Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lobos vence a Chivas en el primer partido oficial tras el sismo en México (1-2)

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 27/09/2017 Diego Mancera
Los jugadores de ambos equipos honran a las víctimas del terremoto. © F. Carranza Los jugadores de ambos equipos honran a las víctimas del terremoto.

Si hay un equipo belicoso es el de los Lobos. Esta noche, frente a las Chivas, fueron combativos desde el inicio para ganarlo 1-2. El equipo cenicienta del fútbol mexicano lo ganó con épica: un gol en los últimos cinco minutos marcado de chilena por un futbolista renegado. Amaury Escoto. El equipo de Guadalajara, aún sin saber qué es ganar en casa, sigue sin capitalizar su potencial ofensivo. Se trató del primer partido de la liga después de la interrupción por el terremoto de la semana pasada en el centro de México.

MÁS INFORMACIÓN

  • Los futbolistas cambian el balón por las palas tras el terremoto en México
  • Toda la información sobre el terremoto en México

El conjunto representativo de la Benemérita Universidad Autónoma de México prescindió, hace unas semanas, de su goleador Julián Quiñónes debido a una decisión del técnico Rafael Puente del Río. Eso desinfló el ánimo de los hinchas del club y también el de los que se han interesado en su capacidad para plantear los juegos. Pese a ello ha puesto la mira en la banca y le ha resultado. El gol lo consiguieron gracias a un latigazo de Eduardo Tercero que culminó en gol Luis Advíncula. 

Los rojiblancos, desesperados, sacaron del empaque a Alan Pulido, el delantero que les dio el título de liga. El artillero sufrió una fractura en el brazo derecho y eso lo marginó de jugar en las primeras fechas. En el partido tuvo hasta cuatro oportunidades para convertir un gol y no pudo celebrarlo. El empate llegó gracias a una pizca del talento de Rodolfo Pizarro que colocó el balón en las redes.

Los Lobos, pese a jugar con una línea de cinco defensores, no claudicaron, tampoco cerraron el juego. Buscaban, de alguna forma, el hueco para conseguir otro tanto. Fue allí cuando Juan Carlos Medina centró para que Amaury Escoto probara con una pirueta y marcara el 1-2. Un tremendo gol que combina la elegancia y elasticidad. 

Las Chivas vuelven a tachar en el calendario otro partido sin conseguir una victoria y los aleja de poder defender en la liguilla su título. Los de Rafa Puente vuelven a dejar una huella de que quieren quedarse en primera división por mucho tiempo. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon