Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Letizia Ortiz, reina

El Mundo El Mundo 02/06/2014 elmundo.es
La princesa Letizia / JOSE A. GARCIA © -c- Unidad Editorial, S.A. La princesa Letizia / JOSE A. GARCIA La princesa Letizia / JOSE A. GARCIA © -c- Unidad Editorial, S.A. La princesa Letizia / JOSE A. GARCIA

Letizia Ortiz Rocasolano nació un 15 de septiembre de 1972 en Oviedo. Tiene 41 años. Su "impagable ejemplo", doña Sofía, se convirtió en reina consorte a los 37, una edad muy parecida en términos de madurez, aunque las vidas de ambas hasta este momento hayan sido extremadamente diferentes. Ortiz nació en el seno de una familia de estrato social medio, la mayor de tres hermanas. Su infancia transcurrió en un entorno normal, educada por dos profesionales liberales (él periodista, ella enfermera) que le enseñaron el valor del esfuerzo como método para destacar en la vida. Y eso, esfuerzo, tesón, empeño, es lo que más destacan en la que será la futura reina de todos los españoles. Doña Letizia, dicen, no ha hecho otra cosa desde que llegó al Pabellón del Príncipe que intentar convertirse en la mejor Princesa de Asturias. Emulando el mejor elogio que siempre le dedican a su esposo, ha pretendido ser la Princesa más preparada. Nadie que haya departido con ella ha podido reprocharle que no estuviera perfectamente al tanto del tema tratado. Es, con permiso de la Reina, una profesional.

A aquella infancia ovetense, feliz y despreocupada dijo adiós definitivamente el mes de noviembre de 2003, cuando se anunció su compromiso con el Príncipe Felipe. Desde ese momento, Doña Letizia abandonó su piso de 60 metros cuadrados en Valdebernardo (Madrid) para mudarse al área de invitados del Palacio de La Zarzuela. Dejaba atrás su pasado como presentadora de los informativos de La 1, un ex marido (el profesor Alonso Guerrero), una vida independiente, para pasar a ser analizada hasta el cansancio e iniciar una vida completamente nueva. En Zarzuela comenzó a trazar su propio camino como consorte del Príncipe, a base de muchas horas de estudio que incluían protocolo, idiomas, refuerzo de Historia de España, y renuncias personales. La más importante, a su profesión. Para Felipe de Borbón, como para sus propias hijas, las Infantas Leonor y Sofía, de ocho y siete años, el aprendizaje del oficio comenzó en la infancia. El suyo a los 31 años.

El 22 de mayo de 2004, tras su boda con Don Felipe de Borbón, se convirtió en Princesa de Asturias. Si su antecesora, Doña Sofía, portaba el ADN monárquico por sus cuatro costados, a Letizia Ortiz le tocó devorarlo y digerirlo en el menor espacio de tiempo posible. No siempre ha sido fácil esa digestión, y las crónicas hablan de una seria crisis el verano pasado en el que la futura reina consorte se replanteó su futuro. Ahora ya no hay sombra de duda y desde el mes de septiembre está centrada en conseguir que la ciudadanía perciba en ella ese esfuerzo. Cree que falla la comunicación, y está limando sus apariciones públicas, trabajando su naturalidad para enmendar las encuestas, que no le son especialmente favorables. Es, junto al Rey, el miembro de la Familia peor valorado por el pueblo.

Será, dicen, una buena reina. Preocupada por los estamentos de la sociedad más lejanos a la Monarquía. Es un empeño no sólo suyo, sino del resto de las reinas plebeyas de Europa que, como Máxima de Holanda, están enraizando la institución a las aceras.

Y tiene otra labor igualmente importante: educar a la Infanta Leonor en su camino a la Corona mostrándole los dos lados de la vida que ella tan bien conoce. Sin cuentos de princesas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon