Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lesiones y factores de crecimiento

El Mundo El Mundo 08/06/2014 EDUARDO ANITUA

La medicina regenerativa ha supuesto una revolución para la salud. La comunidad científica ha hecho un gran esfuerzo en estudiar, profundizar y ampliar fundamentos básicos de la biología celular con una idea fundamental: utilizar los propios recursos de nuestro organismo para desarrollar nuevos tratamientos y soluciones terapéuticas. Siguiendo esta idea, hace más de 20 años que en el BTI nos hicimos varias preguntas para las que no había respuesta: ¿por qué hay personas que cicatrizan mejor que otras tras una intervención quirúrgica?, ¿qué elementos biológicos intervienen en el proceso de cicatrización y regeneración de tejidos?, ¿es posible actuar en ese proceso?

© Proporcionado por elmundo.es

Buscando respuestas, estudiamos la biología subyacente a los procesos de reparación y regeneración de los tejidos, para después desarrollar una tecnología que nos permitiera estimularlos. Así nació la utilización terapéutica del plasma rico en factores de crecimiento Endoret® (PRGF®).

Mediante la técnica Endoret® (PRGF®) conseguimos aislar y concentrar esos factores de crecimiento -proteínas esenciales en la reparación y regeneración de tejidos- a partir de un pequeño volumen de sangre extraído del propio paciente.

Una de las aplicaciones de esta técnica que más repercusión ha tenido es el tratamiento de deportistas -sobre todo, lesiones musculares, tendinosas y de ligamentos-. Y de todos los casos, el más sonoro ha sido el de Rafael Nadal, que se ha recuperado satisfactoriamente mediante esta técnica, basada en la localización de la lesión, la aspiración del hematoma que se produce y la infiltración del plasma rico en factores de crecimiento en el lugar de la lesión. La sustitución del hematoma, en el que hay componentes de la sangre que no juegan ningún papel en la regeneración de los tejidos, y la sustitución por ese medio de cultivo del propio paciente (autólogo) que es el plasma rico en factores de crecimiento, permite una recuperación más rápida y eficaz. Así, son miles los deportistas que se están beneficiando de esta técnica, desarrollada en España y que, en estos momentos, es utilizada en más de 40 países.

Eduardo Anitua es médico e investigador, pionero en la regeneración de tejidos, presidente y director científico del Biotechnology Institute de Vitoria (BTI), donde se ha tratado Rafa Nadal.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon