Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los 79 hábitos de la gente altamente efectiva, según internet

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 26/09/2017 Jaime Rubio Hancock
¿Es Saul Goodman un modelo de eficiencia y productividad? No creo © Proporcionado por ElPais ¿Es Saul Goodman un modelo de eficiencia y productividad? No creo

Stephen R. Covey es el autor de Los siete hábitos de la gente altamente efectiva, libro publicado en 1989 que ha vendido más de 25 millones de copias. Con la llegada de internet, podemos ser mucho más efectivos que entonces. Tanto, que siete hábitos nos parecerán pocos. ¿Por qué conformarnos con un número tan bajo? Si de verdad somos efectivos, seguro que podemos con más. Diez veces más, al menos.

O eso parece si leemos artículos sobre productividad: hay decenas de consejos para rendir aún más en el trabajo, como si eso fuera bueno. Aunque algunas de estas recomendaciones son incompatibles entre sí, enumeramos las 79 que nos parecen mejores. Si consigues aplicar al menos 55, te conviertes en Tony Stark. Los primeros siete, por cierto, son los de Covey. Comencemos por los clásicos.

1. Sé proactivo. Resulta que Covey es uno de los culpables de la popularización de este término. Se refiere a tomar la iniciativa y no esperar órdenes.

2. Empieza a trabajar con un objetivo en la mente.

3. Establece prioridades, diferenciando lo urgente de lo importante.

4. Piensa en el win-win, es decir, en estrategias que puedan beneficiar a todas las partes implicadas. Covey, eres millonario, pero has hecho mucho daño.

5. Primero comprende y luego sé comprendido. Hay que aprender a comunicar.

6. Sinergiza. Ya tardaba en aparecer este término, con el que habla de aprovechar las posibilidades de un equipo bien organizado.

7. Afila la sierra. Se refiere a seguir aprendiendo, no a afilar literalmente una sierra, cosa que sería, paradójicamente, una pérdida de tiempo. A no ser que uno sea carpintero, claro. En ese caso, el consejo se puede seguir también al pie de la letra.

8. Madruga.

9. Sin apretar al snooze, que te despiertas peor.

10. Forbes recomienda usar las mañanas para centrarte en ti mismo.

11. Las mañanas merecen un capítulo aparte. Si no sabes cómo aprovecharlas, te recomendamos un artículo de Verne con todo las 54 cosas que deberías hacer antes de las 8.

12. Haz una lista de las cosas que tienes que hacer.

13. Con tres objetivos muy claros.

14. No basta con ponerse objetivos diarios. Hay que establecerlos para cada hora.

15. También necesitaremos una lista semanal y una mensual.

16. Haz otra lista al final del día con al menos ocho objetivos para el día siguiente, según el New York Times.

17. Pero no las apuntes en papel. Nada de papel.

18. No, espera, mejor en papel.

19. Toma nota de todas tus ideas. Si es necesario, lleva una libreta encima siempre. Llena de listas. Igual necesitas una lista con todas tus listas.

20. No digas “sí” todo el rato y a todo el mundo. ¿De acuerdo? ¿Cómo que "sí"? ¿Pero qué estábamos diciendo?

21. Cuando digas “no”, dilo con elegancia. En francés, por ejemplo.

22. Di no a las distracciones. Siempre. La web Entrepreneur es tajante con las distracciones. Aunque es muy difícil evitarlas. Por ejemplo, aquí está el Tetris online.

23. Pero da un paseo de cinco minutos cada hora, como recomienda el New York Times.

24. O levántate de la silla cada dos horas, según CNN.

25. Lee algo nuevo cada día, sigue Entrepreneur, que añade que:

26. Tienes que saber cuándo descansar.

27. De hecho, tómate más descansos.

28. Es más, échate una siesta en la oficina.

29. Dedica un tiempo concreto del día al correo electrónico, pero desactiva las notificaciones.

30. Ponte un tiempo límite para cada tarea.

31. Pero acábalas. ¿Cómo? Pues siendo efectivo, qué preguntas tienes.

32. Y no hagas nada que no te guste.

JEFE: Jaime, ¿has acabado aquello que te dije?

JAIME: Qué va, paso. Es que no me gusta.

33. Sigue la regla 80/20: el 20% de tus acciones producirán el 80% de los resultados, añaden Entrepreneury Forbes, hablando de la famosa Ley de Pareto.

34. Piensa a lo grande, dice Inc.

35. Piensa a largo plazo, dice Inc en el mismo artículo.

36. Cuida tu cuerpo.

37. Aprende a delegar. Esta es fácil, pero solo en parte. Yo quería delegarle el resto de la lista a un compañero, pero se ha negado.

38. No acumules tareas pendientes, dice también Entrepeneur. Esta me gusta mucho porque básicamente consiste en decir que para ser efectivo hay que ser efectivo.

39. Encuentra tu propia voz y haz que tu voz inspire a otros para que encuentren la suya, recomiendan en Vida Positiva. Mi voz está en dentro de la boca. Buscad ahí.

40. Recompensa a los empleados que más se esfuerzan con cursillos de formación. ¡Socorro!

41. Monitoriza el workflow o, en español, ve mirando que las cosas se hagan porque en cuanto uno se despista, aquí nadie da un palo al agua, que estáis todo el día con el Facebook.

42. Haz lo más difícil lo antes que puedas, aconseja Fast Company.

43. Olvida la multitarea.

44. O no, que aquí dicen que hay una forma inteligente de aplicarla. Hay tareas que son compatibles, como “leer un mail o tomar notas mientras esperas que te pasen con alguien al teléfono”.

45. Bloquea las webs que te distraigan, sobre todo las redes sociales. Pero no Verne, ojo cuidado con eso.

46. Aprende de tus errores.

47. Hay que conocer la diferencia entre lo importante y lo urgente, como apunta Fast Company y ya decía Covey. Ejemplo: puede que sea muy importante lo que te ha dicho tu jefe que hagas, pero corregir a alguien en Twitter es URGENTE. Hay gente retuiteando a lo loco.

48. Este hilo de Quora va más lejos. Hay que distinguir entre lo 1) importante y urgente, 2) importante, pero no urgente, 3) no importante, pero urgente y 4) ni importante ni urgente. El orden en el que tienes que resolver estos asuntos es 1, 3 y luego 2, lo que a su vez contribuye a reducir el volumen de 1 y 3. Creo que con 4 se refieren a tus hijos.

49. Aprovecha el tiempo todo el rato, aconseja Fast Company. ¿Que han retrasado tu vuelo media hora? Pues ponte a contestar mails. Coincide el HuffPost: ¿tienes dos minutos libres? Aprovéchalos, vago.

50. Trabaja más que nadie, dice Life Hack. A lo mejor hay gente más lista que tú, pero les puedes ganar en sufrimiento.

51. Pero no seas envidioso, añaden.

52. Pero resulta que puedes procrastinar. Eso lo decíamos en Verne, que también hemos aportado lo nuestro a este tema (disculpas).

53. Los correos electrónicos han de ser cortos y concisos: no hay necesidad de enviar un párrafo cuando una frase es suficiente. No solo se pierde tu tiempo sino el del destinatario, apuntan en Club-MBA. ¿Palabras? ¡Palabra! ¡Suficiente! ¿Más? ¡Innecesario! ¡Una! ¡Ya! ¿Más? ¡No! ¡Hombre! ¡Concisión!

54. Usa atajos de teclado. Piensa que cada vez que en Word aprietas crtl + g en lugar de pinchar en el iconito del diskette te estás ahorrando, qué sé yo, igual un segundo entero. Si lo haces 70 u 80 veces ya te da para contestar a uno o dos correos electrónicos.

55. Pide a tus jefes que te den más trabajo. Según esta web, es la clave para tener más energía.

56. Pero tienes que trabajar 52 minutos y descansar 17, para seguir los ritmos de atención de tu cerebro. Ojalá al revés.

57. Aunque aquí dicen que trabajes 25 minutos y hagas pausas de 5. Ojalá al revés también.

58. Es más, trabaja de acuerdo con tus ritmos circadianos.

59. Y siéntate con lo que en inglés se llama “power poses”, posturas de autoridad.

60. Medita.

61. Ve solo a reuniones que tengan un objetivo claro. Es decir, a ninguna.

62. Vale, tienes que comer. Pues aprovecha y come cosas buenas para el cerebro. Según este texto de Quora, arándanos, frutos secos, semillas, verduras de hojas verdes, aguacates y chocolate negro. Imaginamos que no todo a la vez. Aunque ¿por qué no? Un superbatido superefectivo para tu cerebro.

63. Este mismo texto recomienda beber café “estratégicamente”, es decir, cuando bajan tus niveles de cortisol: entre las 9:30 y las 11:30 de la mañana y las 13:30 y 17:00. Los que nos despertamos antes y necesitamos café nada más salir de la cama lo tenemos complicado.

64. No comas “demasiado azúcar”. Al parecer, lo ideal son 25 gramos de glucosa.

65. Por tanto, aprende a contar gramos de glucosa.

66. Antes de comer, corre 30 minutos.

67. No seas prefecccionitsa.

68. Deja huecos en tu agenda. “A veces una reunión se alarga. A veces solo necesitas tiempo para pensar”, aclara Fast Company. A veces, añado, el jefe te busca y te has escondido en el baño.

69. Renuncia a objetivos y tareas que sean una pérdida de tiempo. Tienes permiso para dejar de leer este artículo, pero aún nos queda mucho por aprender.

70. Ordena tu mesa.

71. Trabaja menos, dice Fast Company en otro artículo que también propone lo siguiente:

72. Ignora el móvil.

73. Es más, déjalo a 6 metros.

74. Y tampoco lo tengas cerca cuando duermes, dice Business Insider.

75. Lleva cada día la misma ropa, como Mark Zuckerberg. (Nota importante: diferentes prendas iguales, no las mismas prendas cada día).

76. Sal a la calle. El sol estimula tu productividad.

77. Quéjate a tus jefes, pero ofrece una solución al problema. Ejemplo: “Está todo mal. Hay que prenderle fuego al edificio y huir a Suiza”.

78. ¿El día solo tiene 24 horas? Así piensan LOS DÉBILES. Business Insider nos recuerda que esa forma de pensar es una trampa. Hay que pensar en semanas de 168 horas. Efectivamente, están incluyendo el fin de semana.

79. Recuerda que vas a morir. La idea de Life Hack es que tengamos en cuenta que nuestro tiempo en la Tierra es limitado y que lo mejor es aprovecharlo a fondo para hacer realidad todos los sueños de nuestros jefes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon