Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las universidades están divididas sobre la huelga estudiantil pro-referéndum

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 28/09/2017
Estudiantes a las puertas de la Universitat de Barcelona informan a la gente a saber sus colegios donde votar además de recaudar dinero para la caja de resistencia © Image LaVanguardia.com Estudiantes a las puertas de la Universitat de Barcelona informan a la gente a saber sus colegios donde votar además de recaudar dinero para la caja de resistencia

Las universidades catalanas han reaccionado de formas distintas a la huelga convocada por la plataforma Universitats per la República, y que secundan la mayoría de sindicatos y asociaciones estudiantiles así como muchos profesores y personal administrativo, para los próximos días 28 y 29 de septiembre en apoyo del referéndum del 1 de octubre.

La mayoría se han decantado por mantenerse al margen, mantener la actividad docente y, al mismo tiempo, recomendar o pedir a los profesores proteger el derecho a huelga no fijando entregas de trabajos o exámenes para estos dos días. Sin embargo, ha habido posiciones de apoyo total.

La mayoría se decantan por mantenerse al margen, mantener la actividad docente y pedir a los profesores proteger el derecho a huelga no fijando entregas de trabajos o exámenes

Es el caso del rector de la Universitat Pompeu Fabra, que ha optado por suspender las clases y toda actividad académica. En comunicado, Jaume Casals ha justificado su decisión en la “situación excepcional” que vive la sociedad catalana y “movido por la necesidad de dar una respuesta en defensa de las instituciones catalanas, los derechos fundamentales y la democracia”.

Entre otros motivos, el rector aduce que vela por la “buena convivencia” y “seguridad” del conjunto de la comunidad universitaria” y ha expresado finalmente su apuesta por “una respuesta política” a los “problemas políticos” que excluya “la represión”.

Jaume Casals, rector de la UPF © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Jaume Casals, rector de la UPF Jaume Casals, rector de la UPF(Àlex Garcia)

Sin ser tan contundentes, las universidades de Girona y Vic han expresado su apoyo claro a las manifestaciones de los estudiantes de estos días. La UdG convoca una segunda movilización para el viernes a las 12.30. Tanto el consejo rector como los estudiantes han secundado dicha concentración. De igual forma, la UVic ha convocado para este jueves a las 10.00 horas.

Las otras cuatro grandes universidades catalanas, la Universitat de Barcelona (UB), la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) la UPC (Universitat Politècnica de Catalunya y la URL (Universitat Ramon Llull), coinciden en su posicionamiento. Mantienen la actividad académica pero piden prudencia al profesorado, especialmente en el caso de actividades de avaluación.

El rector de la UPF suspende las clases “movido por la necesidad de dar una respuesta en defensa de las instituciones catalanas, los derechos fundamentales y la democracia”

En el caso de la UB, añaden que se reservan la opción de suspender actos, clases o incluso centros si fuera necesario. Hay que recordar que el edificio histórico de esta universidad ha sido ocupada estos últimos días en protesta por las actuaciones del Estado en Catalunya precisamente por miembros de la plataforma que convoca la protesta. En la UB, se asume que muchos profesores no van a hacer clase pero prefieren mantener la actividad en las aulas. Asimismo, se pide a los docentes que eviten fijar las entregas de trabajos y exámenes estos días para “facilitar el ejercicio del derecho de huelga”.

Por su parte, el consejo de gobierno de la Autónoma ha subrayado que mantiene la actividad docente “en cumplimiento de su compromiso académico y de investigación como universidad pública”. La UPC también mantendrá la actividad pero va un poco más allá al pedir a los profesores “flexibilidad” en toda actividad académica, es decir, evitar en lo posible toda actividad innecesaria.

La Ramon Llull y la Universitat Rovira i Virgili fijan la misma posición, mientras que la Universitat de Lleida constituye toda una excepción al coincidir los dos días de huelga con dos festivos, mañana elegido por la propia universidad y el viernes, de la ciudad. De hecho, la manifestación de estudiantes en Lleida y el parón de algunas clases ya se ha producido este miércoles en la capital ilerdense.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon