La policía respondió con violencia al intentar detener las protestas, diciendo que los manifestantes eran matones, pero las imágenes y vídeos mostraron que la mayor parte del movimiento era pacífico.

Enronces hubo protestas en 12 capitales y al menos en otras 16 ciudades. Los manifestantes siguen protestando por el coste del Mundial, la corrupción y la mala calidad del servicio público.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon