Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Locos por Ikea

El Mundo El Mundo 17/06/2014 IVÁN PÉREZ

A las siete de la mañana de este martes, 200 personas aguardaban impacientes a las puertas de Ikea Alfafar. Una parte de ellos acampaba en las inmediaciones de la primera tienda de la multinacional sueca en tierras valencianas desde el viernes. Dos horas después, miles de personas ataviadas en azul y amarillo evidenciaban que el 'ikeísmo' es un credo, una suerte de doctrina comercial que desafía el efecto de la crisis.

Los valencianos ya tienen su tienda Ikea. Ya no hay motivo para desplazarse hasta Murcia, o sí, según se localice geográficamente cada cliente. Habrá que esperar un poco más para que la tienda de Alicante amplíe la cobertura en la Comunidad. El presidente Fabra, presente en la , avanzó que este viernes, en el pleno del Consell, se aprobará la actuación territorial estratégica para que aterrice en Rabasa la multinacional sueca.

La gran fiesta de Ikea, una suerte de 'Champions' del comercio, aparcó cuestiones polémicas como la apertura dominical, y cedió el protagonismo a los miles de fieles de la 'república independiente de tu casa'. El primero de ellos Iván Herrero, un joven lugareño de 23 años que soñaba con regalar buenos muebles a su madre y a su hermana. El fiel reflejo de la firma sueca que busca que sus clientes puedan "ampliar sus sueños en el hogar". Así lo dijo la directora de Ikea Ibérica, Belén Frau, en el desayuno previo a la apertura de puertas.

La multinacional sueca "cumple el anhelo" de los valencianos -hasta un millón visitaba hasta ahora las tiendas del grupo en otros puntos del país- y suma su decimosexto establecimiento en España. Los valencianos, agradecidos, formaron las primeras colas en Parc Alfafar para acceder a la segunda tienda más grande de Ikea en territorio nacional, "la más moderna". A algunos de ellos, los que se parapetaban junto a la valla cercana a la entrada, no les hizo mucha gracia la aparición de las autoridades, a las que recibieron al grito de 'fuera, fuera' y 'que se llevan los 100 euros', en alusión al premio para el centenar de clientes vip que para costear su primera compra en Ikea Valencia.

Entre las autoridades, amén del president, el conseller de Economía, Máximo Buch, la de Infraestructuras, Isabel Bonig, y el delegado del Gobierno, Serafín Castellano. Junto a ellos, el equipo directivo de Ikea, el alcalde de Alfafar, Juan Ramón Adsuara, y la embajadora de Suecia en España, Cecilia Julin. Ninguno de ellos habló de la apertura dominical, era un tema tabú en una jornada festiva, aunque el asunto no está zanjado. El alcalde decidió y descarta totalmente la total para declarar la zona de Gran Afluencia Turística. La empresa, por su parte, seguirá presionando para abrir los domingos, teniendo en cuenta que en Madrid, donde existe libertad de horarios, el domingo es el segundo día con más facturación de la semana.

En el anecdotario, 'mascletà' a las puertas de Ikea, cañón de confeti en la recepción de los primeros clientes por parte del personal y banderitas suecas al ritmo de la música. Y una sombrilla para Fabra, que al acceder al macroespacio de mobiliario exterior se la encargó directamente a la directora de Ikea Ibérica. "Luego la recojo", ironizó el presidente, muy interesado en los ambientes creados por Ikea en esta primera tienda de Valencia.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon