Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las ratas también son capaces de arrepentirse de sus actos

La Vanguardia La Vanguardia 09/06/2014 null

Madrid. (Europa Press).- Una nueva investigación revela que las ratas muestran remordimientos, un comportamiento cognitivo considerado fundamentalmente humano. Los resultados del trabajo desarrollado por el Departamento de Neurociencias de la Universidad de Minnesota han sido publicados en la revista Nature Neuroscience.

Para medir el comportamiento cognitivo del remordimiento, David A. Redish, profesor de neurociencia y su alumnos Adam Steiner, partieron de las definiciones formuladas en el pasado por economistas y psicólogos.

"El arrepentimiento es el reconocimiento de que se ha cometido un error, que si hubieras hecho algo más habría sido mejor", dijo Redish. "La parte más difícil de este estudio era separarlo de la decepción, que es cuando las cosas no son tan buenas como cabría haber esperado. La clave para distinguir entre los dos fue dejar que las ratas escogieran qué hacer".

Redish y Steiner desarrollaron una nueva tarea que suponía preguntar a las ratas cuánto tiempo estaban dispuestas a esperar para conseguir ciertos alimentos. "Es como esperar en la cola en un restaurante", dijo Redish.

"Si la cola es demasiado larga en el restaurante de comida china, entonces te rindes y te vas a un restaurante de comida india en la calle". En esta tarea, a la que llamaron "Restaurant Row," a la rata se le presenta una serie de opciones de comida, pero tiene un tiempo limitado en cada "restaurante".

Los resultados de la investigación muestran que las ratas estaban dispuestas a esperar más tiempo para ciertos sabores, lo que implica que tenían preferencias individuales. Como se podían medir las preferencias individuales de las ratas, Steiner y Redish podrían medir buenas ofertas y malos tratos. A veces, las ratas saltaron un buen trato y se encontraron frente a un mal acuerdo.

"En los seres humanos, una parte del cerebro llamada corteza orbitofrontal se activa durante el arrepentimiento. Encontramos en ratas que reconocieron que habían cometido un error indicadores en la corteza orbitofrontal representando la oportunidad perdida. Curiosamente, la corteza orbitofrontal de la rata representaba lo que la rata debería haber hecho, no la recompensa perdida. Esto tiene sentido porque no me arrepiento de lo que no recibiste, te arrepientes de lo que no hiciste", dijo Redish.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon