Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lavrov, indignado por insultos del ministro ucraniano a Putin

La Vanguardia La Vanguardia 15/06/2014 null

Moscú, 15 jun(EFE).- El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, se declaró hoy "especialmente indignado" por el insulto proferido por su homólogo ucraniano, Andréi Deshitsa, al presidente de Rusia, Vladímir Putin.

El jefe de la diplomacia ucraniana se sumó ayer a los manifestantes que habían atacado la embajada rusa en Kiev, en una ofensiva canción en la que llamaron "cara de polla" al presidente ruso.

"Me ha indignado especialmente que, junto a los que protestaban frente a la embajada rusa, el ministro interino de Exteriores ucraniano Andréi Deshitsa, (...) se permitió una declaraciones que se salen del marco de los códigos de comportamiento", lamentó Lavrov en declaraciones a los periodistas rusos.

Agregó que no sabe "cómo podrá relacionarse a partir de ahora" con ellos el ministro ucraniano, que anoche se acercó a la embajada rusa en Kiev para aplacar los ánimos de las personas que habían arrojado adoquines, paquetes explosivos y un cóctel molotov contra la legación de Moscú.

"Entiendo que tiene de quién aprender, ya que aquellos que apoyan a las autoridades ucranianas actuales en Washington tampoco se cortan a la hora de lanzar alguna palabra soez. Pero, en cualquier caso, un diplomático como Deshitsa debe elegir las palabras", recalcó Lavrov.

El propio Deshitsa justificó su insulto a Putin al decir que era la única manera de salvaguardar la embajada rusa y lograr que los manifestantes más radicales dejaran de atacar el edificio.

La manifestación para protestar por el apoyo de Moscú a los separatistas del sureste de Ucrania se convirtió anoche en un ataque contra la sede de la embajada rusa.

Los asistentes volcaron los automóviles diplomáticos aparcados frente a la legación y lograron descolgar la bandera rusa que ondeaba en el edificio, en medio de la pasividad de las fuerzas antidisturbios que se encontraban en las inmediaciones.

La mayoría de los congregados, que exigían el "fin de la injerencia de Rusia en los asuntos internos de Ucrania", se dispersó pasada la medianoche.

Ayer, al menos 54 soldados ucranianos murieron a manos de los rebeldes prorrusos, 49 de ellos tras ser derribado un avión militar, en la jornada más negra para las fuerzas gubernamentales desde el inicio hace dos meses de la operación antiterrorista en el sureste del país.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon