Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Leiden, el paraíso de los tulipanes

La Vanguardia La Vanguardia 07/05/2014 Sílvia Colomé
Leiden, una opción ideal para conocer la Holanda de los tulipanes. © Getty Leiden, una opción ideal para conocer la Holanda de los tulipanes.

¿De qué tiene forma un tulipán? Turcos y persas lo vieron claro, de turbante. Y de ahí deriva el nombre con el que es conocida esta flor que vinculamos a Holanda, aunque su origen cabe buscarlo en otras latitudes, como en Oriente Medio. Fue en la Edad Moderna, a finales del siglo XVI,  que el científico y horticultor Carolus Clusius plantó el primer bulbo de la flor en el Hortus Botanicus de Leiden, fundado por él mismo. Así nació la tulipomanía que ha acabado convirtiendo Holanda en el gran país del tulipán. Sus campos de cultivo se llenan de multitud de colores durante la primavera, dibujando uno de los espectáculos más bellos de la naturaleza.

Para descubrir la Holanda de los tulipanes es recomendable asentar el campo base en Leiden, una ciudad universitaria llena de vida, patria de esos primeros tulipanes que vieron la luz holandesa. Antes de adentrarnos en sus campos, conviene visitar el histórico Hortus Botanicus, el jardín botánico más antiguo de Holanda, donde además de tulipanes, florecen más de 10.000 plantas de todo el mundo, el legado de Carolus Clusius, cuyo jardín original se ha reconstruido en uno de los espacios centrales.

Para constatar la pasión que las flores despiertan en los holandeses y, en concreto, en los habitantes de Leiden, vale la pena adentrarse en los antiguos patios compartidos de sus casas, los llamados Hofjes. Una ruta ayuda a descubrir los 35 que cuidan los vecinos, adornados de plantas y llenos de rincones donde impera el silencio y la contemplación.

Otra de las rutas más importantes de Leiden es la que recorre los primeros años de vida de Rembrandt. La ciudad natal del pintor le recuerda señalando diferentes espacios que fueron importantes durante su infancia y juventud, como su casa natal frente a la cual hay un parque con una estatua del artista en plena creación pictórica.

Leiden, como ciudad universitaria, respira creatividad. Otro recorrido lleva al visitante a descubrir más de un centenar de poemas escritos en multitud de lenguas, como el castellano o el catalán, en las paredes medianeras de sus casas.

La belleza de los canales

Y otro paseo imprescindible es el que recorre sus canales. Leiden es la segunda ciudad holandesa con más kilómetros navegables, por detrás de Ámsterdam, y también la segunda con más puentes, cerca de 90. La red de canales enlaza toda la ciudad. Se pueden alquilar barcos en las diferentes oficinas de alquiler u optar por un crucero con visita guiada.

En las riberas de sus canales encontramos otro de los puntos de interés de Leiden, el mercado del sábado. Las paradas ofrecen todo tipo de productos, tanto de exportación como oriundos, entre los que destacan los quesos o los arenques. Pero, sobre todo, llaman la atención los puestos de flores, que tienen como gran protagonista a los tulipanes.

Pero si queremos disfrutar de los tulipanes en su propio hábitat, merece la pena desplazarse hasta Keukenhof, a 20 minutos en carretera de Leiden. Los autobuses, que salen de la estación central, disponen de un horario muy amplio. El parque es un aparador de flores. Cada año se plantan 7 millones de bulbos, que florecen en primavera, entre los que destacan unas 800 variedades de tulipanes. A la entrada del parque se pueden alquilar bicicletas para recorrer una de las estampas más conocidas de Holanda: los campos llenos de tulipanes en flor, divididos en franjas de colores.

También cerca de Leiden, a 20 minutos en tren, en la romántica ciudad de Delft se puede visitar la fábrica de su famosa cerámica, conocida por sus tonos azules, inspirados en la porcelana china, pero también por sus jarrones especiales para tulipanes.

Y ya que estamos en Delft, resulta imprescindible perderse por sus callejuelas, estrechos canales y nostálgicos puentes. Es el paisaje que retrató otro gran pintor holandés, Vermeer, nacido en Delft, y cuya obra se puede conocer al detalle en el Vermeer Centrum, ubicado en el corazón de la ciudad.

Consejos prácticos

- Resulta muy cómodo recorrer Holanda en transporte público, ya sea en tren o en autobús. Las frecuencias son más que aceptables. Esta web permite consultar todos los horarios entre estaciones:

- El medio de transporte de corto recorrido por excelencia de Holanda es la bici. Es muy fácil encontrar oficinas de alquiler y parking.

- Alojamiento: El Ibis Leiden Centre, justo enfrente de la estación central, es muy práctico para los que optan por conocer la zona en transporte público.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon