Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las televisiones acusan a Rojadirecta de lucrarse con las casas de apuestas

El Confidencial El Confidencial 14/04/2016 Pablo López. Vigo

Cualquiera que haya seguido algún partido en Rojadirecta habrá visto cómo se le abrían en la pantalla webs y más webs de casas de apuestas. Ahí radicaba el gran negocio del portal, según las televisiones que han llevado ante los tribunales a la empresa Puerto 80 Projects por lesionar sus derechos de emisión de los encuentros de Liga y Champions. Si la semana pasada fue Movistar Plus la que se las vio con la compañía del coruñés Igor Seoane ante un juez de A Coruña en una audiencia previa, este miércoles le tocó el turno a Mediapro. La titular del juzgado de lo Mercantil número 2 ha fijado para el 5 de octubre la vista oral.

Ese día comparecerá como testigo de la acusación un representante de las casas de apuestas que se anunciaban en la web, un testimonio con el que Mediapro espera desmontar la tesis de Seoane de que su portal ofrecía los partidos de forma prácticamente altruista, a modo de un YouTube del fútbol. La juez aceptó también las declaraciones de un representante del grupo de comunicación y de un perito de DTS, la empresa que posee los derechos que Canal Plus ha traspasado a Movistar Plus. La magistrada rechazó en cambio la petición de que comparecieran en la vista oral el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, y su director general, Javier Gómez Molina, porque “en nada contribuye a la aclaración de los hechos controvertidos” del caso.

La empresa de Seoane ofreció el fútbol de forma gratuita durante diez años, pero el pasado enero tuvo que dejar de hacerlo después de que los juzgados de A Coruña confirmasen el cierre de la web como medida cautelar. Aunque los partidos ya no se pueden seguir desde rojadirecta.com, las dos causas siguen adelante en paralelo para exigir compensaciones económicas. Las llevan sendos jueces de lo Mercantil de A Coruña, donde tiene su sede Puerto 80 Project. El caso de Movistar Plus quedó aplazado la pasada semana para que las partes puedan analizar nuevos peritajes presentados por la demandada. En el de Mediapro no fue así. La juez rechazó los nuevos informes, decidió las pruebas admitidas y puso fecha para el juicio.

La titular del juzgado de lo Mercantil descartó así distintos dosieres periciales económicos e informáticos presentados por la empresa que gestionaba Rojadirecta debido a la tardanza en la presentación de esa documentación, un retraso que Mediapro atribuye a una maniobra dilatoria. Según la juez, no se ha cumplido con los “cauces procesales establecidos”, ya que debería haberse presentado la prueba en cuanto se tuviese acceso a ella, por lo que considera que “no está amparada por la ley”. La magistrada sí admitió la declaración de su gerente, que actuaba como colaborador externo, y de un perito, ambos propuestos por el letrado de la web.

Documentos fuera de plazo

La juez opina que Rojadirecta pudo haber presentado los informes en el momento que se presentó la demanda, en julio de 2015, pero optó por aplazar la entrega hasta días antes de la celebración de esta audiencia previa. “Se han llevado al límite los plazos procesales, los meses que han pasado son excesivos”, considera la magistrada, para quien tanto la representación de la empresa Puerto 80 Projects como el letrado que representa a su administrador, Igor Seoane, no han aportado “justificación alguna” por no haber presentado en plazo dicha prueba.

En la audiencia previa de este miércoles, el representante de Puerto 80 Projects alegó que la desestimación de los informes que pretendía aportar le causa “indefensión”, ya que los considera clave. Repecto a la actividad de Rojadirecta, afirmó que los enlaces de la web provienen de “fuentes ajenas” e insistió, al igual que hizo cuando se debatieron las medida cautelares, en que no mantiene ninguna vinculación con los recursos enlazados, que dependen de “terceros independientes”. “Mi cliente retira los enlaces cuando se le requiere”, explicó el letrado en la audiencia previa.

Griezzman celebra el segundo gol del Atlético de Madrid en la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones. (Reuters) © Proporcionado por El Confidencial Griezzman celebra el segundo gol del Atlético de Madrid en la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones. (Reuters)

En los dos juicios que se abrirán contra Rojadirecta se determinarán las cantidades que la empresa deberá pagar a las empresas que poseen los derechos de la Liga y la Champions, entre otras competiciones, aunque los cálculos de las televisiones afectadas cifran los daños patrimoniales en 500 millones de euros anuales. Según diversas estimaciones, Puerto 80 Project llegó a alcanzar en su apogeo un valor de 112 millones de dólares, pero en la actualidad carece de actividad. Un mensaje en su otrora activísima web afirma que sus servicios están suspendidos en España sólo “temporalmente”. “Te esperamos aquí, como siempre, muy pronto”, añade el portal.

Igor Seoane Miñán, hijo de un conocido industrial coruñés del sector textil, fundó el sitio hace una década, cuando apenas tenía 20 años y ya era conocido por sus amigos por sus habilidades para la informática. Hasta el cierre, la polémica web recibía anualmente cien millones de visitas al año, lo que según los denunciantes le permitía generar unos cuantiosos ingresos en concepto de publicidad.

Meses antes de que el caso llegara a los juzgados de A Coruña, un juez de lo Mercantil de Madrid ordenó cautelarmente el cese inmediato de la web y de la divulgación de enlaces de cualquier tipo, así como el acceso al visionado en directo o en diferido de los partidos de fútbol producidos o emitidos por Mediapro. En caso de incumplimiento, daba orden a todos los proveedores de internet españoles de bloquear el acceso al sitio web.

Seoane solicitó entonces el cambio judicial a A Coruña, dado que su empresa tiene su sede en el municipio de Arteixo, una petición que las televisiones afectadas consideraron una “maniobra dilatoria”. Aunque ganó tiempo, el auto de medidas cautelares decretado en noviembre se aplicó de forma casi inmediata, lo que puso punto final a las polémicas emisiones a través de Rojadirecta.

El ex árbitro Collina, imagen icónica de Rojadirecta © Externa El ex árbitro Collina, imagen icónica de Rojadirecta
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon