Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los aficionados ponen buena nota a los carteles taurinos de Aste Nagusia

EL PAÍS EL PAÍS 31/05/2014 Álvaro Suso

En un arte tan de devociones como es el de los toros, cada uno es capaz de ilusionarse con tardes bien distintas. Por eso, cuando las ferias se presentan los aficionados responden de muy diferente manera a los carteles. EL PAÍS ha querido tomar el pulso de distintos focos de atención de los tendidos de Vista Alegre; por un lado los presidentes de los dos clubes más representativos de la afición bilbaína: Enrique Villegas, Club Cocherito, y Daniel Gómez, del Club Taurino; y por otro, un aficionado madrileño habitual de los tendidos de Vista Alegre, Domingo Delgado de la Cámara, que con la visión foránea equilibra a los locales.

Enrique Villegas, presidente del Club Cocherito de Bilbao

Pregunta. ¿Qué le parece la feria en conjunto?

Respuesta. Es interesante. Está programada para el gran público más que para el aficionado, pero tiene interés. Hay algunas cosas raras como los dos mano a mano que me dejan expectante.

P. ¿Hay algo que echa de menos?

R. Talavante, desde luego. También falta Castella si se quiere contar con las figuras, pero no mucho más.

P. ¿Cómo valora la aparición de dos novilladas?

R. Es excelente. Una gran noticia. No entiendo que Garrido actúe en solitario, porque hay otros novilleros con méritos para estar ahí. Será importante publicitarlas bien para que el público acuda.

P. Se ha hecho hincapié en que hay una gran variedad de encastes.

R. Es de agradecer, lo que pasa es que no ha hay ganaderías nuevas. Es una feria corta, pero sí se podría arriesgar con algún hierro que sirva de apuesta.

P. ¿Qué opina del cartel estrella, el mano a mano Hermoso-Ponce?

R. Me genera un doble sentimiento. Para el público es atractivo, pero para el aficionado no tiene ninguna significación. A nivel personal no me atrae, pero entiendo que tendrá tirón en taquilla y esa es una derivada importante para la empresa. Precisamente, es a lo que más miedo tengo, porque la crisis de las empresas se seguirá notando en los tendidos y los carteles son muy planos como para cambiar la tendencia del pasado año.

Daniel Gómez, presidente del Club Taurino de Bilbao

P.¿Qué le parece la feria en conjunto?

R. Es una feria redonda..Los carteles ofrecen todo lo posible, están rematados y además se ha recuperado la tradición de Bilbao, la de programar novilladas y ofrecer las sokamuturras matinales. P. ¿Hay algo que echa de menos?

R. Sólo a José Tomás, pero es prácticamente imposible, así que hay un abanico excelente. Siempre faltará alguien, Castella quizás, pero no es significativo. Por el contrario igual alguien podría salir, como Jiménez Fortes, pero son detalles.

P. ¿Cómo valora la aparición de dos novilladas?

R. Es una gran alegría como aficionado. Además, están programadas en días fuertes, jueves y viernes. Creo que el público debe responder porque se va a promocionar bien para que vaya gente joven y surjan nuevos aficionados.

P. Se ha hecho hincapié en que hay una gran variedad de encastes.

R. Podría variar algún hierro diferente, pero lo que es innegable es la variedad que se presenta y están las mejores ganaderías del campo bravo actual.

P. ¿Qué opina del cartel estrella, el mano a mano Hermoso-Ponce?

R. Es algo novedoso, especial. Ni me ilusiona ni me decepciona, más bien me genera expectación. Lo cierto es que al aficionado le deja frío, pero creo que tiene una gran emotividad para nuestra plaza por los protagonistas.

Domingo Delgado de la Cámara, aficionado y escritor madrileño.

P. ¿Qué le parece la feria en conjunto?

R.Es excelente.Los carteles están muy rematados y está muy por encima de otras ferias. Por ejemplo, la comparación con Sevilla deja clara la ineptitud de la empresa sevillana. Hay tardes interesantísimas como la del jueves (Ponce, Juli, Perera, con Garcigrande) y la del sábado (Ferrera, Juli y Fandiño con toros de La Quinta). Coincide con una tarde de José Tomás, pero los aficionados saben que será en Bilbao donde estará el verdadero interés.

P. ¿Hay algo que echa de menos?

R. Sin duda, debería estar Alejandro Talavante. No se le da bien Bilbao, pero tampoco a Manzanares y, sin embargo, le ponen en un mano a mano con Morante. Además, echo en falta a novilleros como Espada, porque es excesivo que Garrido mate los seis, no tiene bagaje aún para ello y hay otros jóvenes que podrían estar en ese festejo con mucho interés.

P. ¿Cómo valora la aparición de dos novilladas?

R. Es una satisfacción, porque era la asignatura pendiente de Bilbao en los últimos años. Pongo un diez a este hecho, porque es una lástima que Bilbao haya perdido las novilladas que antes programaba fuera de feria.

P. Se ha hecho hincapié en que hay una gran variedad de encastes.

R. No es cierto. Sí están La Quinta, Victorino y Alcurrucén, pero la base es domecq. Es verdad que estarán los mejores hierros de la actualidad, pero la variedad no es su característica de distinción. Bilbao históricamente siempre ha tenido cuatro corridas duras, pero ahora sólo se puede hablar de dos.

P. ¿Qué opina del cartel estrella, el mano a mano Hermoso-Ponce?

R. Un error. Con la trayectoria que tiene Ponce en Bilbao no debería haber aceptado esta cita, tiene que medirse con otro torero para que haya rivalidad. Parece que es una puerta para que Hermoso no coincida con Ventura en la de rejones, pero podría haber abierto un par de corridas de a pie. Me recuerda a los montajes típicos de plazas como Nimes, sin ningún rigor. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon