Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lo que debe saber si quiere crionizarse: ¿es posible vivir eternamente?

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 18/11/2016 Rubén Rodríguez

© Externa
Vivir eternamente es uno de los deseos más añorados por la humanidad desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, después de más de 2.000 años de existencia, hemos sido incapaces de hallar una manera de conseguirlo. Efectivamente, la esperanza de vida ha crecido de manera exponencial con el paso de los siglos, pero la ciencia no ha sido capaz de encontrar la forma de evitar la muerte... hasta la llegada de la crionización. ¿Es una realidad o es mito?

Este viernes, una joven de 14 años logró en los tribunales que después de morir, su cuerpo sea preservado por crionización a la espera de que los investigadores encuentren una cura para su enfermedad. La niña padecía desde hacía tiempo un tipo raro de cáncer y antes de fallecer el pasado octubre comunicó a sus padres este deseo. "No quiero ser enterrada bajo tierra. Quiero vivir más tiempo y creo que en el futuro encontrarán una cura para mi cáncer". Pero, ¿qué es la crionización?

Es el conjunto de técnicas que buscan conservar el cuerpo humano a muy bajas temperaturas a lo largo del tiempo. ¿El objetivo? Que personas que sufren determinadas enfermedades que a día de hoy no tienen cura puedan ser sanadas cuando la ciencia descubra la manera de hacerlo. Pero no es oro todo lo que reluce: los problemas físicos del propio cuerpo, los problemas legales y su elevado precio son sus principales complicaciones.

Estas técnicas tienen como principal objetivo aplicar temperaturas increíblemente bajas en el cuerpo humano, cercanas a las -120ºC, con la intención de que los sistemas biológicos y las reacciones químicas de nuestro organismo queden completamente paralizados. Así, si un día se procede a descongelar dicho cuerpo para sanar la enfermedad que sufre, ninguna de sus funciones quedaría dañada y podría volver a la vida. Al menos, en la teoría.

¿Se puede hacer en España?

A día de hoy, la criogenización en España no se encuentra legislada. Así lo cuenta en El Confidencial Felipe Debasa, profesor de Historia Contemporánea y del Mundo Actual de la Universidad Rey Juan Carlos, experto en temas de futuro del transhumanismo y que, escasa fechas atrás, acudió a la Conferencia Mundial de Criopreservacionismo celebrada en Basilea (Suiza), como parte del equpo español del 'Think-Tank' de la fundación Vidaplus, del que también forma parte José Cordeiro.

Debasa explica que "no existe legislación al respecto en España", por lo que pide "cautela" a la hora de tomar una decisión al respecto. "A día de hoy, la persona jurídica termina con la muerte. Así que, ¿cómo se consideraría a estas personas?", explica a este diario. Así, hasta que se empiece a legislar sobre un tema del futuro, de momento la única opción "pasa por el testamento vital". O, por el contrario, acudir a los reputados centros ya existentes en EEUU.

En su opinión, es necesario "llevar a cabo un debate científico importante con posiciones enfrentadas", que sirvan para analizar la crionización. Y, de igual manera, la necesidad de que existe "desde un marco regulatorio claro" a un "conocimiento técnico", pues "si no se explican bien estas prácticas, se pueden generar corrientes neoludistas". España, de momento, no tiene regulada la crionización, de la que se ha debatido entre los mayores expertos -y sólo bajo invitación- en Suiza.

© Proporcionado por El Confidencial

Un proceso nada sencillo

La realidad es que las complicaciones que lleva este proceso son elevadas y de diverso calado. En primer lugar, al congelar un cuerpo corremos el riesgo de que exista cristalización: es decir, que el hielo forme cristales en el interior de la célula y que ésta pueda romperse. Por ello, en muchos de estos casos no se baja directamente la temperatura, sino que se utiliza una técnica llamada vitrificación, que consiste en provocar el mismo proceso a través de un gel.

Sin embargo, esta situación también conlleva sus riesgos. De hecho, estos geles tiene altas dosis de toxicidad, lo que implica un problema dadas las altas dosis necesarias para congelar un cuerpo: así, obliga a inyectarlos y en su momento retirarlos con una extrema rapidez, para evitar la contaminación del organismo. Pero a día de hoy, no existen técnicas que permitan acelerar tan rápido el proceso como para conseguir ascender a tiempo la temperatura de un cuerpo humano.

El otro problema básico es de carácter legal. A día de hoy, la legislación no permite realizar la crionización en un cuerpo vivo. Es decir, la lógica diría que lo ideal sería congelar el cuerpo antes de fallecer para, así, sólo tener que revertir la enfermedad cuando se descubra la cura. Pero a día de hoy eso no es posible. Así, es necesario esperar a que se certifique la muerte para iniciar la crionización... con lo que, el día de mañana, también habrá que 'resucitar' al organismo. 

¿Un margen de 30 minutos?

Eso sí, algunos expertos aseguran que, en las condiciones necesarias, un cuerpo podría conservar absolutamente intactas todas sus propiedades hasta 30 minutos después del deceso, incluidas las propiedades cerebrales. Por tanto, si se criogeniza en ese periodo de tiempo, parte de la comunidad medica considera factible que pueda devolverse a la vida. Por el contrario, otra parte considera que bajo ningún concepto esta opción sería posible. 

De igual manera, no está demasiado claro cómo puede reaccionar el cerebro a un proceso tan largo de crionización, pues su alta composición en agua es otro de los problemas que se deben solventar. A día de hoy, sólo existen tres centros en el mundo que realizan esta técnica: Alcor y Cryonics Institute, en EEUU; y KrioRus en Rusia. De momento, decenas de cuerpos -o sólo sus cabezas- se encuentran en estos centros, a la espera de que la ciencia encuentre una solución.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon